La fe que no obra

Por: Lorenzo García Santos

En medio del terror inducido y recogido en fabulosos réditos por la dictadura que ha sabido aprovechar cada circunstancia y fenómeno para reducir la oposición mediante represión y practicar una corrupción desenfrenada, en que por millones recogen los dólares en un endeudamiento de grillete sin final con la excusa de edificar un sinnúmero de hospitales y afrontar la crisis del coronavirus han aparecido ahora y sin vergüenza con el manipuleo asqueroso de la conciencia religiosa despertando el fanatismo en su máxima expresión y destilando maldad en una expresión de menosprecio al pueblo en provecho de su ignorancia y desconocimiento, como si viviéramos de nuevo el tiempo de las hordas indígenas de la aristocracia guatemalteca, dirigidas por Rafael Carrera y fanatizadas por la Iglesia Católica en guerra asesina contra el proyecto liberal unionista del General Morazán.

En «Los Brujos de Ilamatepeque», Ramón Amaya Amador describe el mangoneo religioso en un pueblo atemorizado por el fenómeno natural de la sequía y la presencia de dos ex soldados del derrotado Ejército Aliado Protector de la Ley que conocedores del uso de la medicina natural y técnicas de riego desconocidas son acusados de prácticas de herejía y tras procesiones y anatemas son condenados a morir por fusilamiento en un suceso verdadero y que consta en nuestra historia.

La Tiranía ante la crisis desatada por la infección del coronavirus ha desoído la opinión de los expertos y dando traspiés ha ejecutado disposiciones contradictorias y peligrosas que en lugar de guardar la salud del pueblo la han puesto en precaria porque no han dejado ni un minuto de practicar el clientelismo y la demagogia con el afán de ganar adeptos en la desgracia y miseria de un pueblo enfermo, hambriento, sin trabajo y sin salud.

Todos confinados con instrucciones de estar aislados nos encontramos en un universo donde la tercera parte no tiene asegurado el alimento, el agua o medicamento que le asegure la sobrevivencia en un encierro asfixiante mientras dure un prolongado Toque de Queda que anula garantías, disminuye libertades e insta a los patronos a menoscabar los derechos de los trabajadores en un pisoteo y desconocimiento impúdico de los yaguales que quedaron de la Constitución.

La protesta y exigencia de comida no se ha dejado esperar, en todos los barrios, barriadas, colonias o aldeas el pueblo no piensa en ningún contagio ni peligro; sale a pedir comida, a exigir alimento para sus hijos que se marchitan y desnutren en espera de la muerte, sea por virus o sea por hambre. El Gobierno irresponsable cierra los mercados del pueblo con gaseo y palo mientras privilegia la venta en los supermercados de los ricos, provoca aglomeraciones innecesarias y estimula la cultura del terror para sacar a la Virgen de Suyapa en exhibición aérea paseándola por sobre las ciudades regando su bendición en el estímulo de una fe que no obra más que en intimidar a quienes tienen ojos para ver y oídos para oír. Porque la Capitana de las FF.AA. viaja en helicóptero pilotado por militares con mayor grado militar que ella misma y en gasto de combustible diario de $ 25,00.00 (veinticinco mil dólares) con los que se comprarían cientos de cargas de frijoles, maíz, arroz, y demás como para darles de comer a montones en lugar de gases y garrotes.

Pero así son los dictadores: Maximiliano Hernández Martínez, el teosofo asesino de más de 30 mil salvadoreños ante una peste de escarlatina mandó a cubrir los bombillos de luz pública con papel celofán color rojo ya que en su lógica extraviada ese color reducía el contagio.  «La ignorancia -escribió nuestro José Justo de Herrera- es la peor peste de las sociedades y el mayor disolvente de la libertad». Nunca como hoy cobra vigencia tal juicio.

11 comentarios en “La fe que no obra

    • el marzo 31, 2020 a las 8:22 pm
      Permalink

      No, no será extraditado en unos pocos días sus huestes también serán diezmadas y no se presentarán a defenderle en ese momento el hambre acompañada de la mano del coronavirus le pasarán la balanza .
      Ya no tiene donde esconderse Disneyland , su retiro dorado en Miami también agonizan Gracias Lempira es su último escondrijo sera de donde la población y la justicia popular se harán cargo , luego de que diga donde tiene enterradas las caletas .

      Respuesta
  • el marzo 30, 2020 a las 11:48 am
    Permalink

    Que mal articulo, La Iglesia Catolica nu publica la cantidad de obras sociales que hacen sus diversas ordenes y grupos por todo el pais, asi que me parece un comentario de mala fe, La Virgen de Suyapa es de todos los catolicos Hondureños y no de los militares y en que cabeza cabe que un vuelo de pocas horas va a costar $25000, deberian ser mas respetuosos de la fe de millones de Hondureños.

    Respuesta
  • el marzo 30, 2020 a las 10:35 am
    Permalink

    Los felicito a todo el equipo de trabajo de Criterio.hn por su importante trabajo.

    Respuesta
    • el marzo 30, 2020 a las 1:19 pm
      Permalink

      Adoctrinamiento,aprovechándose de la ingenuidad de un pueblo sumido en la pobreza e ignorancia.

      Respuesta

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.