Guerra contra las drogas e inmigración supera las preocupaciones de Trump por  la democracia en Honduras

El enfoque de la administración Trump en la inmigración y la guerra contra las drogas supera las preocupaciones de la democracia en Honduras

Tracy Wilkinson y Kate Linthicum/LaTimes

En lo que los críticos llaman un debilitamiento del apoyo de Estados Unidos a la democracia en América Latina, la administración Trump parece estar dando prioridad a las preocupaciones sobre la inmigración ilegal y el tráfico de drogas desde Honduras por el proceso electoral violento y defectuoso del país.

El silencio relativo de la administración sobre las disputadas elecciones del mes pasado en Honduras, donde un opositor de derecha y amigo de la Casa Blanca ha sido acusado por opositores de robar votos, es una reminiscencia de las políticas ideológicas de Estados Unidos impulsadas por la Guerra Fría. Durante el último cuarto de siglo, Washington buscó fortalecer las democracias en toda la región y reforzar los lazos en general. Cuando el presidente Obama puso fin a más de medio siglo de hostilidad con Cuba, todos los latinoamericanos aplaudieron.

La administración de Trump está actuando de manera más selectiva, sin embargo, critica principalmente a los líderes izquierdistas. El Departamento de Estado calificó la decisión del 28 de noviembre de la Corte Suprema de Bolivia de eliminar los límites a los períodos como un «retroceso para la democracia», por ejemplo. La medida permite al presidente izquierdista Evo Morales buscar un tercer mandato sin precedentes.

Cierran la Casa Blanca

La Casa Blanca también ha retrocedido en algunas reformas de la era de Obama al relajar el comercio y viajar con Cuba, citando abusos contra los derechos humanos por parte de los líderes izquierdistas de La Habana. Pero en Honduras, un aliado estratégico de los EE. UU. Durante mucho tiempo, la administración ha aparecido como partidaria del presidente cada vez más autocrático Juan Orlando Hernández.

La nación centroamericana votó por la presidencia el 26 de noviembre. Hernández se postuló para la reelección después de haber acumulado cortes con partidarios que lo ayudaron a cambiar la Constitución hondureña para permitir otro mandato.

El conteo de votos puso inicialmente a Salvador Nasralla, un popular presentador de televisión. Luego, el Tribunal Supremo Electoral, que estaba a cargo de contar los votos, misteriosamente guardó silencio durante más de 24 horas. Cuando se publicaron los resultados nuevamente, la ventaja de Nasralla se redujo drásticamente y Hernández pronto se movió a la delantera.

Los opositores y los monitores internacionales lloraron y la empobrecida nación de 9 millones ha estado sumida en la tensión y la violencia desde entonces. Al menos 14 personas murieron y decenas resultaron heridas, en su mayoría por las fuerzas de seguridad del gobierno que dispararon contra manifestantes desarmados, según Amnistía Internacional.

A pesar de la confusión, la administración Trump anunció el 7 de diciembre que estaba certificando el cumplimiento por parte del gobierno hondureño de un programa de 12 puntos para mejorar los derechos humanos y las salvaguardias contra la corrupción. Se requiere que la certificación libere su parte de casi $ 650 millones en ayuda de los EE. UU. Asignada este año para tres países de América Central.

Hernández usó la certificación para reclamar el apoyo de los EE. UU. Para su gobierno y, por extensión, su candidatura.

«En nombre del pueblo hondureño, agradezco a los Estados Unidos y al Secretario de Estado Rex Tillerson por reconocer nuestro progreso», dijo Hernández la semana pasada.

Sus partidarios reclamaron un impulso el sábado cuando Heide Fulton, el diplomático estadounidense de alto rango en Honduras, apareció junto a un asediado funcionario de la comisión electoral que, según los críticos, ayudó a Hernández a cometer fraude.

Embajada de EE.UU.

Fulton dijo que creía que un recuento parcial de votos planeado resolvería las «irregularidades» y dijo que Estados Unidos está «listo para trabajar con quien sea el ganador».

La mayoría de la oposición exige una nueva elección completa. Tillerson, en la certificación de Honduras, dijo que el país había tomado «medidas efectivas» para enfrentar a las bandas criminales, los narcotraficantes y el crimen organizado, así como para proteger los derechos y las vidas de disidentes políticos, periodistas y otros. Los activistas de derechos humanos sostienen que la tasa de homicidios en el cielo ha caído, pero los asesinatos de periodistas, ambientalistas, sindicalistas y otros continúan siendo un grave problema. También dicen que Hernández y miembros de su gobierno son acosados ​​por acusaciones de saquear un fondo de salud pública y tráfico de drogas. Los Demócratas del Congreso que se especializan en América Latina expresaron consternación ante la acción del Departamento de Estado. «Certificar [Honduras] en medio de una crisis electoral es un gran error», escribió la representante Norma Torres (D-Ontario), nacida en Guatemala, en Twitter, preguntando si el Departamento de Estado era «parcial, cabeza en la arena». , o simplemente incompetente? » La portavoz del Departamento de Estado, Heather Nauert, dijo que los diplomáticos estadounidenses estaban «vigilando de cerca» a Honduras. 

