Nación.|Noticias Destacadas

Salud y educación deben ser prioridad en reformulación de presupuesto 2021

reformulación de presupuesto 2021

Compartir

Por: redacción CRITERIO.HN

redaccion@criterio.hn 

 

Tegucigalpa. – Políticos y economistas independientes insisten en que el gobierno dé prioridad a los sectores de salud y educación en la reformulación del Presupuesto General de la República del 2021 que se apresta a efectuar el Congreso Nacional, especialmente en el segundo rubro, que podría vivir un nuevo ciclo con las aulas vacías a causa de la pandemia de Covid-19.

Helmis Cárdenas, presidente del Colegio Hondureño de Economistas, (CHE), manifiesta que ya existe preocupación en los organismos financieros internacionales por el nivel de endeudamiento externo que está adquiriendo el país.

En esta etapa de reconstrucción se vislumbran cierto grado de preocupación, aún en los organismos internacionales, que hablan de identificar todas las necesidades de inversión y determinar la participación del sector privado a fin de promover inversiones público-privadas, particularmente en la construcción de represas.

Liliana Castillo, ex presidenta del CHE, indicó que el presupuesto debe ser reorientado a satisfacer necesidades prioritarias urgentes que tiene el país, en especial en salud y educación.

“Sabemos que el sector salud va a ameritar durante mucho tiempo más recursos y no digamos el sector educación, donde los niños perdieron un año y posiblemente pierdan el que viene porque no se ha visto cercanía para resolver el problema de la pandemia y van a tener que recibir clases a distancia”, acotó.

Los proyectos no deben ser para resolver las dificultades del momento sino los problemas serán recurrentes, se presentarán todos los años con mayor impacto y los más afectados será la gente más vulnerable del país.

Julio Raudales, ex presidente del Colegio Hondureño de Economistas, (CHE), indica que en el contexto de la caída de los ingresos e inflexibilidades que presenta el presupuesto general de la república del próximo año, requiere concentrar los recursos en la etapa de rehabilitación la que podría tardar no menos de un año, por lo que la reconstrucción sería del 2022 en adelante, estima.

Raudales opinó que a diferencia del gobierno de Carlos Flores que, en 1999, tras el paso del huracán Mitch, tuvo apoyo internacional; hoy los fenómenos naturales suceden en un año más difícil porque vienen las elecciones y existe una confrontación histórica desde hace siete años entre la oposición y el gobierno.

“La oposición debe tener mucho cuidado en la forma como trata estos elementos, no puede hacer una oposición destructiva, podemos pensar todo lo malo que queramos, es un derecho, pero en la medida que seamos constructivos en este proceso, en esa medida se nos va a revertir el proceso si es que la oposición llega a ser gobierno”, recomendó.

Noticia relacionada Presupuesto 2021 debe ser discutido y aprobado con total transparencia: Frente Parlamentario Contra la Corrupción 

“Yo sé que es muy difícil, que las condiciones no están dadas, pero sino, lo que vamos a provocar es una debacle peor en el país que ya tiene problemas gravísimos en salud y educación, que demandan mucho más presupuesto en 2021”, concluye el analista.

OIDOS SORDOS       

Sin embargo, al igual que en la gestión de la pandemia de Covid-19, la conducción del país no escucha a la sociedad cuando el ministro de Finanzas, Marco Midence, confirmó este día una “inversión de choque en infraestructura productiva, infraestructura social, incluidas salud, educación e inversión social; y apoyo a las micro, pequeña y mediana empresa”, soslayando montos y asignaciones especiales en salud y educación.

Midence, confirmó reuniones esta semana con autoridades del legislativo a fin de reformular el instrumento financiero del año siguiente que mostrará en sus partidas las secuelas de la pandemia y los estragos que ocasionaron los huracanes Eta e Iota en la economía y la producción nacional.

Según el gobierno, se prevé una caída del 24 a 25% de los ingresos en tributos, por lo que la contracción llegará al 26%, equivalentes a entre 28 y 29 mil millones de lempiras para este año.

Por su parte el diputado de Libertad y Refundación, (Libre), Jari Dixon Herrera, señaló que el presupuesto del 2021 servirá como un disfraz de reconstrucción por el proselitismo político de la campaña electoral.

“Andar regalando esto, andar regalando lo otro con la excusa de que están reconstruyendo el país; una parte para proselitismo y la otra a la bolsa izquierda de los líderes de Partido Nacional. A eso va el presupueste de este año”, cuestionó.

El país no está produciendo nada, gastamos miles de millones en cosas que no producen nada; el presupuesto de las Fuerzas Armadas tiene que reducirse pues si bien es cierto hay que aplaudir algunas acciones individuales de algunos oficiales en los huracanes, la institución es una institución que está al servicio de una dictadura, que avala fraudes electorales, reelecciones ilegales y que sale a asesinar a su gente cuando el pueblo sale a protestar

Ese dinero debería de reducirse drásticamente para gastarlo en otras cosas más importantes para el pueblo hondureño, como la salud que se está agravando con el Covid-19, no tenemos hospitales móviles y corrupción en compras de materiales de bioseguridad

El presupuesto no viene muy diferente a lo que ha sido en otros años, y más este, en que el Partido Nacional está recolectando dinero para su campaña, a comprar votos, a eso es a lo que van”, concluye.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

El comentario no puede estar vacío
Por favor rellene el usuario
Es necesario escribir un correo válido

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.