Dirigentes de periodistas defienden compra de propiedad sobrevalorada

Por: Redacción CRITERIO

redaccion@criterio.hn

Tegucigalpa. – La dirigencia del Colegio de Periodistas de Honduras (CPH) defendió la compra sobrevalorada en casi 3 millones de lempiras de un terreno, por parte del ente de pensiones de los comunicadores, en una operación que afectó las finanzas de la institución y en la que se involucraron los directivos y el gerente Nelson Omar Calderón Milla.

También lea:  Ente de pensiones de periodistas compra terreno sobrevalorado en casi L. 3 millones

La directiva del Instituto de Previsión Social del Periodista (IPP) compró en el año 2011 un terreno de 1,353.42 metros cuadrados, a un precio de 11,252,000.00 lempiras (591,370.16 dólares), a Miguel Aguilar Ramos, un amigo cercano y ex cuñado de Calderón Milla, que lo había adquirido unos días antes por 8,550,000.00 lempiras (449,361.43 dólares).

El amigo y ex pariente político de Calderón Milla, que es gerente del IPP desde que inició funciones en 1987, en esta operación obtuvo una utilidad de 2,720,000.00 lempiras (142,954.95 dólares), al firmar el contrato de compraventa con el presidente, en ese entonces, de la directiva del instituto de pensiones, el periodista Juan Ramón Mairena Aguilar.

Aguilar Ramos compró la propiedad dividida en dos lotes, denominados “El Gato” y “El Guijarro”, a un precio de 332 dólares el metro cuadrado y se la vendió al IPP –donde su excuñado se desempeña como gerente y secretario de la junta directiva– a 436.95 dólares el metro cuadrado.

Los dirigentes del Colegio de Periodistas publicaron en la cuenta de Twitter institucional que la compra en la Colonia Tepeyac fue decidida en 2011 por la junta directiva del IPP que presidía Mairena Aguilar, basada en estudios de una empresa de avalúos.

periodistas

“Ahí están los estudios, las actas y los avalúos de una firma independiente”, justifica la directiva actual del CPH, sin explicar por qué si el gerente y los directivos del IPP conocían la escritura de la compra hecha por Aguilar Ramos por 8,550.000.00 unos días atrás, sesionaron de inmediato y acordaron pagarle 11,252.000.00 lempiras por ese mismo predio.

Los dirigentes del CPH obviaron explicar –en ese tuit– el hecho de que el monto de la compra de la propiedad en la Tepeyac fue sobrevalorado y que no era un negocio aislado y nuevo, porque antes y después de ese año se otorgó préstamos por 3,356,000.00 lempiras a Aguilar Ramos, transacciones en las que utilizó como garantía tierras que habían sido propiedad de Calderón Milla en Residencial Siboney en el kilómetro 7 de la carretera de Tegucigalpa a Santa Lucía.

Y que incluso vendió en 2009 a un afiliado del IPP una vivienda en esos predios que fueron propiedad de Calderón Milla en Residencial Siboney, y otra en el 2012 a otro periodista afiliado al sistema en una selecta zona residencial de la capital.

En esta operación, tanto el gerente como los miembros de la junta directiva del IPP deben conocer el tracto sucesivo de las escrituras de compra-venta de la propiedad adquirida, por lo que debieron haber leído el precio por el que Aguilar Ramos lo adquirió, dijo a CRITERIO un abogado y notario que asesora entes de pensiones e instituciones públicas en estas gestiones.

                                            NEGOCIO ENTRE AMIGOS Y EX CUÑADOS

Tampoco explicaron por qué se hizo está compra, donde fue evidente el conflicto de intereses al conocerse que Aguilar Ramos era amigo y ex cuñado del gerente y secretario de la junta directiva, y también colega y amigo de la mayoría de los miembros de la junta directiva, pues es periodista afiliado al CPH y el IPP.

“Con base a eso, en 2011 la directiva de ese entonces adquirió un terreno por 11.2 millones en Tepeyac, una zona de alta plusvalía de la capital, cuyo valor en 7 años es casi el doble de lo que se compró. ¿Dónde está entonces la ilegalidad si esa inversión es rentable?”, dice la publicación del CPH encabezados como presidente por el periodista Dagoberto Rodríguez Coello.

Sin embargo, CRITERIO en consultas con agencias y empresas de bienes raíces en Tegucigalpa, encontró que cuando han pasado 8 años con 8 meses desde que se hizo esa compra,  en la colonia Tepeyac se oferta la venta, a precios negociables, de terrenos a un precio por  metro cuadrado desde los 302.72 dólares, 361.42 dólares y 431,48 dólares y hasta 500 dólares el metro y ninguna es “casi el doble de lo que se compró”, como aseguran los dirigentes del CPH.

