Logo Cirterio.hn blanco

La lucha feminista antes, durante el nacimiento de Libre, y desde el gobierno

Tegucigalpa. – Los movimientos feministas se conforman de distintos puntos de vista y se desarrollan en diversos escenarios, pero como base deben manejar una agenda con las prioridades en cuanto a las luchas que impulsan el respeto y reconocimiento de los derechos de las mujeres.

La feminista y abogada, Adelay Carías, reaccionó ante Criterio.hn respecto a las afirmaciones de algunas compañeras, quienes manifiestan que la entrada de muchas feministas con cargos públicos en el Gobierno de Xiomara Castro Sarmiento (2022-2026), ha implicado que el movimiento feminista haya postergado o engavetado la agenda para cumplir con las prioridades del gobierno y, no solo de este, cualquiera en el que hayan participado o las haya empleado.

Adelay Carías, abogada feminista, experta ciencias sociales

Carías retomó que en el pasado efectivamente el gobierno si ha empleado feministas, pero con el objetivo de impulsar programas o políticas públicas específicas, sobre todo a finales de la década de los noventa, cuando se aprobó la Ley Contra la Violencia Doméstica, asimismo, en los momentos en que se aprueban y empiezan a ejecutar políticas sectoriales para el avance de los derechos humanos de las mujeres.

“En aquel momento muchas compañeras se embarcaron de lleno en la aventura de trabajar con el Estado, impulsando oficinas de atención directa a mujeres sobrevivientes de violencia e trabajando en iniciativas productivas con mujeres de todo el país”, apuntó la líder feminista.

Carías recordó que muchas de las feministas que incursionaron en el Estado terminaron dejando esos espacios con el gobierno, estaban muy enfermas y cansadas, ante la dificultad de resistir la impotencia, soledad y frustración que puede sentirse al trabajar con gobiernos corruptos e ineficientes.

Rememoró que se fortalecieron los espacios de coordinación entre el movimiento feminista y el gobierno, apoyaron el Instituto Nacional de la Mujer (Inam) y a otras instituciones del Estado, sobre todo las del sector justicia y salud.

“Sin ser parte del gobierno, las feministas junto con técnicas del gobierno preparábamos leyes y políticas públicas, actuando al mismo tiempo de veedoras del trabajo gubernamental”, destacó.

Lea también: Religiosos se oponen a la aprobación de la Píldora Anticonceptiva de Emergencia (PAE)

GOLPE DE ESTADO, FUERTE RETRASO

Sin embargo, todo dio un cambio rotundo con la interrupción del orden constitucional, ocasionada por el golpe de Estado del 28 de junio de 2009, lo cual significó un retroceso para toda Honduras.

“Desde el primer momento, las feministas no dudamos en irnos a las calles y en romper por completo el trabajo y las relaciones con el Estado. En ese momento, esta decisión fue congruente con todo el sentir del pueblo, no podíamos sentarnos a trabajar con un gobierno que nos mataba cada día en las calles, un gobierno que en el primer día del golpe de Estado prohibió la PAE (Pastilla Anticonceptiva de Emergencia), y que no dudó en asesinar cientos de mujeres y hombres con la fuerza de sus armas y poder”, expresó.

Las feministas en resistencia en el año 2010 después del golpe de Estados de 2009

Al recordar esos tiempos tan difíciles, cuyas secuelas siguen flagelando a la ciudadanía, mencionó que en las largas reuniones que abordaban las Feministas en Resistencia (Fer), llegaban olorosas del humo de las bombas lacrimógenas.

“Discutíamos qué hacer con el Estado y nos cuestionábamos la efectividad de la estrategia de la incidencia política hacia el Estado, como el medio más adecuado para lograr cambios a favor de las mujeres.

Si ya había pocas feministas trabajando en puestos del gobierno, después del Golpe de Estado prácticamente no quedaba ninguna. Solo quedaron unas pocas en puestos claves de gobierno, las que no dudaron en vender su alma por dinero y poder. Pero esas están olvidas y borradas de nuestra historia”, sostuvo con contundencia.

Lea también: Libre alega justicia selectiva por suspensión de Mauricio Rivera tras cometer delitos de violencia contra la mujer

En ese entonces, el aborto, las PAE y los derechos sexuales y reproductivos eran las principales demandas articuladas, al igual que la lucha contra los femicidios, los movimientos de indígenas, afrodescendientes, defensoras de derechos humanos, las pobladoras y las mujeres por la diversidad sexual tomaron fuerza y protagonismo.

