Los traicioneros

 

Por: Moisés Ulloa

 

Como comienzan a separarse del narcodictador muchos que durante años han sido alimentados por su propia mano. Esa misma mano llena de dineros robados de lo más sagrado del pueblo, manchada con la sangre de los asesinados por su régimen y por el polvo blanco que lo ha sostenido en el poder.

La verdad que hoy muchos comienzan a limpiar sus casas, a tratar de poner todo en orden, borrando las huellas de su compadrazgo, de las grandes sociedades en las alturas, de las misas negras en donde se repartieron al país entero como si fuera un juego de monopolio, tirando los dados de una suerte mal habida que juraban duraría eternamente.

Hoy los vientos comienzan a cambiar, el cinismo de sus mentiras ya no surte el efecto de la maquinaria del billete repartido a los micrófonos pagados y a las plumas vendidas. La burbuja comienza a reventarse y con esta, el efecto dominó iniciará su proceso, el pueblo de espectador comenzará a ver el baile de los caídos y entre estos, a personajes esperados, pero también a muchos que vivieron disfrazados en una aparente oposición y no eran más que lisonjeros.

Traicioneros abundan en la vida, pero más entre los delincuentes. Entre ratas es normal comerse a las más débil cuando el hambre azota y se pinta del juego del sálvese quien pueda.

Las horas pasan en el sentido eterno y breve de lo inevitable, de lo evidente de una realidad que al chocar romperá los mundos ficticios creados por la codicia y el abuso del poder: los políticos de siempre que crearon un fraude, una reelección inventada, un líder impuesto por las armas y el dinero del tráfico y los empresarios cuyo negocio favorito han sido los contratos leoninos con el estado, de vender a 20 lo que cuesta 5, de recibir sin hacer; todos hoy sufren de madrugadas largas, ante la enorme posibilidad de perderlo todo lo que han de forma corrupta atesorado.

Ha de ser realmente complicado pasar de una mansión a un cuarto gris de 2×4, de las amantes al temor a la hora de tomar el baño semanal y de las vacaciones en sus playas privadas a raras veces ver el sol. Debe de ser complicado vivir la vida, sintiendo los pasos constantemente detrás. Ha de ser complicado haber sido también un traicionero con sus socios de la droga para luego ser traicionado por el peso de tus actos. 

Ha de ser complicado ser un narcodictador en el ocaso del poder, quizás por eso la botella empinada es la constante, la línea aspirada el único escape. La peor sentencia del poderoso es cuando ya está tan débil que no produce temor, ni lástima, simplemente no produce sentimiento alguno, pasa a ser un cero a la izquierda, una nota de descarte, un borrón y cuenta nueva.

Los traicioneros es lo único que ahora abundan y el sonido de los segundos del reloj haciendo un eco constante, como contando poco a poco la historia con una muerte anunciada, el tiempo de las facturas vencidas y del recolector que viene desde múltiples frentes, hasta del círculo más íntimo del narcodictador. El único consuelo quizás que le toca al narco gobernante es saber que junto a él se irán muchos, incluso aquellos que hoy traman como traicionarlo.

11 comentarios sobre “Los traicioneros

  • el febrero 12, 2021 a las 11:59 am
    Permalink

    Excelente reflexión. El ocaso del dictador y las ratas que buscan otro refugio o barco donde subirse. Ojalá este pueblo despertara de una vez por todas y reclame sus derechos en las distintas palestras. El fin se acerca ya…como cantara Frank Sinatra en «my way». Siempre es un gusto escuchar y leer los comentarios de Moises Ulloa.. con la ayuda de Dios que está nos levantamos y sacaremos a estos » bestias»del poder.

    Respuesta
  • el febrero 12, 2021 a las 5:48 am
    Permalink

    Buena redacción, pero a lo que se llamaba oposición ahora es parte de lo que nos gobierna aunque quieran demostrar lo contrario, entonces ¿ cuál es la alternativa?

    Respuesta
  • el febrero 12, 2021 a las 5:35 am
    Permalink

    Excelente nota sigan siempre hacia adelante y que dios los bendiga y les de sabiduria siempre. Votemos con sabiduria de dios

    Respuesta
  • el febrero 11, 2021 a las 9:06 pm
    Permalink

    Es correcto Moises, son cómo remoras que han nadado junto a un «tiburón», que hoy va quedando sólo y sin fuerzas. Sin embargo, ya buscan un nuevo refugio, para seguir alimentando su ego y su frágil forma de vida.
    ¡Éxitos y adelante! ¡El bien y la honestidad siempre triunfa!

    Respuesta
    • el febrero 12, 2021 a las 8:14 pm
      Permalink

      Muy buenas reflexiones sobre una dictadura oprobiosa como todas la lucha debe ser diaria y constante las dictaduras son duras de matar pero mueren ojalá que la nuestra caiga lo más pronto los vientos están a nuestro favor que así sea

      Respuesta
  • el febrero 11, 2021 a las 7:56 pm
    Permalink

    Guaooo que excelente nota. Ojalá esté pueblo hondureño, tome lección de está situación de país. No debemos permitir que está historia se repita y que dejemos de llevar ladrones y criminales confesos al poder.
    Hoy más que nunca tenemos la oportunidad de hacer las cosas bien, no sigamos votando por emoción partidaria, elijamos las personas por sus capacidades y honestidad de vida.
    Erradiquemos del espectro político y social a las lacras que convirtieron a Honduras en un narco Estado.

    Respuesta
    • el febrero 11, 2021 a las 8:26 pm
      Permalink

      Que buena redacción. Me gustó mucho la narrativa y e traslape del presente y el futuro que les espera.

      Respuesta
      • el febrero 12, 2021 a las 5:48 am
        Permalink

        Buena redacción, pero a lo que se llamaba oposición ahora es parte de lo que nos gobierna aunque quieran demostrar lo contrario, entonces ¿ cuál es la alternativa?

    • el febrero 12, 2021 a las 10:32 am
      Permalink

      Excelente opinión de la realidad en nuestro país , falta organizarnos en grupos de acción y de análisis para apoyar en capacitación a nuestros ciudadano en aspectos de problemas de país y tomar conciencia.

      Respuesta
      • el febrero 13, 2021 a las 4:22 am
        Permalink

        Cronica de una desbandada anunciada, pero también es la cronica de la la oprobiosidad y el saqueo sistematico de los recursos del pais y del secuestro de toda la institucionalidad del estado puestos a la orden del dictador, de nosotros depende que esto no vuelva a ocurrir

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.