Congreso suspende por 45 días vigencia del nuevo Código Penal

Por: Redacción CRITERIO.HN

redaccion@criterio.hn

Tegucigalpa. Con una evidente inconformidad entre la bancada del Partido Nacional, que quería la entrada en vigencia de la norma el 10 de mayo, el Congreso Nacional postergó la efectividad del nuevo Código Penal, otorgando una segunda Vacatio Legis.

La esperada sesión virtual se desarrolló sin la presencia de la máxima autoridad del Congreso, Mauricio Oliva, quien ayer prometió estar presente en la reunión legislativa de este sábado, donde, entre otras cosas, ha sorprendido las intervenciones de los congresistas oficialistas. 

Previo a la aprobación de la Vacatio Legis, los diputados nacionalistas manifestaron que solo dos organizaciones presentaron propuestas para reformar el nuevo texto penal, sin embargo, instancias de sociedad civil han denunciado que las autoridades del Legislativo no admitieron sus informes que incluyen estudios jurídicos encaminados a mejorar el nuevo Código Penal.

En ese contexto, la iniciativa de ley, que fue presentada por el secretario del Poder Legislativo, Tomás Zambrano, para reformar el artículo del dictamen relacionado a la entrada en vigencia del nuevo Código Penal, extendió por 45 días la vacación de la ley, quedando estipulada su aplicación para el próximo 25 de junio.  

Pese a que la propuesta de una nueva prolongación de la Vacatio Legis vino desde el sector oficialista, fue precisamente la bancada del gobernante Partido Nacional que más objeciones expuso, argumentando que se ha retrasado la actualización de la nueva normativa legal por motivo “injustificado” de las organizaciones de sociedad civil que los adversan.

“Con esta nueva ampliación esperamos que aquellas personas que adversan el nuevo Código Penal puedan contribuir a mejóralo”, dijo el secretario del Legislativo luego que su propuesta fuera aprobada por 92 por ciento de votos a favor, 6 en contra y 2 por ciento de abstenciones.

“Tuvieron seis meses y ahora tienen 45 días”, añadió Zambrano aludiendo a las organizaciones de sociedad civil que previo a la sesión legislativa de este sábado han venido criticando al Congreso por consentir un nuevo instrumento penal sin un asidero en los intereses de la población.  

Acto seguido, el veterano diputado nacionalista, Oswaldo Ramos Soto, haciendo uso de su habitual arenga jurídica, reforzó la opinión de su compañero de curul. “No quiero que después vengan a decir que se va a volver a prorrogar la vigencia de la ley con una tercera Vacatio Legis”, expresó el congresista evidentemente inconforme.

Ante la extensión de la Vacatio Legis que constituye una nueva posibilidad para anular las consecuencias que supone las nuevas disposiciones, la bancada del opositor partido Libertad y Refundación no manifestó oposición contra la decisión tomada por sus compañeros.  

No obstante, el diputado de Libre, Jorge Cálix, recalcó que de nada servirá la suspensión momentánea del nuevo mecanismo legal, sí el Legislativo continúa omitiendo la propuesta de cancelación de las nuevas disposiciones penales que reducen las penas por corrupción y obstruyen el libre ejercicio de los derechos fundamentales.

“Podemos dar diez años de ampliación, pero sí no nos sentamos a trabajar para llegar a acuerdos importantes que se tienen que corregir de este Código Penal, la decisión queda en nada”, sentenció Cálix.

Luego le quitaron la palabra al vocero de libre, Jorge Cálix, cuando planteaba las exigencias de su partido sobre el tema.

Iniciativa ciudadana

En el marco de la sesión virtual de este sábado, las bancadas del Partido Libertad y Refundación (Libre), del Partido Innovación y Unidad-Social Demócrata (PINU-SD) y algunos diputados del Partido Liberal, votaron a favor de la iniciativa ciudadana y en contra de la entrada en vigencia del nuevo Código Penal, logrando el 43 por ciento de los votos. Sin embargo, el 57 por ciento fue alcanzado por los diputados del Partido Nacional, algunos liberales y de las bancadas minoritarias.

La iniciativa ciudadana fue introducida al pleno del Congreso por varias organizaciones de sociedad civil, quienes lograron validar más de nueve mil firmas para pedir que se elabore un nuevo Código Penal.

“Obvio no pasó gracias a la unión entre nacionalistas y una buena parte del Partido Liberal y otras bancadas, a excepción del PINU que también es coherente junto al pueblo”, dijo la diputada Patricia Murillo de Libre.

A juicio de Murillo es falso lo del pluralismo y la democracia parlamentaria. “Que el pueblo juzgue. En plena pandemia no paran las ilegalidades de la narcodictadura”, concluyó.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.