El Congreso asignó unos $ 650 millones en el presupuesto de 2017 para Honduras, El Salvador y Guatemala en un esfuerzo por reducir la delincuencia y mejorar las condiciones económicas allí lo suficiente como para frenar la inmigración. Los tres países se comprometieron a trabajar para mantener a sus ciudadanos en casa. Hernández parece dispuesto a cooperar, convirtiéndolo en un producto favorito y conocido en Washington. La administración de Trump quiere «continuidad con Hernández, quien saben que apoyará las políticas sobre interdicción de drogas e inmigración indocumentada», dijo Rosemary Joyce, antropóloga de la Universidad de Berkeley que ha estudiado Honduras durante décadas. 

Hugo Noe Pino, destacado economista en Honduras que apoya al oponente de Hernández, dijo que Washington ha ayudado a legitimar al asediado tribunal electoral, citando la aparición de Fulton, incluso cuando observadores electorales internacionales han planteado dudas sobre posibles fraudes.

«Los EE. UU. Piensan que Hernández será el mejor aliado y proporcionará la mayor estabilidad», dijo. Una de las razones, dijo, es que Hernández tiene un amigo en la Casa Blanca. El jefe de gabinete del presidente Trump, John F. Kelly, había encabezado el Comando Sur de los EE. UU., Que tiene un grupo de trabajo en Honduras.

Pero Pino dijo que la estrategia de EE. UU. Podría ser contraproducente. «La gente se siente engañada y frustrada», dijo. «Si Hernández es declarado ganador, creará más inestabilidad» y probablemente empujará más inmigración ilegal hacia el norte.

12 comentarios en “Guerra contra las drogas e inmigración supera las preocupaciones de Trump por  la democracia en Honduras

  • el diciembre 15, 2017 a las 8:53 pm
    Permalink

    Cómo es posible que EEUU hable de combatir el narcotráfico, si está apoyando a un presidente que está más que comprobado que es un narcotraficante? Acaso al señor Trump que es la persona más informada del universo no le ha llegado esa noticia? , acaso las cortes estadounidense donde están siendo juzgados los narcos extraditados de acá no informan de los juicios que les hacen?
    A ésto yo le llamo doble moral por parte del señor Trump y sus colaboradores.
    Así combaten el narcotráfico , defendiendo y apoyando narcotraficantes.

    Respuesta
  • Maria Ofelia Galindo
    el diciembre 15, 2017 a las 7:47 pm
    Permalink

    No meta sus narices aquí imponiendo gobiernos corruptos por eso este gobierno nos tiene muriendo de hambre y luego la gente se va para usa. Fuera joh fueraaaa joh

    Respuesta
  • el diciembre 15, 2017 a las 6:26 am
    Permalink

    Los USA mienten, no se trata de las drogas, todos saben que JOH es narcotraficante. Tampoco ha luchado contra el crimen, JOH es el jefe de las pandillas.
    Los USA quieren un pueblo sumido en la miseria, ignorante y oprimido.
    Salvador quiere bajar los impuestos y legislar a favor del pueblo, mejorar la educación, limpiar la delincuencia y siempre sacar a los narcos.
    Los gringos no quieren que eso suceda.

    Respuesta
  • Ena Mondragon Ponce
    el diciembre 15, 2017 a las 4:54 am
    Permalink

    No entiendo? ya se sabe quien es el capo mayor en Honduras, si quisieran luchar contra los narcos ya se lo hubieran llevado. Y de paso quitando un gobierno corrupto, baja la migracion a su pais, no hay logica ¿?

    Respuesta
  • Nilo Martinez Perez
    el diciembre 14, 2017 a las 9:58 pm
    Permalink

    nosotros los hondureños tenemos que sacar Juan Orlando Ladrones corruptos narcos gobiernos el pueblo lo va sacar JOH sea como muerto vivo

    Respuesta
  • Lilly R Busch
    el diciembre 14, 2017 a las 9:55 pm
    Permalink

    La doble moral es un doloroso chiste!
    JOH and his compinches estan transpotando 4 toneladas de cocaina para Los Estados Unidos !
    The joke is on the Americans that voted for this moron ?

    Respuesta
  • Orse Mejelv
    el diciembre 14, 2017 a las 9:27 pm
    Permalink

    La doble moral de estar con corruptos No quieren tps Bueno aqui es puente que mejor vea a colombia por aqui no se fabrica la droga.

    Respuesta
  • Emerita Flores
    el diciembre 14, 2017 a las 9:19 pm
    Permalink

    Muy cierto, Honduras no es prioridad para USA, HONDURAS y solo Honduras lo tiene que ARREGLAR, #FUERA JOH corrupto

    Respuesta

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.