La cultura del destierro en Honduras

Por: Redaccion CRITERIO.HN

redaccion@criterio.hn 

Tegucigalpa, Honduras.- Una nueva caravana migrante partió de Honduras, en ella miles de ciudadanos y ciudadanas salieron cargados de sueños. Muchos fueron retornados, sin embargo la pobreza, el desempleo y la violencia que viven en el país, les orillara nuevamente a intentar migrar.

Actualmente en Honduras, uno de cada nueve hondureñas viven en el extranjero y 40 por ciento de la población hondureña desea emigrar, señala el informe “Cultura del Destierro: Causas y consecuencias de la migración hondureña (1980-2020)”, publicado por Oxfam y el Foro Social de la Deuda Externa y Desarrollo de Honduras (Fosdeh).

En el documento, se señala que el fenómeno migratorio ha tenido un crecimiento del 3,000% desde 1980 al presente; pasando la población de hondureñas y hondureños que residían en Estados Unidos de 39,154 a más 1,210,597. Mientras en España, la comunidad hondureña se duplicó entre 2016 y 2019, pasando de 50 mil a 96 mil inmigrantes.

El informe apunta que la “emigración se agudiza a medida que sus causas no son debidamente atendidas”, siendo el principal responsable del fenómeno el Estado de Honduras. Además hace un recorrido histórico de cómo la implantación del modelo neoliberal y el desmantelamiento de la seguridad social a lo largo de los diferentes gobiernos impulsó la problemática.

Sumado a esto, afirma que el accionar del gobierno se limita a fomentar las remesas para sostener la macroeconomía, “una solución a su crisis económica”; y no como un problema humanitario, donde ciudadanas y ciudadanos ponen en riesgo sus vidas para buscar en el extranjero lo que no encuentran en Honduras.

De esto se desprende que “la emigración es ya la principal fuente de divisas, superando a otros rubros como la producción de café o las maquilas”. Solo en las últimas dos décadas, “las remesas familiares aumentaron un 850%, enviando 5.4 mil millones de dólares en 2019”. Asimismo, cuestiona que el Estado realmente desee reducir la emigración, pues pese al incremento de remesas no hay reducción a la pobreza pero sí “enormes beneficios a la banca privada y una dependencia macroeconómica”.

“Cultura del Destierro: Causas y consecuencias de la migración hondureña (1980-2020)” remarca que sin políticas integrales que redefinan el papel del Estado en la prevención y reducción de este fenómeno, el problema se seguirá profundizando; por lo que urge “ la construcción de un nuevo marco de políticas, con objetivos y metas para reducir la emigración […] asegurando una visión integral sobre la emigración”.

Finalmente, alude a la necesidad de políticas diferenciadas para hacer frente a las problemáticas que obligan a las mujeres a salir del país, subrayando que actualmente la población femenina  representa el 59% del flujo migratorio (52% de los inmigrantes en EUA y 70% en España).

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.