Ola feminista de LasTesis llega a Honduras

El mensaje de la agrupación feminista chilena LasTesis se viralizó en todo el mundo; Honduras no ha sido la excepción.

Ola feminista

Por: Redacción CRITERIO

redaccion@criterio.hn

Tegucigalpa. – “Y la culpa no era mía, ni dónde estaba ni cómo vestía… el violador eres tú», el potente himno feminista que se extendió desde Chile y que este jueves fue cantado en la capital hondureña por una ola feminista que transmitió un mensaje de protesta contra el Estado y los actores claves de la opresión y violencia contra las mujeres de este país centroamericano, uno de los más machistas del continente americano.

Noticia Relacionada: Impunidad del 90 % de crímenes contra mujeres alarma a organizaciones feministas en Honduras

Ninoska Alonzo, una joven del movimiento feminista, llegó a las 11:00 de la mañana a la Plaza Los Dolores a practicar el cántico que una hora más tarde retumbo y llamó la atención de decenas de curiosos que pasaban por el lugar, ubicado en el centro histórico de Tegucigalpa.

Las hondureñas, en su mayoría jóvenes universitarias, se pusieron pañuelos verdes en sus muñecas y cuello y vendas negras en sus ojos, para replicar las acciones del Colectivo LasTesis de Chile, que se ha viralizado en las redes sociales para hacer conciencia y demandar un cese a la violencia contra las mujeres.

 Ninoska dijo a CRITERIO que la intensión de la actividad era posesionar la no violencia contra las mujeres y condenar las acciones del “narcoestado” que permite que se perpetúe la impunidad para mantenerse en el poder.

En lo que va del año en Honduras se registran 365 feminicidios, según datos de organizaciones defensoras de derechos de la mujer. Las mujeres también son objeto de violaciones sexuales. Este tipo de violencia casi no se denuncia porque las víctimas no creen en la institucionalidad, en virtud que más 96 % de los casos permanece en impunidad.

Ola feminista

La trata de personas, que afecta mayormente a las mujeres, ha incrementado en los últimos años con la presencia y profundización del narcotráfico. Este problema, según Ninoska, ha sido invisibilizado “por el narcoestado y se perpetua a partir del crimen organizado que acumula grandes riquezas a partir del tráfico de personas.

Otro de los flagelos que aquejan a las mujeres hondureñas son el desplazamiento y la migración.

En su cántico las feministas señalaron como actores opresores al régimen de Juan Hernández, a los jueces y magistrados de la Corte Suprema de Justicia, a los policías y militares, a la iglesia católica liderada por el cardenal Óscar Andrés Rodríguez Maradiaga y a la Confraternidad Evangélica, por involucrarse junto a la iglesia católica, en la toma de decisiones del Estado, pese a que la Constitución establece que Honduras es un Estado laico.

Ola feminista
Las feministas demandaron a la iglesia católica que se posicione políticamente en favor de las grandes mayorías y deje de replicar las prácticas machistas, misóginas, racistas y colonialistas que se practican contra la mujer y la población en general.

Derechos sexuales y reproductivos

Las feministas demandaron también que se elimine la prohibición sobre la venta de las Pastillas Anticonceptivas de Emergencia (PAE) que fueron sacadas del mercado a partir del golpe de Estado de 2009.

Honduras es el único país en el continente americano en donde el Estado prohíbe la venta de la PAE, siendo esto una clara violación a los derechos sexuales y reproductivos de la mujer

Ninoska agradeció y reconoció el trabajo que por años han venido realizando las organizaciones de mujeres en Honduras, de quienes—dijo— el colectivo feminista ha aprendido muchas cosas para impulsar la lucha.

Ola feminista

A la actividad se hicieron presentes mujeres con vasta trayectoria en la defensa de los derechos de las mujeres. Una de ellas fue Jessica Sánchez, coordinadora del Grupo Sociedad Civil (GSC) quien manifestó su satisfacción por la organización del evento.

Sánchez apuntó que la mujer hondureña, especialmente la más pobre, está sufriendo por la operatividad del crimen organizado que está reclutando a sus hijas e hijos. Las mujeres sufren también porque sus hijas están siendo violadas por los miembros de las maras y pandillas y por los narcotraficantes.

La coordinadora de GSC condenó que el Estado hondureño no invierta en las mujeres. “Hace dos semanas dieron 60 millones para la Fenafuth (Federación Nacional de Fútbol de Honduras) y las casas refugio están peleando este año por dos millones de lempiras y para el 2020 ya no aparecen en el presupuesto”, cuestionó.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.