Nación.|Noticias Destacadas

Trabajadores de Honduras conmemoran su día encerrados y en la peor de sus crisis 

Trabajadores de Honduras

Un hombre regresa a su casa después de haber realizado sus compras en las afueras del mercado Zonal Belén de Comayagüela, hasta donde han llegado los vendedores ambulantes que antes de la emergencia sanitaria trabajaban en el interior de ese mercado, que funciona como central de abastos para la economía informal.

Compartir

Textos y fotos: Fernando Destéphen

redaccion@criterio.hn

Tegucigalpa. –Atrás quedaron las consignas del Primero de Mayo. Las calles y avenidas de Tegucigalpa y las del resto del país amanecieron vacías sin nadie que grite a los cuatro vientos los quejas y demandas de los obreros que hoy están confinados en sus casas ante la pandemia por el Covid-19.

También lea: OIT advierte que la mitad de la población activa mundial podría llegar a perder los medios de vida

Hoy se conmemora el Día Internacional de Trabajo, pero la emergencia sanitaria impidió que los sindicatos y trabajadores organizados salieran a las calles a realizar su acostumbrada marcha.

Este viernes 1 de mayo es diferente. Allá en el bulevar Comunidad Económica Europea, en el barrio La Granja de Comayagüela, centro de concentración de los trabajadores, lucio vacío. No hubo pancartas, camisetas y gorras. Tampoco ventas de horchata y baleadas, ni venta de souvenirs.

Todo ha pasado como un día más de la cuarentena, probablemente muchos están encerrados añorando volver a trabajar para lograr sus ingresos que les garanticen su sobrevivencia, pero otros están en incertidumbre ante el miedo que al salir del confinamiento los despidan. Y es que, a raíz del estado de excepción en vigencia desde el 16 de marzo, en Honduras muchos han perdido sus empleos, a otros les han suspendido los contratos de trabajo y la mayoría de la población que vive del comercio informal, y que ronda el 70 % de la Población Económicamente Activa, se encuentra paralizada.

La pandemia, que ha traído un colapso en la economía mundial está haciendo estragos en Honduras, tanto así que la Cámara de Comercio e Industria de Cortés (CCIC) vaticinó a principios de abril, que, si no se asumen medidas radicales para salvar los puestos de trabajo, el desempleo en subirá al 32 %.

El panorama se complica más luego de que la Organización Internacional del Trabajo (OIT) advirtiera esta semana que  “la caída constante de las horas de trabajo a nivel mundial a causa del brote de COVID-19  significa que 1.600 millones de trabajadores de la economía informal, es decir, casi la mitad de la población activa mundial, corre peligro inminente de ver desaparecer sus fuentes de sustento”.

Los orígenes del Día Internacional de los Trabajadores se remontan a 1886 en Estados Unidos, para conmemorar la gesta de los Mártires de Chicago por reivindicar el derecho a una jornada laboral de ocho horas.

Después de una huelga que duró varios meses en los campos bananeros de la zona norte, por la explotación de las empresas bananeras estadounidenses, los trabajadores hondureños lograron en 1954 la aprobación del Código del Trabajo. Sin embrago, con el paso de los años todas las conquistas logradas en aquella oportunidad se han venido abajo a partir de 2014 con la aprobación de leyes que favorecen al capital por encima de los derechos básicos de la fuerza laboral.

Lea además: Desempleo será de 32 por ciento: advierte la gran empresa

Trabajadores de Honduras
Un hombre regresa a su casa después de haber realizado sus compras en las afueras del mercado Zonal Belén de Comayagüela, hasta donde han llegado los vendedores ambulantes que antes de la emergencia sanitaria trabajaban en el interior de ese mercado, que funciona como central de abastos para la economía informal.

 

Trabajadores de Honduras
Una pareja de obreros colgó y tendió su inventario de ropa en la acera y en las cortinas de un comercio en el Bulevar del Norte, Comayagüela. La ropa no es esencial casi nadie la compra, pero a pesar de esto, esta pareja salió de su encierro, prefieren arriesgarse y enfrentarse a la Policía Nacional o al Sars-CoV-2, que quedarse en casa con los brazos cruzados.
Trabajadores de Honduras
Los vendedores del comercio informal han transformado el Bulevar del Norte en una extensa venta de frutas y verduras, accesorios para celulares, ropa, piscinas y salvavidas. Estos últimos productos comprados con anticipación para la temporada de verano, que está próxima a irse, al igual que su inversión y sus ganancias.

 

Trabajadores de Honduras
Una mujer de la tercera edad es descontaminada en esta cabina instalada en la entrada de la Feria de El Agricultor y el Artesano en las cercanías del Estadio Nacional. En los costados de la cabina se pueden ver los logos del Partido Libertad y Refundación.

trabajadores de Honduras
Un adulto mayor carga una bolsa reutilizable mientras camina hacia la salida de la Feria de El Agricultor y Artesano. Este mercado se abre tres días a la semana (miércoles, jueves y viernes) y para seguridad y comodidad se están tomando varias medidas de bioseguridad como el uso de mascarillas por parte de los clientes y compradores, toma de temperatura, desinfección en una cabina, la separación de los puestos en al menos cuatro metros, entre otras.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

El comentario no puede estar vacío
Por favor rellene el usuario
Es necesario escribir un correo válido

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.