Minoría hondureña lucha por una forma de vida amenazada

 

Una comunidad próspera para la minoría garífuna está luchando contra lo que ven como un esfuerzo concertado para expulsarlos de sus tierras ancestrales

 

Por: Christopher Clark

LA CEIBA, Honduras, 28 de agosto (Fundación Thomson Reuters) – Hace seis años, el asentamiento hondureño de Vallecito estaba casi abandonado. Ahora es una comunidad próspera para la minoría garífuna y el corazón de su lucha contra lo que ven como un esfuerzo concertado para expulsarlos de sus tierras ancestrales.

Cerca de 100 personas habitan en Vallecito, un conjunto de bungalows de adobe agrupados alrededor de un par de templos imponentes con altos techos de paja. Ahora tiene una escuela y pronto lanzará su propia estación de radio comunitaria.

La mayoría se mudó allí en los últimos años como parte de un esfuerzo concertado para recuperar tierras garífunas abandonadas debido a la amenaza de la violencia de los cárteles de la droga y la invasión de compañías de aceite de palma, entre ellas Francisca Arriola.

«La gente vino de las comunidades garífunas de todo Honduras para proteger este lugar», dijo el hombre de 59 años, quien se mudó de un pueblo cercano en 2012.

«Esta tierra pertenecía a nuestros antepasados. No podemos permitir que nadie nos la quite», dijo a la Fundación Thomson Reuters.

Los garífunas descienden de esclavos africanos y grupos indígenas y han habitado Vallecito en la costa caribeña del noreste de Honduras desde fines del siglo XVIII.

Su cultura combina la pesca y las tradiciones agrícolas del Caribe con una mezcla de música, danza y espiritualidad sudamericana y africana, y figura en la lista de patrimonio cultural inmaterial protegido de las Naciones Unidas

La tierra comunal ocupa un papel primordial y se transmite a través de la línea materna. 

La vegetación que rodea Vallecito todavía muestra signos de un presunto incendio provocado que casi arrasó el asentamiento Garífuna

hasta el suelo. Departamento de Colón, Honduras. Foto tomada el 11 de mayo de 2018. FUNDACIÓN THOMSON REUTERS / Christopher Clark 

 

‘EL CORAZÓN DE LA RESISTENCIA’

Vallecito es uno de los sitios ancestrales más antiguos de los garífunas en el continente y se les concedió títulos de propiedad oficial de las 980 hectáreas que componen el área en 1997.No obstante, durante muchos años se han enfrentado al hostigamiento, la intimidación y las amenazas sobre la tierra, según Amnistía Internacional.»Hubo un tiempo en que los hombres entraban con armas e intentaban sacarnos casi a diario», recordó Arriola mientras agitaba una gran olla de frijoles en un fuego abierto en la cocina común de Vallecito.

«Pero por ahora, las cosas están tranquilas».La activista Miriam Miranda dijo que la comunidad Vallecito se había convertido en el «corazón de la resistencia Garifuna» en Honduras, que Global Witness ha llamado el país más mortal del mundo para los activistas ambientales.Miranda, coordinadora general de la Organización Fraternal Negra de Honduras (OFRANEH), dijo que había amenazas persistentes a la existencia de la comunidad. En abril, un presunto incendio premeditado casi arrasó el asentamiento hasta el suelo.

Vallecito se encuentra dentro de una extensión de tierra designada como Zona de Desarrollo Económico y Empleo, o ZEDE, una iniciativa estatal para atraer inversionistas extranjeros a Honduras a través de la creación de enclaves económicos autónomos.

                                              Henry Norales, ingeniero agrícola jefe de OFRANEH, realiza un sondeo de la plantación de coco orgánico 
                                                           de la comunidad en Vallecito,  departamento de Colón, Honduras. Foto  Christopher Clark

Estos se basan predominantemente en proyectos de energía, minería y turismo a gran escala y OFRANEH dice que abarcarán a más de 20 de las 47 comunidades garífunas diseminadas a lo largo de la costa caribeña de Honduras. «Nunca antes había habido tantas amenazas a la subsistencia cultural de los garífunas», dijo Miranda. ‘UNA HISTORIA DE AMENAZAS’ El pueblo garífuna de Triunfo de la Cruz, a unos 250 km al oeste de Vallecito, se caracteriza por hileras destartaladas de casas de tablillas de colores pastel que se derraman sobre la blanca arena de Tela Bay, un floreciente centro de ecoturismo. Tela Bay es el hogar de un megaproyecto de turismo subsidiado por el estado insignia llamado Indura Beach and Golf Resort.

Nota relacionada Comunidades garífunas exigen cumplimiento de sentencia de la CIDH sobre sus territorios

 En 2014, unidades policiales y militares trataron de desalojar por la fuerza a 157 familias garífunas del área circundante como parte de un plan para ampliar el complejo, según un informe de Global Witness. «Debajo de la superficie perfecta del folleto de viaje [de Indura] hay una historia de amenazas, acoso y abuso de los derechos humanos», dijo el informe de Global Witness.

Al año siguiente, la Corte Interamericana de Derechos Humanos determinó que el estado de Honduras era responsable de la violación de los derechos de propiedad colectiva en Triunfo de la Cruz después de que el gobierno municipal local vendiera la tierra Garífuna a los desarrolladores.

El tribunal determinó que el gobierno hondureño había violado los derechos de los garífunas al «consentimiento libre, previo e informado», un principio clave de la Declaración de la ONU sobre los derechos de los pueblos indígenas. El portavoz presidencial, Ebal Díaz, no respondió a las múltiples solicitudes de comentarios. Indura declinó hacer comentarios, pero en un comunicado de prensa emitido en respuesta al informe de Global Witness, el complejo negó cualquier intento de expulsar a los garífunas.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.