“Cierren esas putas maquilas por el amor de Dios”: doctora Ligia Ramos ante el avance del coronavirus

Por: Redacción CRITERIO.HN

redaccion@criterio.hn 

Tegucigalpa.- El grito de angustia de la doctora Ligia Ramos, Fiscal de la Junta Directiva del Colegio Médico de Honduras (CMH), es para que el gobierno y los empresarios de este país centroamericano, tomen conciencia que el sistema de salud hondureño se encuentra desbordado por el abandono histórico y por la gran cantidad de casos  de covid 19 que a diario se registran en la nación.

“¿Qué es lo que no se entiende  por el amor de Dios? Cierren todo, estamos abarrotados, desbordados, ya no podemos más, se van a quedar sin personal de salud. Cierren esas putas maquilas por el amor de Dios”, reza el mensaje angustioso que escribió la doctora Ramos, en su página de Facebook.

El clamor de la doctora Ramos, quien trabaja en primera línea para el combate del Covid 19,  es como una réplica del sentir y pensar de la mayoría de médicos y enfermeras, que en repetidas ocasiones le han solicitado al gobierno el cierre temporal de todo el comercio para evitar aglomeraciones de personas y evitar que se propague el virus. Sin embargo, las autoridades y empresarios, han demostrado que la economía está por encima de la vida de las personas. 

Desde inicios de junio, los principales  hospitales del país, Mario Catarino Rivas y Leonardo Martínez, de San pedro Sula; el Hospital Escuela, San Felipe y el Tórax en Tegucigalpa, comenzaron a colapsar por la gran cantidad de pacientes contagiados de covid-19. Para ese momento la situación también ya era grave en los únicos dos hospitales del Instituto Hondureño de Seguridad Social (IHSS).

La situación ya se mostraba preocupante  y  el gremio médico llamó a las autoridades a mantener cerrados los comercios por un tiempo determinado y evitar el contagio masivo de personas. No obstante, el gobierno y los empresarios quitaron las trancas y le dieron rienda suelta a la llamada reapertura inteligente, que iniciaron el lunes 8 de junio, dejando a la población  en libre albedrío, aunque teóricamente controlada con los dos últimos dígitos de la cédula de identidad. La gente se aglomeró en bancos, mercados y supermercados, entre otros negocios.

La reapertura incluyó centros de trabajo masivos, como las fábricas maquiladoras, que transportan a su personal en buses contratados y sin  las condiciones de bioseguridad para evitar el contagio. El Equipo de Monitoreo Independiente (EMI) laboral, organización no gubernamental, que trabaja en la defensa derechos laborales de las obreros y obreros de la maquila, denunció en sus redes sociales, que a estos trabajadores los exponen a contagiarse en medios de transporte que los trasladan amontonados y sin los protocolos de bioseguridad.  

“Les personalizan  las caretas con su marca… pero no respetan los protocolos de bioseguridad”, dice Emi Laboral, en su mensaje publicado, que acompaña la foto de un bus repleto de obreras (os). “Miren como los trasladan  en los buses contratados, no respetan los derechos, no respetan las leyes, no respetan la vida de las personas ¿cómo no van a haber contagios de covid-19 en esas maquilas?, continúa denunciando el EMI Laboral. 

En la imagen se evidencia que dentro de esa unidad de transporte no existe distanciamiento, no solo porque los asientos están situados de forma normal, sino porque además, el pasillo también se muestra repleto de personas. Y ante tal situación es válido el llamado que hace la doctora ligia Ramos a cerrar temporalmente las fábricas maquiladoras.  Históricamente estas empresas, conocidas también como la industria golondrina han sido señaladas de no proteger a sus trabajadores y de violentar los derechos laborales. No obstante, el gobierno siempre las ha favorecido y más ahora que el Ministro del Trabajo es proveniente de ese rubro.      

La mayor cantidad de fábricas maquiladoras se encuentran instaladas en los municipios de Villanueva, Choloma y San Pedro Sula, en el departamento de Cortés y en El Progreso,  Yoro, ciudades donde se han reportado la mayor cantidad de muertos y contagiados por covid 19. Y todo esto sucede en el momento en que los enfermos por falta de espacio en los hospitales están siendo atendidos en carpas o tiendas de campaña acondicionadas para el triaje de los pacientes.

