Nación.|Noticias Destacadas

Iglesias católica y evangélica se cruzan en el camino en contra de la distribución de guías sexuales en las escuelas

Compartir

Por: Redacción CRITERIO

redaccion@criterio.hn

La Confraternidad Evangélica considera que las guías pueden pervertir a la niñez, mientras que la Conferencia Episcopal dice que van en contra de la dignidad de la persona humana y en franca oposición a la doctrina de la iglesia católica.

Tegucigalpa.-Las cúpulas de las iglesias católicas y evangélicas de Honduras se encuentran opuestas a la distribución de guías sexuales que el gobierno ha anunciado en las escuelas y colegios de ocho departamentos.

La secretaria de Educación confirmó recientemente la distribución de las guías de educación sexual “Cuidando mi salud y mi vida”, que serán parte del Currículo Nacional Básico.

Pese a que la Constitución hondureña establece que el Estado es laico, la interferencia de las iglesias sigue vigente, a tal grado que siempre integran comisiones donde se toman las decisiones más importantes del país, porque así lo han pactado históricamente con las autoridades de gobierno.

Tanto la iglesia católica, como la evangélica, emitieron en los últimos días comunicados en los que dejan plasmadas sus posiciones.

CONFRATERNIDAD EVANGÉLICA

La Confraternidad Evangélica expresa mediante el comunicado emitido el pasado 17 de enero que  las guías pueden pervertir a la niñez y que tampoco han sido consensuadas con esa organización religiosa, con lo que evidencian que las decisiones de Estado se toman con su consentimiento.

“Reconocemos la importancia de la educación sexual para los niños y niñas, siempre y cuando la misma se fundamente en valores morales y espirituales, y que su orientación sea hacia la promoción de conductas basadas en valores éticos, como respeto, responsabilidad, autocontrol sexual, integridad y fidelidad”, dice el texto.

La iglesia evangélica dice además que le preocupa la evidente insistencia en desarrollar materiales sin el consenso previo que corresponde, por la trascendencia y complejidad del tema; “y por ello nos hemos opuesto reiteradamente a cualquier intento de editar guías –bajo cualquier denominación que se le quiera dar- que en lugar de formar, más bien desorienten, afecten o perviertan a nuestra niñez”.

CONFERENCIA EPISCOPAL

Casi en los mismos términos se expresa en otro comunicado la Conferencia Episcopal de la iglesia católica, que establece que está en desacuerdo “a tales propuestas, por ir en contra de la dignidad de la persona humana y en franca oposición a la doctrina de la iglesia católica”,

 Según los  católicos, “para muchos grupos y organizaciones, enseñar educación sexual significa darle a la juventud, o en nuestro caso a los adolescentes, una información sexual explícita y desprovista de valores morales, con un lenguaje y una metodología que no respetan la modestia natural de los niños ni la autoridad de sus padres”.

También lamenta que el gobierno haya  puesto en las portadas de las guías el logotipo de la Conferencia Episcopal y que en la parte introductoria afirme que logró el consenso con las iglesias porque eso no es cierto, ya que esta organización solo fue a las primeras reuniones  y se retiró por estar en desacuerdo por el abordaje de la temática.

Lo antes expuesto por la iglesia católica, confirma el poder y la preponderancia que los mismos gobiernos han otorgado a los religiosos.

EL PAPEL DE LAS IGLESIAS

Para Jessica Sánchez, integrante del Grupo Sociedad Civil, en otras naciones las iglesias han sido el motor de los cambios, “pero en este país las iglesias han sido una de las principales trabas que ha tenido el movimiento social”.

En Honduras, dijo que la iglesia está a favor de intereses económicos y políticos de las clases poderosas, como ocurrió en el 2009, que el cardenal Óscar Andrés Rodríguez Maradiaga bendijo el golpe de Estado contra el entonces presidente, Manuel Zelaya.

Sánchez consideró que las guías son un elemento indispensable en el sistema educativo, sobre todo en Honduras donde hay altos índices de embarazos en adolescentes debido a los abusos sexuales y porque los principios básicos sobre la educación sexual son desconocidos.

La integrante de la sociedad civil pidió a la sociedad que no le tenga miedo al contenido de los textos porque contienen educación sexual básica que debe ser conocido por todos como un derecho humano de la niñez y la juventud.

