Actualidad|Noticias Destacadas

Aumento acelerado de la inflación pone en peligro de inseguridad alimentaria de  6.2 millones de hondureños

Aumento acelerado de la inflación

Compartir

Tegucigalpa.- Al menos 6.2 millones de hondureños se encuentran en riesgo de inseguridad alimentaria, siendo los departamentos de Gracias a Dios, Lempira y La Paz con más riesgo debido al aumento acelerado de la inflación que repercute en el costo de vida, según boletín de la Unidad Técnica de Seguridad Alimentaria y Nutricional (UTSAN) de la Universidad Nacional Autónoma de Honduras (UNAH).

El boletín denominado “La seguridad alimentaria: un desafío en tiempos de la inflación”, expone que el 66,3% de la población hondureña, es decir, seis millones 360 mil 917 personas se encuentran en peligro de inseguridad alimentaria, de esta, 2.2 millones se encuentran en crisis.

Las cifras que expone el observatorio universitario indican que, del total de la población, 38.8% se encuentran en una condición acentuada, 33.7% en riesgo, 23.9% en crisis y 3.7% en emergencia.

Noticia relacionada CEPAL expone que guerra en Ucrania hunde a Honduras en inflación, pobreza e inseguridad alimentaria

Los departamentos que enfrentan mayor afectación son Gracias a Dios con el 43% de su población en riesgo, factor que se incrementa con el abandono y vulnerabilidad ante efectos climáticos en esa región que las recientes lluvias acabaron con más del 90% de su producción agrícola; también, Lempira con el 32% y La Paz con el 30%.

Esta crisis se debe al incremento acelerado de la inflación, según estadísticas del Banco Central de Honduras (BCH), mayo cerró con una inflación de 9,09% contrario a 2021 que fue de 4.84 y en 2020 de 2.29.

Para enero del presente año la inflación cerró en 6,18%, en febrero pasó a 6,37%, en marzo fue de 6,96 y para abril se disparó a 8,35%, la tendencia indica que se cerrará el año con una inflación superior al 10% cuando las proyecciones eran menores.

El 65% de esta inflación es importada debido a la guerra entre Rusia con Ucrania que genera un incremento sustancial en los precios de los combustibles a nivel internacional, que repercute en el alto costo de transporte y suministros afectando el comercio mundial.

Honduras además continúa enfrentando los efectos devastadores de los huracanes Eta y Iota en 2020 que redujo la producción nacional sumado a los efectos de la pandemia del SARS-CoV-2 repercutiendo en el aumento de precios en bienes y servicios elevando el costo de vida y restringe el poder adquisitivo lo que agrava la inseguridad alimentaria.

Noticia relacionada Conflictos internacionales y subsidios a la energía agudizan alto costo de vida de hondureños

“La inflación impone restricciones de consumo a los hogares y provoca que los mismos pierdan poder adquisitivo por las constantes alzas en los precios de los bienes y servicios, desfase que no puede ser compensado en el corto plazo con los ingresos que se perciben, dado que estos no tienden a incrementarse al ritmo de la inflación”, expone el documento.

Según el Consejo Hondureño de la Empresa Privada (Cohep), Honduras es el segundo país de Centroamérica con mayor tasa de inflación con 9.09% solo superado por Nicaragua con 9.95% seguido de Costa Rica con 8,7%, El Salvador 7.48%, Guatemala 5,82% y Panamá 3,65%.

Para el oficial de políticas económicas del Cohep, Alejandro Kafatti, “no atender pronta y oportunamente las repercusiones que podría generar esta crisis” pone en mayor riesgo a la población que demanda generación de empleos.

“El tema de la guerra ha venido a generar un freno a la recuperación económica que estaba viviendo el mundo y particularmente Honduras luego de la crisis que generó la pandemia del Covid-19. La mejor forma de reducir la pobreza, es generar empleo pero necesitamos tener las condiciones para atraer inversión extranjera y aumentar inversión pública”, dijo.

MEDIDAS URGENTES

La UNAH expone una serie de medidas para enfrentar la inseguridad alimentaria que van apoyar a los productores tanto pequeños como grandes, crear medidas adecuadas y eficaces de prevención, preparación y respuesta, facilitar la asistencia y ayuda humanitaria a través compensaciones sociales o de trabajo por alimentos.

Noticia relacionada Mujeres campesinas olvidadas por el sistema financiero en Honduras

Asimismo, inyectar nuevos recursos al sector agrícola a través de créditos, disminución de los impuestos a la producción, generar en el corto plazo un plan o estrategia de reactivación económica, realizar una reingeniería en la Suplidora Nacional de Productos Básicos (BANASUPRO) con la finalidad de que cumpla con su misión de ser un proveedor y estabilizador de precios.

También, supervisar y mantener operativa la cadena productiva de alimentos para garantizar que estos sean de la calidad requerida, revisar aranceles e impuestos internos.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

El comentario no puede estar vacío
Por favor rellene el usuario
Es necesario escribir un correo válido

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.