Femicidio en Honduras

Un futuro mejor con China Popular

Por: Marlin Oscar Ávila

Mucha satisfacción sentimos al ver cómo se está fortaleciendo las relaciones entre los estados de Honduras y China. La presidenta Iris Xiomara Castro aún se encuentra en Pekín amarrando inteligentemente los cabos que aún quedan sueltos.

No cabe ninguna duda de que estas relaciones le van a producir un salto cualitativo al desarrollo hondureño. Los 17 acuerdos que se han suscrito hasta ahora incluyen carreteras, puertos, telecomunicaciones, energía, seguridad alimentaria, ciencia y tecnología, investigación, construcción de infraestructura en comunicaciones, e incluye el centenario sueño hondureño de construcción de un tren que una el mar Pacífico con el Atlántico.

Se incluye un tratado de Libre Comercio, el cual seguramente está incluyendo la equidad que ignoran otros tratados del pasado con los otros gobiernos.

Ya sentimos que el país se estará soltando de las amarras que ha tenido con grandes compañías oligopólicas y monopólicas y sus altos precios por servicios a la ciudadanía. Incluso, vemos que el Gobierno puede invertir en algunos negocios, como el de comunicaciones, participando en competencia en iguales condiciones como ocurre en otros países como es el caso de Costa Rica.

El lograr acceso a otras fuentes financieras como el del banco de BRICS, le permite sacudirse de condiciones financieras menos codiciosas y le hará respirar en otras fuentes que le fortalezcan con nuevo oxígeno, donde la misma iniciativa privada, las pymes y MiPymes, logren implementar proyectos acompañadas con la asesoría de experimentados y milenarios chinos que hace cuarenta y cinco años se esforzaban como los catrachos en romper las cadenas de la pobreza.

Las relaciones con China Popular pueden ayudar a desaprender los malos negocios y aprender a manejar negocios y nuestros emprendimientos con transparencia y honradez, sin buscar otras formas obscuras de hacer negocios.

 La gran inversión china en infraestructura de la comunicación acelerará la circulación comercial de la producción sea esta de cualquier índole en el suelo hondureño, así como, sin lugar a dudas, se introducirán muchos productos de otras partes del mundo.

Tal parece que Honduras saldrá muy pronto de su letargo económico y social dada la relación que el gobierno de doña Xiomara está estableciendo con el gobierno de Xi Jinping.

Es plausible ver como el gobierno ha dejado de quejarse de los desastres cometidos por el largo periodo de gobierno nacionalista y ahora se dedica a proyectarse a un futuro más próspero basado en la inversión impulsada por con su dinamismo, inteligencia y astucia, contando con el apoyo de la empresa privada progresista y la ciudadanía organizada dispuesta a trabajar tesoneramente por un mejor futuro.

De esta manera, Honduras se une a otros países del área centroamericana que están impulsando sus relaciones comerciales, empresariales, científicas, técnicas e industriales con China Popular desde antes.

  • Marlín Óscar Ávila
    Graduado en Estudios para el desarrollo graduado en EE UU e Inglaterra. Gerencia de ONGs europeas y estadounidenses. Tres años fungió como alto funcionario de la cooperación canadiense para Centroamérica. autor@criterio.hn

Compartir 👍

Podría interesarte