Mujeres campesinas olvidadas

Mujeres campesinas olvidadas por el sistema financiero en Honduras

Compartir

 

Redacción: Marcia Perdomo

Tegucigalpa. Honduras es un país de inequidades, pero la disparidad se vuelve absoluta en la zona rural, especialmente cuando se es mujer y se quiere acceder al sistema financiero.

Durante años, organizaciones de mujeres campesinas han denunciado la falta de acceso a tierra, recursos financieros y acceso a empleo. Sin embargo, esta realidad no ha sido enfrentada mediante una política integral que salde la deuda que el Estado tiene con la mujer campesina.

Las cifras del estudio “Situación Actual de las Mujeres Rurales en Honduras” revela un abismo en la prestación de servicios financieros entre la zona rural en relación al área urbana.

A tal grado, que el 48% de los puntos de servicios del sistema financiero, incluyendo cooperativas, tienen su sede en los departamentos de Francisco Morazán y Cortés. Mientras que menos del 10% tienen cobertura y acceso a los servicios financieros en los departamentos de Ocotepeque, Lempira, Intibucá, La Paz y Valle. Todos fronterizos con la República de El Salvador y que tienen municipios que reportan índices de pobreza superiores al 90%, según información citada por el estudio.

Estos datos, pese a que las cifras macros de la Comisión Nacional de Banca y Seguros (CNBS), mencionada en el informe, revela que la participación de mujeres en el sector cooperativo alcanza el 58% del total de afiliados de 87 cooperativas a nivel nacional y que el 52% de depósitos en el sistema financiero corresponde a mujeres.

irrumpen en sede de mujeres campesinas
Yasmín López, coordinadora general del Consejo para el Desarrollo Integral de la Mujer Campesina

La coordinadora general del Consejo para el Desarrollo Integral de la Mujer Campesina (Codimca), Yasmín López, dijo a Criterio.hn que hay una ausencia de acciones afirmativas tanto por parte del Estado como del sector privado, y la alianza público-privada para el sector campesino, las mujeres del agro rural nunca la han visto.

“Tenemos algunas prácticas de las cajas rurales y esas son las que de alguna manera han mitigado, pero esto es desde la organización no desde el Estado”, manifestó. Estas involucran no solamente el ahorro económico, sino también la protección y conservación de las semillas criollas y nativas de las comunidades. No obstante, estas acciones son pequeñas y no tienen el alcance que quisieran.

“Para que llegue financiamiento hasta las comunidades donde nosotras estamos es bien difícil, porque las financieras por lo común siempre se quedan en las cabeceras departamentales pero nunca llegan hasta las comunidades”, manifestó.

Otro impedimento en el tema de acceso a financiamiento, son las garantías en un país donde dos millones de mujeres campesinas no son propietarias de la tierra que siembran y quienes sí cuentan con documentación que las acredita como propietarias deben pagar costosos avalúos, que no están al alcance de una mujer que vive de la siembra en la zona rural.

Esto es especialmente relevante pues según datos recogidos en el estudio y que provienen del Instituto Nacional de Estadística (INE) se habla de que 7 de cada 10 mujeres rurales no reciben paga por sus oficios domésticos ni por trabajos agrícolas.

En la misma línea, entre 2011 y 2020, el Instituto Nacional Agrario (INA) entregó un total de 78,975 títulos de propiedad a nivel nacional de los cuales el 62.7% corresponden a títulos entregados a hombres y el 37.3% a mujeres.

Únicamente los departamentos de Valle y Cortés mostraron condiciones de mayor acercamiento en el número de títulos entregados, 50.98% para hombres y 49.02% para mujeres y 55.16% vs 44.84% de manera respectiva. En el extremo de la desigualdad, en Lempira, Ocotepeque y Comayagua menos del 30% de los títulos entregados pertenecen a mujeres.

Esta serie de requisitos “que no tienen acción afirmativa hacia el trabajo de las mujeres rurales -y mucho menos de las mujeres en sectores vulnerables- impacta de manera negativa, porque ellas producen pero en tierras alquiladas, prestadas” afirmó López a Criterio.hn.

Hasta este momento, dijo López, todavía no se ha construido un verdadero plan que garantice el agro hondureño y que además cuente con acciones afirmativas hacia las mujeres.

El estudio “Situación Actual de las Mujeres Rurales en Honduras” es una publicación elaborada por la Articulación de Mujeres de La Vía Campesina en Honduras y el Consejo Para el Desarrollo integral de la Mujer Campesina (Codimca), con la asistencia de OXFAM Honduras.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

El comentario no puede estar vacío
Por favor rellene el usuario
Es necesario escribir un correo válido

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.