Ausencia de debate sobre segunda vuelta y reelección presidencial enciende alarmas en Honduras

Por: Redacción CRITERIO.HN

redaccion@criterio.hn 

Tegucigalpa, Honduras.- Justo cuando en el Congreso Nacional discuten el dictamen para una nueva Ley Electoral, la Red por la Equidad de Democrática en Honduras (REDH) emitió un comunicado este miércoles expresando el riesgo de que se repita un nuevo fraude en las elecciones de 2021.

Los participantes de la REDH expresaron su preocupación por el retraso en la aprobación de las nuevas leyes electorales, ya que el próximo 13 de septiembre debe hacerse la convocatoria al nuevo proceso electoral.

La REDH ve con preocupación que no se tome importancia a la depuración del censo electoral, el poco o ningún debate público sobre asuntos como la segunda vuelta, la reelección presidencial, la ciudadanización de las mesas electorales, la entrega de credenciales con nombre y apellido del portador y la subsistencia de los partidos políticos que no logran cubrir el número de delegados en las mesas electorales, y el riesgo de la pérdida total de la confianza en el sistema democrático, en particular de los más jóvenes.

Este grupo de profesionales plasmó sus ideas un comunicado práctico que fue firmado por el sacerdote German Cálix, en presentación de Caritas; el sociólogo Víctor Meza, del Centro de Documentación de Honduras (CEDOH); la socióloga Julieta Castellanos, del Instituto Universitario en Democracia, Paz y Seguridad (IUDPAS), entre otros.

Nota relacionada Partido Liberal se pronuncia por segunda vuelta y un plebiscito para definir la reelección

El sociólogo Meza denunció la falta de cumplimiento de los plazos electorales, en donde señaló que existe una evidente tardanza. “El tiempo político de los legisladores no es igual al tiempo histórico del país, que urge de renovar y reformar el sistema político electoral. Las reformas planteadas pueden servir para avanzar y otras para retroceder”, aseguró.

Meza agrega que en el dictamen para la nueva Ley Electoral hay unas reformas que se hacen para consolidar el estatus quo y expresó que, tras un análisis minucioso, identificó que si se compara con la ley vigente, muestra que las diferencias sustanciales son mínimas.

“Algunos dicen que bastaba con reformar la ley vigente. Podría decir que temas sustanciales para la modernización, están ausentes en el texto del proyecto de ley”, dice Meza y agrega que han dejado temas importantes como la segunda vuelta o el balotaje para última hora.

El experto dejó ver su preocupación por temas como la ciudadanización de las mesas y distribución de cuotas para la deuda política, aunque reconoció que con la nueva ley se hará muy difícil el manejo de credenciales.

Además, en esta participación virtual participaron los empresarios Armando Urtecho, del Consejo Hondureño de la Empresa Privada (Cohep y Adolfo Facussé, de la Asociación Nacional de Industriales (Andi). Así como el economista Ismael Zepeda, representante del Foro Social para la Deuda Externa y Desarrollo de Honduras (Fosdeh) y Yovanny Argueta, de SIEN Comunicaciones.

El empresario Urtecho expresó su preocupación por las múltiples voces que han salido a decir que es posible que Juan Hernández vuelva a lanzarse a la presidencia: “A nosotros nos preocupa eso”, dijo.

“Preocupa que las normas nuevas no den la seguridad jurídica que requiere el país y que se genere violencia al final de las elecciones. Debemos avanzar hacia establecer reglas claras. No aceptamos que el presidente actual vuelva a lanzarse”, expone.

La REDH manifiesta que vigilará que el proceso electoral sea visto como algo integral, más que como acontecimientos organizados de forma discontinua o separada y expone que el pueblo hondureño debe fiscalizar el funcionamiento de las instituciones electorales, clientelismo, compra de votos, gasto público, participación política de mujeres, indígenas, afrodescendientes, personas LGTBIQ y con discapacidad, violencia política, financiamiento de campañas, perfiles, propuesta y plataformas de candidatos y candidatas y la observación del día de las elecciones generales, de forma cualitativa y/o cuantitativa.

El padre católico German Reyes dijo que la nueva Ley Electoral busca mantener el control de los tres partidos mayoritarios, ya que es una normativa para protegerse en el próximo gobierno. “No se está abriendo el espacio para la ciudadanía. Los tres partidos controlarán de las mesas. Quedamos en manos de las mismas personas que han estado gobernando este país”.

Por su parte, el economista del Fosdeh Ismael Zepeda expresó que existe un notable desinterés en diseñar un plan para asignar presupuestos a los órganos electorales, evidenciado en que se les ha aprobado muy poco presupuesto y eso conllevará a que después se tomen decisiones a la ligera en cuestiones trascendentales, como la transmisión de los resultados electorales.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.