La situación es tan grave que en varios de los hospitales que atienden a personas de covid 19  los pacientes están tirados en el piso y sin mucha esperanza de recibir el tratamiento de la enfermedad, porque aparte de la falta de equipo médico y de oxígeno, tampoco hay espacio para alojarlos dignamente. A la fecha, los quince centros asistenciales que atienden esa enfermedad en todo país se encuentran sobrepasados en sus capacidades de atenciones.

Por ejemplo, en San Pedro Sula, la ciudad que reporta el mayor número de casos, el hospital Mario Catarino Rivas está operando con el 141% de su capacidad y el Leonardo Martínez  con 112%. Esto porque en las salas habilitadas para el covid 19 colocaron más camas de las que deberían de haber, pero eso no indica que las autoridades hayan contratado a más médicos y enfermeras.

Por su parte, en Tegucigalpa, el hospital María opera al 114%; el Escuela al 110% y el Tórax en 94%. El Salvador Paredes de Trujillo, Colón está operando con el 120% de su capacidad; mientras que el del Sur, en Choluteca con 111%.

 El hospital de San Lorenzo Valle con el 98%; el Gabriela Alvarado de Danlí con 97%; el de Puerto lempira con el 90%; el San Isidro, de Tocoa, Colon y el de Puerto Cortés están operando con el 89%; mientras que el San Francisco de Juticalpa Olancho con 86% y el de Santa Bárbara con  83%.  

Pero vale aclarar que los hospitales que todavía están un poco abajo del 100% de sus capacidades son centros asistenciales muy pequeños y sin el suficiente espacio para realizar ampliaciones. Tampoco cuentan con el personal necesario para hacerle frente a la demanda de pacientes.  

Inversión Estratégica de Honduras (INVEST-H), ha comprado por 47.5 millones de dólares siete hospitales móviles, que hasta hoy es incierta su llegada al país. Aparte de que estas clínicas, construidas en contenedores  fueron sobrevaloradas en sus precios, la compra se la adjudicaron a una empresa de maletín, situación que mantiene con un pie en la cárcel al ex Director de INVEST-H, Marco Bográn.  Y mientras eso pasa, el país ya reporta la muerte de 629 personas y 22,921 pacientes que requieren de atención médica en los hospitales.

El pasado fin de semana las autoridades de los hospitales, Gabriela Alvarado y del Sur, confirmaron estar colapsados por la demanda de atención médica que presentan. “Estamos preocupados porque la demanda continua y no vamos a tener un lugar digno para las personas”, dijo el doctor Gustavo Avelar, subdirector del hospital de Sur. Por falta de espacio en este centro asistencial, los pacientes están siendo atendidos en la intemperie. 

 Y a eso se suma que el 40% de las enfermeras han resultado infectadas con el virus  del covid 19. Eso indica que no cuentan con el personal necesario para hacerle frente a la pandemia.

Entre tanto, el hospital Gabriela Alvarado se encuentra en similar situación, según ha informado el  coordinador de medicina interna, Juan Daniel Alvarado. El galeno se quedó de la falta de insumos protección y explicó que médicos se ven obligados a adquirir los materiales de bioseguridad.  En este hospital como en los otros, tampoco hay manómetros ni el oxígeno que necesitan los pacientes.

El pasado 23 de junio la dirigencia del Sindicato de trabajadores del hospital Escuela denunció que los cadáveres en ese centro asistencial se acumulan y permanecen tirados en los pasillos y demostraron el caso con un video que hicieron circular en las redes sociales en el que muestran 16 cuerpos  en bolsas negras.  

Los sindicalistas también denunciaron la falta de equipo de bioseguridad y  el contagio que sufre el personal. Revelaron que de 3000 trabajadores que hay en el centro asistencial,  56 habían dado positivo de covid 19 a esa fecha. Informaron, que solo les dan una mascarilla por cada día para turnos de 8 horas y que a veces los obligan a realizar doble jornada.  Ellos dicen que la morgue no sirve y que hay descomposición de cadáveres.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.