Con excusa de reactivar la economía, Congreso aprueba dos préstamos por $ 109 millones

 

Por: Redacción CRITERIO.HN

redaccion@criterio.hn

Tegucigalpa.- Sigue la fiesta de préstamos aprobados entre el Poder Ejecutivo y el Congreso Nacional, dos poderes que se han convertido en una máquina de emisión de créditos para el manejo de la emergencia sanitaria por COVID-19.

En la sesión virtual de este jueves 30 de julio se aprobaron dos préstamos, uno por 59 millones de dólares con el Banco Interamericano de Desarrollo (BID) y el otro por 50 millones de dólares con el Banco Centroamericano de Integración Económica (BCIE).

El préstamo suscrito con el BID se pagará a una tasa de interés de 1.75%, con un plazo de pago de 40 años y 5 años de periodo de gracia, el mismo será enfocado al manejo de la emergencia y apoyo a la reactivación económica.

La decisión se tomó luego que se enviara como correspondencia por parte del Poder Ejecutivo mediante un  proyecto de Ley amparado en el decreto legislativo 91-2020, la lectura de la propuesta fue realizada por el secretario del Congreso Tomás Zambrano.

Según la correspondencia enviada por el Poder Ejecutivo, los 59 millones de dólares serán asignados al programa de Apoyo al Sistema Integral de Protección Social, un programa multifuncional que incluye manejo de la emergencia, apoyo a la reapertura económica, conservación de empleos, proyección para la pequeña y mediana empresa.

“El préstamo está  orientado a aplicar reformas en el sistema sanitario, y acciones del Gobierno en torno a la activación económica y protección de empleos”, dijo la viceministra Lilian Rivera.

Por otra parte el Gobierno suscribió otro préstamo con el BCIE por 50 millones de dólares, el mismo será utilizado para la aplicación del Programa de Apoyo al Sistema Integral de Protección Social, el cual consiste en manejo de emergencia y dinamización en la activación económica.

Como ya es costumbre, decisiones de este tipo se procesan teniendo todo amarrado, pues al culminar con la votación para suspender dos debates y aprobarlo en único debate, el vicepresidente Callejas dio la palabra a la Ministra de Finanzas, Rocío Tábora, quien asistió junto con la viceministra Lilian Rivera.

“Hemos sido transparentes en el manejo de los fondos y sobre todo muy responsables en las gestiones de crédito que han sido aprobadas en este Congreso Nacional, y cada manejo está publicado en nuestros portales de transparencia”, dijo inicialmente Rocío Tábora, titular de Finanzas.

La ministra dio a conocer que hasta el momento se han utilizado 373.7 millones de lempiras para poder combatir la caída del ingreso por concepto de recaudaciones, pues el Estado tiene grandes responsabilidades en cumplir con el gasto público.

“Con todo esto buscamos atender las necesidades de la población, gasto público y manejo de la emergencia en lo que compete a reapertura económica”, explicó la funcionaria.

La propuesta fue muy cuestionada por los parlamentarios. En el debate surgió el reclamo sobre la falta de transparencia en la ejecución del presupuesto de emergencia sanitaria.

Las interrogantes y reclamos las inició el jefe de bancada del Partido Liberal, Mario Segura: “estamos de acuerdo y apoyamos las gestiones que la ministra ha hecho para los financiamientos, sabemos que lo ha realizado en los mejores términos, pero no estamos de acuerdo en la forma en la que se están ejecutando los fondos”.

Segura siguió exponiendo: “no podemos creer que este Congreso apruebe grandes cantidades de dinero y que eso no se vea en la realidad. La gente tiene razón al cuestionarse sobre donde está el dinero que se ha aprobado. Pedimos un informe claro y transparente que nos diga cómo se está ejecutando ese dinero”, manifestó Segura a nombre del Partido Liberal.

Bajo esa lógica Libre dejó clara su posición de voto en contra de cualquier nuevo préstamo para manejo de la crisis sanitaria, el diputado Samuel Madrid dijo que no es posible que el Congreso siga actuando como una entidad tramitadora de todo lo que manda el Poder Ejecutivo, y peor que se vote sin critica, sin debate y sin pedir cuentas claras a quienes están manejando ese dinero.

“Como bancada no apoyamos estos proyectos, ha existido falta de transparencia, si seguimos aprobando préstamos es como dar un cheque en blanco, nosotros vamos a votar en contra porque no sabemos que están haciendo con los fondos que se aprobaron. El Congreso se ha convertido en una industria tramitadora de todo lo que manda el Ejecutivo, no hay claridad y hay mucha transparencia y mal manejo de fondos”, cuestionó Madrid.

Madrid le dejó claro a Tabóra: “queremos un informe detallado de cómo se están usando los fondos, al pueblo hay que decirle la verdad, no podemos mentirle a la gente que es la que está sufriendo la situación”.

El diputado de Libre Sergio Castellanos enfatizó en que no es posible que se siga endeudando al pueblo de esta forma, porque son más de 100 millones de dólares que se suman a la alta deuda que ya tiene el país con organismos internacionales y que han surgido de la COVID-19.

“Lo peor de todo esto es que no se sabe dónde está el dinero, no es posible que esto pase, no sabemos que están haciendo con el dinero”, dijo castellanos.

La secretaria de Finanzas respondió a los cuestionamientos, explicó que ellos están en toda la disposición de dar detalles, pero que ellos solo son responsables por la distribución adecuada de ese dinero, y que son las instituciones ejecutoras las que deben amparados en la ley, dar a conocer el detalle completo de cómo ejecutan el dinero.

Tábora siguió respondiendo: “la responsabilidad de cómo se ejecuta está en cada una de las instituciones a las que se les ha asignado presupuesto, entonces cada entidad tiene que informar al respecto. Yo entiendo que el Congreso estaba haciendo una comisión para hacer una auditoria a cada proyecto y me parece acertado”.

“También está el Tribunal Superior de Cuentas que por Ley hace que cada entidad deba publicar la información en detalle, cada instancia debe cumplir su papel, créanme que dar la cara por el país para buscar fondos externos no es fácil, uno también recibe las preguntas, entonces estamos esperando que los órganos responsables den los detalles”, finalizó Tábora.

Honduras sigue su ruta hacia el endeudamiento y por ahora es una de las naciones con mayor presupuesto para manejo de emergencia, a pesar de eso, los hospitales siguen con problemas de insumos y los médicos sin recibir equipo de bioseguridad para atender a pacientes con COVID-19.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.