Analfabetismo en Honduras

El 60% de la población adulta en Honduras es analfabeta

Compartir

El analfabetismo en Honduras es del 12% en general y de esta población analfabeta el 60% son personas mayores de 40 años y no tienen voluntad para prender a leer y escribir

Foto portada: paradigma.hn

Tegucigalpa.- En los últimos años la educación en Honduras registró un retroceso en temas de cobertura, desigualdades sociales, eficiencia educativa y en financiamiento, según el último Informe sobre Progreso Educativo en Honduras (IPEH).

Este documento también detalla que, en los últimos cinco años, el sistema educativo de Honduras no ha registrado avances ni progreso, sino que, hay un leve retroceso y estancamiento en algunos indicadores.

El asesor educativo de la Asociación para una Sociedad más Justa (ASJ), Dennis Cáceres, en declaraciones a Criterio.hn dijo que el índice de analfabetismo en Honduras ha presentado una disminución desde el año 1990, que era de 25%, para el 2000 de 20%, 2010 un 15% y para el 2022 un 12%, lo que significa que este año Honduras debería de estar abajo del 10%, indicó que nunca el analfabetismo ha estado por debajo de estas cifras.

Expuso que el principal problema del 12% es que representa más de 800 mil personas y estas son padres, abuelos y hondureños que tienen que decidir sobre la vida de sus hijos que tienen que elegir autoridades, “no es justo que personas que tienen que tomar decisiones importantes no sepan leer ni escribir, esto representa una desventaja porque estas personas no pueden encontrar un trabajo y si lo consiguen no es bien pagado”.

Para Cáceres el nivel más bajo del analfabetismo en la historia de Honduras es el que se registra actualmente, agregó que la situación más difícil del analfabetismo es que está concentrado en las personas mayores de 40 años, esto quiere decir que el 60% de la concentración de las personas analfabetas son personas adultas y no tienen voluntad por aprender a leer y escribir.

Explicó que actualmente se le llama analfabetismo solo a las personas de 15 años o más que no sabe leer y escribir, los niños que todavía no saben leer y escribir no se les tipifica como analfabetas porque todavía están en edad de aprendizaje.

Cáceres aseguró que un país se declara libre de analfabetismo cuando está por debajo de un 5%, lo que significa que Honduras tiene que reducir el analfabetismo en un 7% en los próximos tres o cuatro años si quiere entrar en esa categoría.

También Lea: El 76% de los niños de Honduras no reciben educación de calidad

En entrevista con Criterio.hn la viceministra de Educación Marisela Figueroa, manifestó que no se puede ver un avance en medio año, “el país y la educación han estado abandonados los últimos 12 años, los centros educativos han estado abandonados, nosotros estamos empezando de cero, sentando las bases”.

Figueroa recordó que los únicos cambios que se han dado fueron en los 2006 y 2007 y desde entonces la educación no fue tema de interés para las autoridades antecesoras y tampoco se tuvieron iniciativas.

Adelantó que para este año tienen la campaña de la movilización nacional por la alfabetización con el propósito de cambiar los niveles de analfabetismo, el área rural tiene el 18% de analfabetismo y el área urbana un 6%, “estamos haciendo un convenio con Cuba para que vengan cubanos a implementar el programa Yo Sí Puedo para ayudarle a los niños a escribir de manera rápida y a bajo costo”.

Expuso que los departamentos con mayor número de analfabetismo son los más olvidados, actualmente Olancho y Gracias a Dios son los departamentos que encabezan las listas.

El informe reflejó que entre los principales desafíos están: mejorar la cobertura para que todos los menores puedan acceder a la educación básica y media, aumentar los niveles de aprendizaje y fortalecer los procesos de gestión en el sistema.

La conclusión del informe es que durante 2017-2021 ha sido de retroceso en educación. Se perdió cobertura, hay más de 750,000 menores fuera del sistema, se perdió aprendizaje; una evaluación en el departamento de Intibucá muestra que se perdió hasta un 40% en matemáticas y un 15% en español, se agravaron los problemas de iniquidad.

Los puntajes promedio de educación primaria en lectura y matemáticas podrían haber caído a niveles de hace más de 10 años, según un informe publicado por el Fondo de las Naciones Unidas para la Infancia (Unicef).

El informe de (Unicef) estima que el estudiante promedio en América Latina y el Caribe hasta la fecha perdió entre 1 y 1,8 años de escolaridad, ajustados por aprendizaje, en el primer reporte con base a la evidencia de la catástrofe educativa en América Latina y el Caribe, las pérdidas de aprendizaje se tradujeron en una disminución cerca del 12% en los ingresos a lo largo de la vida del estudiante actual.

Mientras que para el 2021 los resultados de la Encuesta Permanente de Hogares de Propósitos Múltiples (EPHPM), realizada en octubre pasado, muestra que el 12.0% para las personas de 15 años y más no saben leer ni escribir. Este grupo grande de hondureños son los que no tienen expectativas de superación por falta de una buena educación.

Una encuesta realizada el año pasado, en los 18 departamentos de Honduras por la Asociación para una Sociedad más Justa (ASJ)  a mil padres y madres que tienen niños entre 5 y 18 años, mostró que hay casos en hogares donde no todos los hijos en edad escolar estaban matriculados, el 73 % de los consultados explicó que esto se debía a falta de dinero para pagar Internet mientras el 46 % por falta de aparatos electrónicos,  el 24 % por temor a que se enfermaran y un 18% dijo que no le gustaban las nuevas modalidades virtuales.

También Lea:  Honduras en catástrofe educativa según informe de Unicef

La educación ha sido la base y herramienta necesaria con la que se pueden generar nuevas oportunidades para la superación de los pueblos y así romper con la brecha de la pobreza y a la vez impulsar el desarrollo de las naciones.

Los últimos años Honduras ha figurado en los perores lugares de los países de la región que brindan una buena calidad educativo, el impacto de la pandemia del Covid-19 sigue dejando huella en el sector educativo que lo llevó a una crisis silenciosa, pero, es peor la huella imborrable que han dejado los múltiples casos de corrupción que ha atravesado el país.

Muchos actos de corrupción repercutieron en los más vulnerables dejándolos sin acceso a una educación pública de calidad, hoy gran parte de la niñez hondureña que no tiene acceso a un centro de estudio, la corrupción redujo el poco acceso a la educación que tenían los hondureños iniciando por la educación preescolar hasta el grado universitario.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

El comentario no puede estar vacío
Por favor rellene el usuario
Es necesario escribir un correo válido

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.