Noticias Destacadas|Política y Democracia

El Partido Nacional sería el favorecido con una crisis electoral, afirman analistas

Partido Nacional crisis electoral

Compartir

Tegucigalpa. -Analistas políticos vaticinan que Honduras está a las puertas de una nueva crisis electoral y que esta podría ser más profunda que la registrada en el 2017 y favorecería la continuidad del Partido Nacional en el poder tras doce años de gobierno.

En 2017, se desató la crisis post-electoral luego que el extinto Tribunal Supremo Electoral (TSE), bajo el mando de David Matamoros Batson, favoreciera a Juan Hernández mediante un fraude electoral que permitió su ilegítima reelección.

El oficialismo utilizó la fuerza letal por medio de las Fuerzas Armadas y la Policía Nacional contra manifestantes que se opusieron a los fraudulentos resultados electorales.

La Oficina del Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos en Honduras (OACNUDH), en su último informe sobre las violaciones a los derechos humanos en el contexto de las elecciones de 2017 en Honduras expone que al menos 23 hondureños fueron asesinados por miembros de las fuerzas de seguridad del Estado en las protestas contra Hernández.

Noticia relacionada ¿Cuál es el costo socioeconómico de la crisis electoral en Honduras?

Diversos analistas aseguran que el Partido Nacional pretende generar una nueva convulsión social que les permita continuar en el poder siendo el gobernante Juan Hernández el más favorecido.

La abogada y defensora de derechos humanos, Reina Rivera, considera que el gobernante Juan Hernández junto al Partido Nacional serían los más beneficiados de una crisis electoral porque les permitiría su permanencia en el poder.

“Uno piensa que, quien ejerce el control del país, va a buscar que todo reme para jalar agua a su molino de tal manera que un escenario de crisis los nacionalistas aprovecharían para generar violencia. El Partido Nacional va a tratar de crear caos porque Juan Hernández no tiene otra que aferrarse que su partido siga en el poder, aun cuando él aparentemente no buscaría una reelección”, detalló Rivera en una entrevista con Criterio.hn.

De igual manera, el sociólogo y catedrático universitario, Julio Navarro, es de la opinión que el oficialismo pretende generar caos como estrategia para evitar una movilización masiva de votantes, en especial de los indecisos, y de esa manera con el voto duro del Partido Nacional les permita ganar las elecciones.

“El partido de gobierno quiere crear terror porque creando terror y miedo con una posible confrontación, el elector se quedará en su casa y que solo vaya la militancia a las elecciones; el Partido Nacional ve una ventaja en el mayor grado de abstencionismo”, expuso.

También el exfiscal de la república, Edmundo Orellana, considera que la crisis ya está planteada, promovida desde el gobierno e incluso asume que en los próximos días de cara a las votaciones generales se intensificarán las acciones por parte del oficialismo.

También lea: Partido Nacional propone campaña de guerra electoral

EL PAPEL DE LOS ORGANISMOS ARMADOS DEL ESTADO

La abogada Rivera agregó que el oficialismo ha venido construyendo un escenario de impunidad, en caso de perder las elecciones. Sin embargo, añade que estarán dispuestos a mantenerse en el poder utilizando la principal vía que tienen, que es la de los militares y la policía.

Considera que las Fuerzas Armadas y la Policía Nacional de nuevo jugarán un papel fundamental en el “control de la paz y estabilidad del país” que eviten o favorezcan escenarios de violencia.

“Podríamos profundizar la crisis de 2017, el rol que puede jugar las Fuerzas Armadas y la policía es ser parte del problema y no de garantes porque vienen de más de doce años al servicio del Partido Nacional”, señaló.

De igual forma, Orellana piensa que una crisis favorecería al partido de gobierno porque una alteración del orden público justificaría la intervención de las Fuerzas Armadas y la policía para que, mediante la represión contra los opositores, busque permanecer en el poder.

Según Navarro, la salida para evitar una crisis sería una votación masiva que garantice un triunfo con un margen de puntos muy por encima a su más cercano contendiente, de esa forma, no habrá duda de que el próximo presidente o presidenta fue electa con el respaldo de la mayoría de la población y no mediante un fraude electoral.

El panorama electoral en Honduras es sombrío porque el Partido Nacional ha diseñado una dictadura en alianza con los militares

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

El comentario no puede estar vacío
Por favor rellene el usuario
Es necesario escribir un correo válido

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.