Los directivos del IPP en abril de 2011 compraron a un precio de 436.95 dólares el metro cuadrado.

Gestores de ventas de estas propiedades aseguraron que “es cosa de hacer una oferta y los precios bajarían” pues en la capital hay una serie de terrenos y viviendas en venta en zonas selectas de la capital que no encuentran comprador.

periodistas
Esta empresa de bienes y raíces vende actualmente este lote de terrero en la colonia Tepeyac a 361.42 dólares el metro cuadrado y en abril de 2011 el IPP pagó 436.95 dólares por el metro cuadrado de los lotes “El Gato” y “El Guijarro”, que le compró a Miguel Aguilar Ramos.

La compra de este terreno al amigo y ex cuñado del gerente del IPP es un activo improductivo que aún causa pérdidas al ente de pensiones debido a que los 11,252,000.00 lempiras para efectuar la transacción, se retiraron de la cartera de depósitos a plazo que generaban fondos para financiar las pensiones y alimentar las reservas del sistema.

La adquisición de ese bien inmueble causó al IPP, en el mismo año de la inversión, una pérdida de 1,263,054.23 lempiras en concepto de intereses por depósitos a plazo, porque de 3,263,054.23 que se obtuvieron en el 2010, los dividendos cayeron a 1,998,853.75 lempiras en 2011.

Las pérdidas para el IPP por la compra de este activo improductivo, se calculan hasta el año 2015 en al menos 5 millones de lempiras, cifra que sigue aumentando en el tiempo por el retiro de la masa de capital destinado a depósitos a plazo en razón de los intereses que se dejan de percibir.

                                               COMPRA SINCRONIZADA

Los directivos del CPH no explicaron por qué, el entonces presidente de la junta directiva del IPP Juan Ramón Mairena Aguilar compareció como comprador, junto a Miguel Aguilar Ramos, el 8 de abril del 2011 ante el notario Milton Rubén Sandoval para la compraventa, cuando en esa fecha todavía la propiedad no había sido registrada a favor del cuñado de Calderón Milla.

Fue hasta el 15 de abril, que el Instituto de la Propiedad registró los 1,353.42 metros cuadrados como propiedad de Aguilar Ramos.

Tampoco explicaron el hecho de que Miguel Aguilar compró la propiedad el 16 de marzo de 2011, y un día después la junta directiva del IPP celebró una sesión para autorizar comprársela. Según hace constar el notario Milton Rubén Sandoval Peralta, tuvo a la vista el punto 4 del acta 246 de la sesión celebrada por la Junta Directiva el 17 de marzo del año 2011 “donde se autoriza la compra de este bien inmueble”.

El Instituto de previsión de los periodistas nunca ha sido auditado por la CNBS, debido a que los directivos se escudan en un inconstitucional decreto aprobado en el año 2000, y que recientemente les ampliaron el Congreso Nacional los diputados del Partido Nacional y del Partido Liberal que excluye al IPP del control, supervisión y vigilancia de sus operaciones financieras de parte de los órganos del Estado.

Noticia Relacionada: Amplían escudo de impunidad a directivos de periodistas

CRITERIO investiga desde mayo del 2015 lo que ocurre en el ente de pensiones de los periodistas, publicando situaciones como el despilfarro de fondos, el arbitrario otorgamiento de míseras pensiones y la existencia de contratos con un fondo de pensiones en el que los afiliados se jubilarán únicamente con sus aportes personales, de manera que está compra sobrevalorada no es una situación irregular nueva en este ente de previsión.

Los directivos de CPH, aunque aseguran que las operaciones administrativas y financieras han sido operadas con las “manos limpias” y “transparencia” se oponen tenazmente a someterse a la auditoría de la Comisión Nacional de Bancos y Seguros (CNBS), que es el organismo especializado y legalmente le corresponde cumplir esta tarea.

Así reaccionó el Colegio de Periodistas de Honduras ante las evidencias presentadas en la publicación de CRITERIO del 3 de diciembre de 2019:

 

 

 

 

 

Un comentario en “Dirigentes de periodistas defienden compra de propiedad sobrevalorada

  • el diciembre 5, 2019 a las 6:43 am
    Permalink

    Todos los “Colegios Profesionales” siempre han sido refugio de malvivientes, delincuentes, ladrones y buenos HDPs que solo han buscado su bienestar personal en detrimento de sus propios colegas. ¿Qué esperar de esta réplica de futuros huéspedes de la Penitenciaria o de los famosos Pozos Sépticos?

    Respuesta

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.