No más madrastras de la patria

DESDE NUESTRA CURUL

 

Por: Patricia Murillo Gutiérrez

Madres hondureñas muchas de ellas llenas de angustia y ansiedades desbordadas, ¿cómo podríamos nosotros, desde el Congreso Nacional atenuar, mitigar en algo esos estados de inmovilización que padecen tantas?  Sobrecogimiento y cargas emocionales que provocan hasta problemas  digestivos, ritmos acelerados del corazón y opresiones de todo tipo.

Este día de la Madre en Honduras,  he de  decirles a mis pares que conocemos de su desazón, de sus mil formas de incertidumbre, de las tensiones psicológicas que viven.

No hay que ser psicóloga  para vivir cerca de ustedes esa red de sensaciones que esta Pandemia únicamente vino a acentuar, a sacar a luz y por qué no, ha desbocarse en tristezas y hasta depresiones para tantísimas madres hondureñas.

¿Las causas ?, mucha responsabilidad en las clases políticas póngale usted si gusta, de los últimos 50 años, de las diversas generaciones empresariales que jamás vieron a sus colaboradores como un prójimo, militares ambiciosos sin lealtad, honor y mucho menos sacrificio, de los grupos de poder, que volvieron normal, la explotación,  llenar de dificultades la vida de millones de hondureños  de ayer y de hoy  hasta que llevaron a nuestro pueblo y sobre todo a las madres, al sobre agotamiento emocional y físico,

Pues aquí lo que predomina es la miseria  de valores que nos llevó aceleradamente a un Cuarto Mundo.

Como vamos nosotros desde el Congreso Nacional  cargado  según la finada MACCIH y UFECIC de Red de Diputados, de Planetas Verdes, de Pandoros, de  toda clase de conductas aberrantes por la explotación inmisericorde del prójimo, donde muchos y muchas llegaron  hasta con  joyas prestadas y hoy  usted no los conoce,  cambiaron el humilde vecindario de donde procedían y gozan del encanto burgués a costas de la pobreza de sus ex vecinos.

 Y como no entender su indignación madres, cuando ven la frescura con que  invocan a Dios al inicio de las sesiones legislativas y le mandan bendiciones a los diputados de la oposición cuando les reclamamos sobre sus comportamientos de explotación  al pueblo.

 Ese pueblo humillado hoy más que nunca,  por una  bolsa solidaria  con el retrato de quien usurpa  el solio presidencial,  pues violó artículos Pétreos,  y  elevó su ego hasta límites cercanos al cielo, aún cuando desde Nueva York, claro  señalan la estructura criminal que atrapó al país.

Esos y otros que ya no volvieron al Congreso,  sembraron  las semillas que germinaron en este vivir pintado de nubarrones pues llevaron al país al peor agujero negro como sus conciencias, que el COVID 19  y la corrupción de hoy  profundizan, porque enredan  aún más el hilo de la convivencia entre explotadores y explotados.

 Solo puedo decirle a las madrecitas hondureñas en nuestro día que su servidora  desde Nuestra Curul no les dará más angustias y  falsarias palabras, no estoy en ese contaminado  Congreso, para sumar más a la infelicidad que viven ustedes, sean  quienes sean,  porque del ambiente tóxica que crearon  estos sátrapas, no se escapa nadie.

Mi regalo es reafirmarles que no soy y pido a Dios no seré hasta enero del 2022, una MADRASTRA   de la Patria.

Nos anima en la fe  que al final del túnel se impondrá el cambio y construiremos bajo la sombrilla de la justicia social, el país que las madres hondureñas merecemos.

 Los Profetas lo dijeron hace mucho: Dios ha creado al hombre, a la mujer no para la muerte, sino para la vida, no para la esclavitud, sino para la libertad, no para la perdición, sino para la salvación.

Y ese amor  fiel  de Dios es el que sostiene a las madres hondureñas y le da sentido a sus batallas  diarias por la vida, en medio de la inmoralidad  casi total de la mayoría de los políticos, jerarcas militares, ciertas cúpulas empresariales y religiosas, y otros gremios que acuerpan a quienes abusan de la fuerza que les da el poder de las bayonetas y el falso Estado de Derecho.

Para desesperar y en una demencia radical, hacer infeliz a nuestra gente. Mientras llenan sus alforjas de dinero manchado de la sangre y sudor de nuestros compatriotas.

Fuerza Madres, Ustedes si gozan de la auténtica garra catracha  y están unidas al linaje de nuestras ancentras que  potencian su dignidad humana.

Trascenderemos esta era de terror y maldad para  vivir la redención de Honduras.

Abrazos fraternos desde el Congreso Nacional donde también  se lucha  para no ser arrollados por la historia.

2 comentarios en “No más madrastras de la patria

  • el mayo 11, 2020 a las 2:29 am
    Permalink

    Me edifica y me llena de orgullo el sentir y pensar, tan gráficamente plasmado, de la Diputada Patricia Murillo, con los cuales me identifico y estoy plenamente comprometida. Sigamos adelante compañera, que la oscuridad es más profunda, cuando la luz se acerca.

    Respuesta
    • el mayo 15, 2020 a las 6:30 pm
      Permalink

      Gracias Paty,por tús reconfortantes letras no sólo a las hermosas madres,sino también a todos los hijos de Honduras. Así como la consiencia de reconocer a nuestros asesinos y verdugos.
      Dios,te cuide con tus hijos,de parte de tío Marcio.

      Respuesta

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.