Niñez y juventud: El rostro de la violencia en Honduras

En los últimos 10 años, 2,534 menores de edad han muerto de forma violenta en Honduras

Tegucigalpa, Honduras. – Históricamente Honduras atraviesa una crisis de violencia, siendo la niñez y la juventud las principales víctimas de asesinatos en el país centroamericano.

Del 1 de enero al 31 de agosto, la violencia ha cobrado la vida de 481 niños, niñas, adolescentes y jóvenes, según el monitoreo de medios de la Red Coordinadora de Instituciones Privadas Pro las Niñas, Niños, Adolescentes, Jóvenes y sus Derechos (Coiproden).

Wilmer Vásquez, director de Coiproden. Foto: Horacio Lorca/Criterio.hn

“La violencia generalizada se ha convertido en uno de los problemas que afecta de manera directa a la niñez, adolescencia y juventud”, refirió Wilmer Vásquez, director ejecutivo de la Red Coiproden.

Las cifras son alarmantes, debido a que al hacer un comparativo con los asesinatos ocurridos entre enero y agosto de 2022, se registra un incremento del 16 % de las muertes violentas, es decir, 79 muertes más.

Ante este panorama, Migdonia Ayestas, coordinadora del Observatorio Nacional de la Violencia (ONV) de la Universidad Nacional Autonomía de Honduras (UNAH), señaló “el rostro de la violencia en Honduras son la niñez y la juventud “.

De interés: Ante muertes violentas de niñez y juventud, Sociedad Civil pide convocar el Sistema de Garantía de Derechos de la Niñez

ESTRATEGIA DE PREVENCIÓN DE LA VIOLENCIA

La Organización Panamericana de la Salud (OPS), señala que la prevención de la violencia juvenil requiere un enfoque integral, que aborde los determinantes sociales de la violencia, como la desigualdad de género y social, los bajos niveles de protección social y de inclusión social.

En ese sentido, analistas sugieren que el Estado debe apuntar a un enfoque integral que ataque la raíz de las violencias y sus consecuencias que además perpetúan los ciclos de pobreza, dolor e impunidad.

“Necesitamos una política integral de seguridad y convivencia ciudadana que de cuenta de la integración bases fundamentales, como la prevención, control y disuasión, rehabilitación y reinserción social”, urgió Migdonia Ayestas.

Armando Orellana, sociólogo e investigador. Foto: Jorge Burgos/Criterio.hn

Por su parte, el sociólogo Armando Orellana, se debe hacer énfasis en la convivencia ciudadana, ya que la violencia no puede ser medida únicamente por el número de homicidios.

De igual manera, sugirió que las estrategias en materia de seguridad, no sólo tienen que enfocarse en generar fuentes de empleo para la juventud, sino en el fortalecimiento de las capacidades, a través del acceso a la educación de calidad. “La atención debe ser focaliza en los barrios pobres en situación de conflictividad para desactivar la violencia”.

Actualmente Honduras esta bajo un estado de excepción, implementado desde el 6 de diciembre de 2022, que limita las garantías constitucionales de la ciudadanía hondureña.

Para el sociólogo Armando Orellana, esta medida represiva debe ser acompañada de un fuerte trabajo social para desarrollar un diagnostico sobre las causas estructurales y coyunturales.

En ese sentido, enfatizó en entrevista con Criterio.hn, que ese trabajo de intervención del Estado debe ser respaldado y acompañado por organismos no gubernamentales, nacionales e internacionales.

Lea: Desplazamiento forzado: única solución ante la violencia

DATOS ALARMANTES

El Observatorio Nacional de la violencia (ONV), refiere que la vulnerabilidad de morir de manera violenta se centra especialmente en personas entre 20 y 39 años de edad.

De acuerdo con Migdonia Ayestas, una de las principales causas de la violencia en Honduras es la narcoactividad, y los móviles son el sicariato y las riñas desencadenadas por el crimen organizado y las enemistades.

Datos de la Secretaría de Seguridad, indican que, en los últimos 10 años, 2,534 menores de edad han muerto de forma violenta en Honduras.

Casa Alianza Honduras, refiere que las muertes de menores de edad están asociadas con el crimen organizado responden a situaciones de reclutamiento forzado, cobro de extorsión, venta de drogas y sicariato.

Migdonia Ayestas, coordinadora del Observatorio Nacional de la Violencia. Foto: Horacio Lorca/Criterio.hn

Ante esto, Migdonia Ayestas, instó a desarrollar un análisis sobre la raíz de cada una de las causas de la violencia para buscar mecanismos funcionales en la reducción de ese flagelo. De acuerdo con la especialista en materia de seguridad “sino conocemos nuestros problemas y hacia dónde van nuestras estrategias, difícilmente vamos a reducir la violencia”.

Sólo en agosto, según la data de la Red Coiproden, se registraron 𝟓𝟐 𝐯í𝐜𝐭𝐢𝐦𝐚𝐬 a causa de la violencia. De los cuales el 88% fueron jóvenes entre los 18 a 30 años de edad y el 12% fueron niñas y niños entre 0 a 17 años.

  • Breidy Hernández
    Amante de la lectura y la naturaleza, una mujer con la convicción firme que todos podemos hacer cambios significativos en la sociedad, por eso mi objetivo es exponer las injusticias que adolece la ciudadanía. Busco incidir, a través del periodismo, en la defensa y promoción de los derechos humanos, evitando caer en la complicidad de callar ante las injusticias y la corrupción. breidyhernandez@criterio.hn

Compartir 👍

Podría interesarte