El virus de la corrupción

Por: Adolfo Gabriel Carranza

América Latina como en el resto del mundo ha sido afectada por el COVID-19. El primer caso en la región fue detectado el 26 de febrero en Brasil. El 11 de marzo la Organización Mundial de la Salud (OMS) calificó como ¨pandemia¨ el brote de coronavirus, esa misma noche las autoridades hondureñas reportaron los primeros dos casos de contagio, y que actualmente mantiene a Honduras se en estado de excepción absoluto y con más de 20 casos confirmados.

El Congreso Nacional de Honduras aprobó hace más de una semana una ley especial mediante la cual se destinarán 420 millones de dólares para la construcción de centros hospitalarios, abastecimiento de medicamentos y contratación de personal del área de la salud. Cabe destacar que los fondos se manejarán de manera discreta y evadirán los procesos de licitación que establece la Ley de Contratación del Estado. Sin contar que en febrero dicho Congreso ya había aprobado unos fondos para implementar supuestas acciones de prevención del dengue y coronavirus.

En Criterio.hn se expuso en diversos escritos que en los últimos diez años no se ha construido un tan sólo hospital, con el argumento de la falta de recursos económicos, pero curiosamente hoy el gobierno logró identificar $ 420 millones para ejecutarlos de manera directa. Mientras tanto Consejo Nacional Anticorrupción (CNA) está convencido que se debe activar mecanismos de vigilancia social para evitar que este virus sea la coyuntura perfecta para que nuestro país se vea nuevamente en casos de corrupción.

De su lado, el analista del Fosdeh, Ismael Zepeda, cuestionó que no se haya incluido a entidades como el Tribunal Superior de Cuentas (TSC) o el Ministerio Público (MP) como los principales veedores del instrumento jurídico. Así mismo la directora del CNA, Gabriela Castellanos mencionó que el Gobierno no permitió que dicha institución {on observará las compras y contrataciones de la emergencia sanitaria.

El miércoles, la presidenta del Colegio Médico de Honduras, Suyapa Figueroa, mencionó que los ventiladores comprados por el Gobierno de la República no sirven para pacientes con coronavirus y la vocera del Sistema Nacional de Gestión de Riesgos (SINAGER), Roxana Araujo, lo confirmó asegurando que «eso fue lo que se encontró¨ y que lastimosamente ese equipo no cumple con los requerimientos que se necesitan para dar soporte a un paciente con una neumonitis. Cabe destacar que, hasta el momento, varios medios hablan de posibles irregularidades en la compra de los insumos en la plataforma Honducompras.

Es imposible no preocuparse considerando que el actual gobierno tiene historial de haber “saqueado” al Seguro Social, y que también nos encontramos cerca de un año político. Mientras tanto en el país con el nuevo código penal se reducirían considerablemente las penas por malversación de caudales públicos.

La corrupción distrae una enorme cantidad de recursos públicos, empeora notablemente los servicios del país, deteriorando la legitimidad democrática, causando un grave impacto en el país.

¡Las peores pandemias que hemos vivido se llaman corrupción e impunidad!

Sin más, me despido con este versículo; “porque raíz de todos los males es el amor al dinero” Timoteo 6:10

4 comentarios en “El virus de la corrupción

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.