Trabajadores de maquila de Choloma suspendidos por nueve meses continuos

Por: Redacción CRITERIO.HN

redaccion@criterio.hn

Tegucigalpa.-Después de cinco meses de estar suspendidos de sus puestos  de trabajo, 250 operarios de la  fábrica maquiladora Finessa Protexa del parque industrial Inhdelva en Choloma Cortés, se presentaron a trabajar la mañana de este lunes, pero fueron sorprendidos por sus patronos con una nueva  suspensión de cuatro meses más.

La decisión de esta empresa obliga a los trabajadores a permanecer sin percibir salarios durante nueve meses, una situación que se vuelve injusta y que se replica en miles de hondureños que han sido suspendidos de sus puestos de trabajo por los efectos de la pandemia del Covid-19. Muchos de ellos se mantienen en las calles mendingando ayuda para alimentar a sus familias.

Los trabajadores de Finessa se tomaron los portones del parque industrial Indelva, exigiendo al gobierno y a la empresa, que les cumplan los acuerdos, porque llevan cinco meses sin recibir salarios.

Esta empresa tiene 500 trabajadores y suspendió operaciones el 16 de marzo pasado bajo el amparo del estado de excepción que obliga a los hondureños a permanecer confinados y a un decreto Ejecutivo que autorizó a las empresas a firmar acuerdos de suspensión laboral. Sin embargo, los 120 días de suspensión vencieron el pasado 16 de julio, pero un 50 % de los obreros no ha sido reintegrado a sus labores y les anuncian que seguirán así, cuatro meses más.  

En marzo pasado, el gobierno autorizó a las empresas maquiladoras a dejar sin empleo a sus trabajadores, mediante la suspensión de los contratos de trabajo a miles de obreros y el 15 de julio pasado, el secretario del Trabajo, Carlos Madero, anunció la decisión de seguir favoreciendo a los empresarios y les amplió el plazo de suspensiones en perjuicio de los trabajadores.

Noticia Relacionada: Anuncian 60 días más de suspensión laboral para más de 200 mil trabajadores

De acuerdo con la ley todos los obreros de la empresa Finessa, de Choloma, Cortés debieron ser reintegrados el 16 de julio cuando finalizó el plazo de los 120 días de suspensión, pero según han denunciado los afectados, ya llevan cinco meses (150 días) sin trabajar y nadie responde por ellos.

Para el dirigente de la Confederación Unitaria de Trabajadores de Honduras (CUTH), José Luis Baquedano, durante la emergencia del Covid-19 los grandes perdedores son los obreros suspendidos y despedidos, que por falta de empleo se mantienen en las calles pidiendo ayuda para alimentarse con sus familias.

Estimó que antes de la pandemia Honduras ya registraba 1 millón 600 mil personas desempleadas, pero que en los últimos cinco meses esa cifra se incrementó con 400 mil personas más que fueron despedidas y suspendidas de sus puestos de trabajo.   

“Hay dos millones con los despidos que se han dado con la masacre laboral porque los empresarios no se tocaron la conciencia para despedir y suspender a los trabajadores”, apuntó el dirigente obrero.

Cuestionó que a los empresarios y al gobierno no les importa el bienestar de los trabajadores que hoy están en las calles en calamidad doméstica porque no tienen dinero  para mantener a sus hijos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.