GOBIERNOS COOPTADOS POR LA CORRUPCIÓN Y EL NARCOTRÁFICO

Estaban conscientes que el Estado había sido cooptado por corruptos y narcotraficantes y, que, aunque pasaban por una de las etapas más tristes y obscuras de la historia, no podían simplemente “no estar”, debían continuar, sino los avances logrados, sobre todo en materia de atención de la violencia contra las mujeres, se iban a venir abajo.

Eso era lo que acontecía mientras el proyecto político de Libertad y Refundación (Libre) cobraba vida. “Muchas de mis compañeras opinaban que no había que involucrarse con Libre, porque ya sabíamos que era un partido lleno de machos, patriarcal, vertical y, que al igual que mucha de la izquierda Latinoamericana, no iban a tener en cuenta las demandas y reivindicaciones del movimiento feminista”, subrayó la también investigadora.

Lea también: Feministas continúan esperando despenalización de PAE por parte de gobierno de Xiomara Castro

Carías compartió que las a veces las discusiones era acaloradas por las posiciones divididas, pero percibió que eran las feministas de más edad (quizás de 40 años para arriba), las que tenían más dudas sobre participar y ser parte de Libre, en cambio, las más jóvenes estaban más claras sobre el camino a seguir.

Por tal razón, desde el principio fueron parte de los Comités y de las estructuras de base de Libre. Carías apuntó que está segura que no estaban allí por un futuro puesto en el gobierno, sino por la convicción que era un camino legítimo para lograr el cumplimento de sus luchas.

liderazgo femenino
Las mujeres no deben bajar la guardia y deben seguir luchando por sus derechos

A diferencia de otras feministas consultadas anteriormente por este medio digital, Carías es del criterio que, las exigencias y las promesas a favor de las mujeres van avanzando, quizá no con la rapidez esperada, pero van caminando.

Destacó que conoce que la propuesta de la Ley Integral contra las Violencias hacia las Mujeres, contiene artículos que vendrían a encaminar la legalización de las PAE y el aborto en sus tres causales. Además, enfatizó que la Ley de Casas Refugio también está siendo retomada, y que hay otras propuestas e iniciativas de ley que van encaminándose.

“Las mujeres y las feministas somos todas diferentes, siempre ha sido así. El feminismo es un pensamiento y una práctica que se nutre de las diferencias y del debate, se construye a partir del pensamiento crítico”, dijo.

INTEGRARSE A LOS GOBIERNOS DE IZQUIERDA

Observo el contexto en Latinoamérica, en el cual muchas feministas no han dudado en integrase a los gobiernos de izquierdas para construir desde allí, para lograr cambios en las leyes y más presupuesto para las mujeres y para vigilar más de cerca a los gobiernos en países como México, Chile, Uruguay y Colombia.

“Los cambios para las mujeres no son fáciles, porque nos enfrentamos a todo un sistema político cultural asentado sobre la base de la discriminación, exclusión y violencia contra las mujeres”, razonó.

Lea también: Libre alega justicia selectiva por suspensión de Mauricio Rivera tras cometer delitos de violencia contra la mujer

La abogada señaló que las compañeras que están trabajando con el Estado deben hacerle frente a la realidad de estar solas en espacios de trabajo que continúan siendo machistas y patriarcales. Enfrentarse también a una sociedad terriblemente conservadora y religiosa que impide que se den más cambios a favor de las mujeres.

“Se tiene que seguir trabajando en un cambio de conciencias. Es necesario que todas entendamos que los cambios no son de la noche a la mañana y que hay que ser estratégicas, esperar el momento justo, construir desde adentro y desde el poder para tener más fuerza”, agregó Carías.

Biografía
Periodista , Criterio HN

Soñadora incorregible, en todo lo que hago soy diferente y auténtica, quiero dejar legado en esta carrera que ha sido descuidada y utilizada, defiendo a los seres vulnerados y detesto la injusticia. Las artes, el estilo y la naturaleza son parte del libro de mi vida. Escribiendo encontré el sosiego para sobrevivir.

Creo reportajes y escribo sobre derechos humanos, migración, LGBTIQ+, mujeres, niñez, corrupción, arquitectura, análisis y comportamiento social, a veces una pizca de política. Creadora de Las 5 de Criterio.

comparte:

Más publicaciones

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.