Finalmente consideró que entre más educado sea un pueblo, mayor será su capacidad para decidir sobre su cuerpo y sobre sus capacidades reproductivas, lo que a su juicio, no es libertinaje

Iglesias católica y evangélica se cruzan en el camino en contra de la distribución de guías sexuales en las escuelas

Por: Redacción CRITERIO

redaccion@criterio.hn

Tegucigalpa.-Las cúpulas de las iglesias católicas y evangélicas de Honduras se encuentran opuestas a la distribución de guías sexuales que el gobierno ha anunciado en las escuelas y colegios de ocho departamentos.

La secretaria de Educación confirmó recientemente la distribución de las guías de educación sexual “Cuidando mi salud y mi vida”, que serán parte del Currículo Nacional Básico.

Pese a que la Constitución hondureña establece que el Estado es laico, la interferencia de las iglesias sigue vigente, a tal grado que siempre integran comisiones donde se toman las decisiones más importantes del país, porque así lo han pactado históricamente con las autoridades de gobierno.

Tanto la iglesia católica, como la evangélica, emitieron en los últimos días comunicados en los que dejan plasmadas sus posiciones.

La Confraternidad Evangélica expresa mediante el comunicado emitido el pasado 17 de enero que  las guías pueden pervertir a la niñez y que tampoco han sido consensuadas con esa organización religiosa, con lo que evidencian que las decisiones de Estado se toman con su consentimiento.

“Reconocemos la importancia de la educación sexual para los niños y niñas, siempre y cuando la misma se fundamente en valores morales y espirituales, y que su orientación sea hacia la promoción de conductas basadas en valores éticos, como respeto, responsabilidad, autocontrol sexual, integridad y fidelidad”, dice el texto.

La iglesia evangélica dice además que le preocupa la evidente insistencia en desarrollar materiales sin el consenso previo que corresponde, por la trascendencia y complejidad del tema; “y por ello nos hemos opuesto reiteradamente a cualquier intento de editar guías –bajo cualquier denominación que se le quiera dar- que en lugar de formar, más bien desorienten, afecten o perviertan a nuestra niñez”.

CONFERENCIA EPISCOPAL

Casi en los mismos términos se expresa en otro comunicado la Conferencia Episcopal de la iglesia católica, que establece que está en desacuerdo “a tales propuestas, por ir en contra de la dignidad de la persona humana y en franca oposición a la doctrina de la iglesia católica”,

 Según los  católicos, “para muchos grupos y organizaciones, enseñar educación sexual significa darle a la juventud, o en nuestro caso a los adolescentes, una información sexual explícita y desprovista de valores morales, con un lenguaje y una metodología que no respetan la modestia natural de los niños ni la autoridad de sus padres”.

También lamenta que el gobierno haya  puesto en las portadas de las guías el logotipo de la Conferencia Episcopal y que en la parte introductoria afirme que logró el consenso con las iglesias porque eso no es cierto, ya que esta organización solo fue a las primeras reuniones  y se retiró por estar en desacuerdo por el abordaje de la temática.

Lo antes expuesto por la iglesia católica, confirma el poder y la preponderancia que los mismos gobiernos han otorgado a los religiosos.

EL PAPEL DE LAS IGLESIAS

Para Jessica Sánchez, integrante del Grupo Sociedad Civil, en otras naciones las iglesias han sido el motor de los cambios, “pero en este país las iglesias han sido una de las principales trabas que ha tenido el movimiento social”.

En Honduras, dijo que la iglesia está a favor de intereses económicos y políticos de las clases poderosas, como ocurrió en el 2009, que el cardenal Óscar Andrés Rodríguez Maradiaga bendijo el golpe de Estado contra el entonces presidente, Manuel Zelaya.

Sánchez consideró que las guías son un elemento indispensable en el sistema educativo, sobre todo en Honduras donde hay altos índices de embarazos en adolescentes debido a los abusos sexuales y porque los principios básicos sobre la educación sexual son desconocidos.

La integrante de la sociedad civil pidió a la sociedad que no le tenga miedo al contenido de los textos porque contienen educación sexual básica que debe ser conocido por todos como un derecho humano de la niñez y la juventud.

Finalmente consideró que entre más educado sea un pueblo, mayor será su capacidad para decidir sobre su cuerpo y sobre sus capacidades reproductivas, lo que a su juicio, no es libertinaje

Un comentario en “Iglesias católica y evangélica se cruzan en el camino en contra de la distribución de guías sexuales en las escuelas

  1. Me parece que las Iglesias estan con la razon.. por la moral de los jovenes y porque siempre estan criticando a Monsenor Rodriguez? a quien le consta que apoyo el golpe de estado del 2009 y si fue asi herrar es de humanos.. y el Cardenal es humano.. no Dios.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

El comentario no puede estar vacío
Por favor rellene el usuario
Es necesario escribir un correo válido

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.