Decomiso de más de 100 unidades confirma que transportistas incumplen medidas de bioseguridad

Por: Redacción CRITERIO.HN

redaccion@criterio.hn

Tegucigalpa, Honduras.- El vocero del Instituto Nacional del Transporte Terrestre, Jorge Andino, ha informado que al menos 100 unidades de transporte, entre buses y taxis han sido decomisados y sus motoristas sancionados por incumplir las medidas de bioseguridad establecidas para las operaciones de ese rubro.

Sostuvo, que en los operativos realizados en Tegucigalpa, San Pedro Sula, el Litoral Atlántico y Choluteca, son de manera conjunta, con la Policía  de Vialidad y Transporte,  la Fuerza Nacional de Seguridad del Transporte Urbano  y FUSINA, quienes se desplazan a verificar que las unidades del transporte cumplan con las medidas de bioseguridad.  

Indicó, que además del decomiso de las unidades,  a los motoristas se le ha  impuesto una multa de 1,000 lempiras y que en casos de reincidencia la penalidad podría crecer  a 3,500 lempiras, sin descartar que las autoridades de vialidad y transporte les desautoricen el salvoconducto que les otorgó la Secretaría de Seguridad, con el objetivo de que para que puedan prestar el servicio. 

“Es importante que las personas conozcan que existen multas ya establecidas  por la Ley de Transporte Terrestre pero que también aplican sanciones dispuestas por la Dirección de Vialidad y Transporte”,  dijo el funcionario, en declaraciones para el programa de noticias, Primera Plana.

Nota relacionada Indisciplina del sector transporte pone en duda cumplimiento de medidas de bioseguridad

Vale decir, que el lunes 14 de septiembre,  sin tomar en cuenta las recomendaciones del gremio médico, el gobierno cedió a las presiones de los empresarios del Transporte y autorizó la circulación de 1,500 unidades, entre taxis y buses, con el 100% de sus capacidades y sin respetar el distanciamiento social.

En su mayoría los deberes establecidos son para los pasajeros, a quienes les determina la obligación de utilizar gel antibacterial, mascarillas, caretas o gafas protectoras. Las unidades del transporte no deberían de trasladar pasajeros de pie en los pasillos, pero según se informó, muchos motoristas sobrecargan las unidades y aglomeran a las personas. Muchos pasajeros se conducen parados en su interior, agravando la situación de riesgo.

Ha sido costumbre en los buses del transporte urbano e interurbano que cuando todos los asientos están ocupados, los usuarios utilicen los pasillos formando dos filas. La acción es prohibida por la ley, pero en este país centroamericano, con el aval de las autoridades, todo es permitido. 

Aparte, los buses y taxis deberían de ser desinfectados cada vez que hagan un recorrido, pero esa ya es una opción de los empresarios porque ninguna autoridad supervisa permanentemente que esa actividad se realice en las terminales. Los operativos se desarrollan en las calles y lo más que pueden detectar son a las personas de pie que se conducen.           

Desde el inicio y tomando en cuenta que los transportistas siempre han irrespetado las normas establecidas, el infectòlogo, Tito Alvarado, cuestionó la autorización  del gobierno para la circulación del transporte urbano e interurbano. Advirtió  que esa determinación provocaría  una avalancha de contagios de Covid-19 en las semanas subsiguientes, situación que de acuerdo a lo expresado por la doctora Suyapa Sosa, ya se está presentando  

La doctora Sosa, es neumóloga del Instituto Cardiopulmonar (el Tórax), confirmó en la noche del viernes, 25 de septiembre, que en los hospitales de Tegucigalpa y San Pedro Sula se está volviendo a incrementar la ocupación por el repunte de casos de Covid-19.

A la situación se suma que de acuerdo con los reportes se SINAGER, la zona rural también está sufriendo contagios masivos de esa enfermedad contagiosa.  

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.