Actualidad|Noticias Destacadas

En doce años el Partido Nacional nombró 31 Juntas Interventoras con pocos resultados

Partido Nacional nombró 31 Juntas Interventoras

La convención evidenció cuán dividido está el Partido Nacional. El evento se desarrolló con la ausencia de Ricardo Álvarez; el expresidente Porfirio «Pepe» Lobo y el líder del movimiento Monarca, Roberto Ramón Castillo.

Compartir

Tegucigalpa.- Tras doce años en el poder de la nación, durante los tres periodos de gobierno del conservador Partido Nacional, que comprende de enero del año 2010 a enero de 2022, se nombraron 31 Juntas Interventoras a instituciones estatales con pocos o nulos resultados.

Porfirio Lobo Sosa asumió la presidencia de Honduras en enero de 2010, beneficiado tras la crisis de 2009 que consumó el derrocamiento del entonces presidente José Manuel Zelaya Rosales.

Durante los cuatro años del gobierno de “la reconciliación”, como le llamó Lobo Sosa a su periodo presidencia, nombró 13 Juntas Interventoras; la primera fue la Junta Interventora al Instituto Nacional de Previsión del Magisterio (Inprema) figurando Vilma Morales expresidenta de la Corte Suprema de Justicia (CSJ), Felícito Ávila diputado de la Democracia Cristiana (DC) afín al Partido Nacional y el pastor evangélico, Oswaldo Canales.

En el año 2011, Lobo Sosa nombró tres comisiones intervencionistas que fueron Inprema, la Empresa Nacional Portuaria (ENP) y al extinto Instituto Hondureño de la Niñez y Familia (Ihnfa).

Al año siguiente, nombró una Junta Interventora en la Policía Nacional; también, al Hospital Escuela, al mando de la exrectora de la Universidad Nacional Autónoma de Honduras (UNAH), Julieta Castellanos; a la fenecida Dirección Ejecutiva de Ingresos (DEI) y la Comisión Interventora al sistema de salud.

Para 2013, se intervino la Empresa Hondureña de Telecomunicaciones (Hondutel), el Instituto Nacional de Migración, el Ministerio Público (MP) y volvió a nombrar una intervención a la Secretaría de Salud tras la destitución de Roxana Araujo.

Ante de finalizar su mandato, impuso la Junta Interventora al Instituto Hondureño de Seguridad Social (IHSS) bajo la dirección de Vilma Morales, German Leitzelar y Jorge Salinas concretando así un total de 13 comisiones, esta última se mantiene en la actualidad.

Nota relacionada Comisiones interventoras sirven para blanquear capitales malversados en instituciones estatales: Suyapa Figueroa

LOS OCHO AÑOS DE JOH

En enero de 2014, asume la presidencia “JOH”, como popularmente se le nombra al gobernante saliente de Honduras, Juan Orlando Hernández; en ese año, nombró cinco Juntas Interventoras, entre estas, al Instituto de la Propiedad (IP) en la que figuró su gran aliado Ebal Díaz.

Asimismo, intervino la extinta Secretaría de Obras Públicas, Transporte y Vivienda (Soptravi), institución que fue utilizada para drenar fondos públicos y otorgar contratos a narcotraficantes hondureños; al Hospital Mario Catarino Rivas, a la Unidad de Registro y Seguimiento de Asociaciones Civiles (URSAC) y de nuevo al Inhfa donde se concretó su liquidación.

En 2015, Hernández nombró la intervención al Servicio Nacional de Sanidad e Inocuidad Agroalimentaria (Senasa) y para 2016 creó la Comisión Depuradora de la Policía Nacional a cargo del pastor evangélico, Alberto Solórzano, Vilma Morales y Omar Rivera; ese año también intervino el Banco Nacional de Desarrollo Agrícola (BANADESA).

Continuando con la manía de intervenir las instituciones estatales, en 2017, nombró la Junta Interventora en la Universidad Nacional de Agricultura (UNAH); al año siguiente se intervino de nuevo la Secretaría de Salud figurando la actual secretaria de salud, Alba Consuelo Flores, la exrectora Castellanos y el pastor Canales.

Instauró la Comisión para la Transformación al Sistema Educativo encomendando a Rutilia Calderón decana universitaria, al pastor Solórzano, entre otros; se intervino el Hospital Escuela y el Registro Nacional de las Personas (RNP) por mandato del Congreso Nacional.

Ya en 2019, a causa de la violencia dentro de los centros penales se nombró la Junta Interventora al Instituto Nacional Penitenciario (INP) regido en su mayoría por militares, comisión que continua en funciones.

En 2020, nombró la Junta Interventora a Inversiones Estratégicas de Honduras (INVEST-H) debido a la estafa en la compra de siete recintos sanitarios para atender la pandemia de la COVID-19 y compras sobrevaloradas a equipos e insumos médicos.

De igual forma, se estableció comisiones en la Empresa Nacional de Energía Eléctrica (ENEE) y al hospital Mario Catarino Rivas en la ciudad de San Pedro Sula, departamento de Cortés.

La última intervención que realizó Hernández fue a la Junta Interventora del Inprema, reflejando así que estas comisiones no generan un resultado efectivo en fortalecer las instituciones estatales, por el contrario, aumenta la burocracia.

Bajo el nombre de Comisión Especial de Transición y Normalización del Inprema, se impuso a Elis Omar Figueroa, Mauricio Aguilar Silva y María Teresa López al mando de la institución pese al rechazo del magisterio.

En total, tras doce años en el poder del Partido Nacional se nombraron 31 interventoras, 13 en los cuatro años de gobierno de Lobo Sosa y 18 de Hernández Alvarado, integrados por 89 hombres y 30 mujeres.

Nota relacionada Clamor de religiosos ligados al gobierno saliente sobre “un perdón” genera cuestionamientos en sectores sociales

¿CONINURÁN LAS JUNTAS INTERVANTORAS?

Con la llegada del nuevo gobierno que asumirá el poder el 27 de enero con la presidenta electa Xiomara Castro la interrogante en sectores de la sociedad civil es si se continuarán interviniendo las instituciones públicas o se acabará, de una vez por todas, el derroche de recursos a comisiones ineficaces.

Para el economista del Foro Social de la Deuda Externa y Desarrollo de Honduras (Fosdeh), Ismael Zepeda, la duda será “se acabarán las Juntas/Comisiones Interventoras en el país” al considerar que al final sirven para ocultar casos de corrupción.

En tanto, el jefe de investigaciones del Consejo Nacional Anticorrupción (CNA), Odir Fernández, concuerda que las interventoras son nombradas para ocultar evidencias de corrupción por lo que no se debe extender el mandato con el nuevo gobierno.

“12.5 millones de lempiras recibieron en concepto de sueldos durante 18 meses los interventores de Invest-H y el único trabajo que realizaron fue ocultar la corrupción cometida dentro de la institución. Ahora dicen que están esperando un PCM para extenderles el mandato al 27.01.22. ¡NO MÁS!”, expresó a través de redes sociales.

Nota relacionada Junta interventora de papel, salarios exorbitantes y nulos resultados en Invest-H

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

El comentario no puede estar vacío
Por favor rellene el usuario
Es necesario escribir un correo válido

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.