Tiempo de descubrir, Irene

Patricia Murillo

Por: Patricia Murillo Gutiérrez

Escuchamos con atención a la señora Irene Galeano Gaborit, hija de crianza de Rafael Leonardo Callejas Romero, expresidente de la república 1990 a 1994, en el que ella  describe las ultimas y agónicas horas que vivió su  padrastro en Tegucigalpa, en la antesala de un cambio radical en su vida, cuando a los 72 años, por fin enfrentaría un atisbo de la justicia terrenal y previamente en el país donde se profesionalizó y que desde el 2006 le había quitado la visa por achacarle corrupción: los Estados Unidos.

Irene describe el triste papel que jugó en esa dramática salida, el canciller actual. Y  también ejecutivo de Ingeniería Gerencial, Arturo Corrales Álvarez, a quien según ella, su papa adoptivo, le dio los primero contratos en su gobierno. Ella se lamenta del papel jugado por el mismo Partido Nacional y Casa de Gobierno, en mano de los herederos políticos de Callejas, el otrora  Llamado “ hombre Biónico” que hoy quedo como un hombre de papel y parece que usado y desechado por lo que ayer le endulzaban con lisonjas y palabras bonitas sus oídos.

IRENA GALEANO

Así es Irene, así es el declive de los que ya resultan molestos, un estorbo al poder, a las elites, a las oligarquías a las que bien sirvió su padrastro. Y es que las expresiones que según usted le lanzo Corrales Álvarez de que “te vas y te vas” es nada más  y nada menos la postura distante que ellos, los mandaderos de los poderes, toman de los individuos que cayeron en desgracia, que se hunden en el fango y no les conviene recibir en esa caída, ni una minúscula gota de porquería.
Cuando Callejas gana por fin, tras ser embaucado con una anti constitucional opción B, que se sacaron de la manga los de siempre allá en 1984, Irene era una niña y poco se les puede pedir  los niños para que comprendan la magnitud de los actos de sus padres.

Ella como sus hermanos se crio en cunas de oro, alejada del mundanal ruido  y la emanaciones que da la pobreza y la miseria que se acrecentaron con la llegada del más crudo, duro, rudo y cruel neoliberalismo, que implanto obediente Rafael Leonardo.

Irene le diré, que empezamos a conocer la era de los paquetazos, que significaban realmente en el salario de los hondureños y hondureñas, las medidas impuestas por los organismos financieros internacionales los nefastos OFis y que tan alegremente desarrollo su padrastro.

Tras la miopía de los hondureños que le votaron, que creyeron en su oferta, obnubilados por campañas propagandistas , igual  que ahora sus herederos, ofrecían una vida mejor, las querencias se empezaron a alejar con  los días, porque el Lempira nuestra moneda empezó su meteórica caída, todo se encareció y se abrieron las puertas a los viles negocios de las transnacionales privadas con sus malinches, es decir, traidores nativos hondureños, que nos  han llevado a convertimos al país americano con menor desarrollo humano.
Esta semilla envenenada que sembró Rafael, llego a procrear la malvada Coalianza, que hoy engulle todo lo que pueda tragar, voraz, impune y son que nadie pueda poner un alto a la barbarie que efectúa contra la identidad hondureña, pues nos está quitando hasta eso.

Pero usted Irene no sabe de estas  profanas cosas, para usted, su mundo no ha sido modificado para mal,  materialmente hablando ni un ápice, ni con las atrocidades financieras del panameño Ricardo Maduro, que también violando nuestra constitución  lo ungieron presidente el 2002, ni en nada le afecto el Golpe de Estado bien apadrinado por su papa, por su Partido Nacional y que decir del gobierno de Porfirio Pepe Lobo, ese que confeso, que bien sabia de lo que estaba pasando en el Instituto de Seguridad Social.

Es decir del latrocino que sufrió, pero que no dijo nada para no afectar a su Partido en las inminentes elecciones. En que le afecta  usted que en el IHSS se denunció entregaron óvulos alterados y que se murieron varios miles de personas, derechos habientes por supuestas deficiencias en el mismo.

Y menos con los terribles indicadores Irene en calidad de vida… que sabe usted de la promiscuidad con que viven infinidad de niñas y jóvenes que son abusadas por sus parientes en lo sexual y son explotadas laboralmente.

En que le afecta  usted con su agenda de vida tan bien reflejada en las revistas del corazón, esas que describen la vida rosada de una minúscula capa elitista en detrimento de las inmensas mayorías que viven a salto de mata, es decir con un ojo abierto y otro cerrado, para protegerse de los peligros infinitos que sufren.

En nada verdad… le sonara como que le habla una extraterrestre con esta “minucias” que jamás han estado en su mapa mental.
Pues vea lo que es la vida, tan impredecible, hoy en la etapa final de este 2015, usted, su familia, sin duda, su mama una señora que hizo una campaña un tanto rara Siembra un árbol como Norma…mm lo que nunca supimos que clase de norma tenia ella con esta siembra etc., y su círculo muy íntimo, en el que usted confía y cree tener absoluta lealtad, vienen a conocer los sinsabores de tener un ser querido en una prisión como cualquier otro presunto delincuente, alejado de los  mil encantos que da la burguesía enriquecida con el sudor del pueblo.

Y si no hay una fuerte base moral, los valores ciudadanos y el mínimo respeto por el prójimo a través de cumplir los derechos humanos, pues nos convertimos en simples veletas, al son de los vientos que soplen y   como no tenemos un engrasado eje que nos sostenga moral y cívicamente, pues podemos quebrarnos y romper nuestros músculos y alma, al enteramos que la vida vivida no merece ningún elogio, es más vacía  y sin perspectiva razonable que nos satisfaga plenamente.

En esta crisis que usted y su familia viven, le cuento que el pueblo hondureño en gran parte, quizá un 80 por ciento, libra una heroica batalla, llena de ideales que le permiten sobrevivir a la barbarie del capitalismo salvaje que condeno el Papa Juan Pablo  Segundo y que su padrastro fomento sin piedad.

Sin embargo, es clave la moral interior de cada uno, la conciencia e intuyo que la suya  podría entender que la vida no es lo que nos impone el Mercado, la banalidad del consumismo.

La invitamos Irene a que abandone lo que no le sirve y se nutra  de los valores de la solidaridad, la justicia  que anhela el pueblo hondureño.
 Sin duda arribara al inicio de una mejor vida. Y con sinceridad le deseamos a usted y su familia momentos de auténtica paz estas fechas navideñas, alejados de la mentira del sistema que hoy sufrimos. Incluso se lo deseamos a Rafael Leonardo que allá en las paredes estrechas que  hoy lo encierran, tendrá harto tiempo para  saber si es libre de pecados o no…

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.