Opinion

Caras vemos, tristezas no sabemos

Compartir

Por: Erasmo Zelaya Gonzales

Columnista invitado

Tegucigalpa.-Recuerdo en mi infancia cuando escuché la fatal noticia de que el vecino se ahorcó, a mi mente llegaron muchas preguntas entre ellas, ¿Por qué lo hizo? ¿Dónde lo hizo? ¿Por qué nadie le ayudó para que no cometiera tal acción? Con el pasar del tiempo me di cuenta de las dificultades que pasamos, tanto laborales, familiares, económicas, sociales y la influencia de estas para considerar el suicidio como una forma de escape a la realidad que enfrentamos.

También lea: víctimas del golpismo y la narcodictadura

En Honduras el estudio de este fenómeno es poco tratado, esto provoca que no se tenga una aproximación a sus principales causas o factores que inducen que determinado individuo tome la decisión de suicidarse.

A diario convivimos con amistades y familiares que han pensado que esta sería la solución a los problemas que enfrentan. Generalmente se tienen pensamientos de suicidio cuando sentimos que hemos fracasado en algún proyecto de vida, formando en nuestro imaginario que ya nada tiene sentido.

En alguna ocasión hemos dado nuestra opinión egoísta, con falta de conocimiento del contexto que rodeaba a esta persona que, en un momento de fragilidad emocional, tomó la fatal decisión de suicidarse. Se piensa que las personas propensas al suicidio muestran síntomas de tristeza.

Desde las ciencias sociales el suicidio puede darse de diferentes formas, por ejemplo, Durkheim, teórico de la sociología, pone a discusión cuatro tipos de suicidios, tales como el egoísta, altruista, anímico y fatalista. Esta postura teórica evidencia que no solo aquellas personas que pasan tristes son proclives a suicidarse.

 Para todos es conocido del suicidio de actores, músicos, personajes de renombre en nuestra sociedad, en alguna ocasión nos preguntamos, pero si estas personas lo tenían todo por qué lo hicieron. Algunos síntomas que muestra una persona con intento suicida son: depresión, autoestima baja, ansiedad, inseguridad, egocentrismo, agresividad y, en casos recientes, una falsa felicidad.

Lea, además: Falta de atención psicológica provocaría mayor cantidad de suicidios en el marco de la pandemia  

Según registros de los últimos años, en Honduras se reporta un suicidio cada 24 horas. Estas estadísticas deben ponernos en alerta como sociedad para lograr afrontar las dimensiones sicosociales del suicidio.

En su mayoría, los suicidios se dan por suspensión, por envenenamiento, con armas de fuego, las víctimas buscan horarios y lugares que les garantice soledad y, en los casos de sobrevivencia las personas suelen mostrar arrepentimiento. Cabe resaltar que, detrás de estos componentes, el suicidio no es una acción individual, sino que responde a diversos factores de integración dentro de la sociedad.

El suicidio para muchas personas llega a ser la única forma de escape ante la falta de solidaridad, integración cultural, identidad, debido al poco compromiso presentado por los gobiernos para desarrollar programas que fortalezcan los vínculos sociales del individuo.

El suicidio se ha convertido en la cuarta causa de muerte en Honduras, en la población con edades de entre 15 a 39 años, con un porcentaje mayor en los hombres, siendo las zonas urbanas las de mayor incidencia.

Sin duda alguna esto nos lleva a reflexionar sobre el tipo de sociedad que hemos desarrollado y que prioriza los logros materiales del individuo sobre el ser humano.

Es menester como personas ser solidarios y no hacer caso omiso ante cualquiera de estos indicios de suicidio. Claro que podemos ayudar y salvar muchas vidas.

 

Erasmo Zelaya Gonzales      

*Sociólogo, catedrático en la UNAH, máster en ciencias sociales y líder comunitario.

3 comentarios en “Caras vemos, tristezas no sabemos

  1. Muy buen comentario.bien documentado.
    Ese tema es digno de estudio.algunos creen que también en los casos de suicidios femeninos las víctimas prefieren no hacerlo de manera violenta si no «quieta y pacíficamente»
    Y si es posible se maquillan…etc.

  2. Si es importante la salud mental pero más que todo es tener a Dios en nuestro corazón ❤️ ya por tanta maldad en el mundo ? ya no nos interesamos en los nuestros

  3. Excelente opinion ,resaltando que la salud mental tambien es tan importante como la fisica, el gobierno deberia de crear centros de ayuda de prevencion del suicidio .

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

El comentario no puede estar vacío
Por favor rellene el usuario
Es necesario escribir un correo válido

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.