“Hoy me declaro un perseguido político de este régimen”: David Romero Ellener

Por: Redacción CRITERIO

redaccion@criterio.hn

Entre la cárcel y la falta de libertad de expresión, 
me quedo con la cárcel, David Romero Ellner.

Tegucigalpa.-Hoy me declaro un perseguido político de este régimen y hoy me comprometo en poner en lo más alto la lucha contra la corrupción», dijo este viernes el  periodista hondureño David Romero Ellner, tras ser condenado por seis delitos de injurias que lo deja  a las puertas de enfrentar ocho años y cuatro meses de prisión.

El director de Radio y Globo TV, fue condenado por los Tribunales de Sentencia de Francisco Morazán, tras enfrentar una querella por 46 delitos de calumnias y difamación constitutivas de injurias, promovida por Sonia Gálvez, esposa del fiscal general adjunto, Rigoberto Cuellar.

«De mí no esperen más si no mi convicción de morir, si es preciso, por esta lucha; hay que redoblar esfuerzos, no permitamos que nos humillen y traten como vagos, somos personas con derechos que vamos a morir en esta lucha si es preciso», dijo Romero Ellner.

Al salir del tribunal, el recio comunicador declaró a una masa de pueblo que llegó para acompañarlo que «si creen que nos han amedrentado se han equivocado, hay que mantener encendidas las antorchas de la indignación cada viernes y todos los días si es necesario. Hoy me declaro un perseguido político de este régimen y hoy me comprometo en poner en lo más alto la lucha contra la corrupción».

Centenares de seguidores del periodista David Romero Ellner llegaron este viernes a las afueras de los tribunales.
Centenares de seguidores del periodista David Romero Ellner, llegaron este viernes a las afueras de los tribunales.

El responsable de todo esto es Juan Orlando Hernández Alvarado porque él fue el que instigó al Consejo de la Judicatura para que presionara a los jueces, él fue el que presionó a la Sala Constitucional para poner las cosas en contra, apuntó el comunicador, quien reveló en mayo pasado el saqueo al Instituto Hondureño de Seguridad Social (IHSS).
“Estoy bien, hay un pueblo que está atrás, yo ya trascendí la historia y el mejor regalo que me pueda dar la historia es que ya la trascendimos. Ese reconocimiento ya lo tenemos y nada me lo va a quitar, ni una sentencia condenatoria ni Juan Orlando Hernández me lo van a quitar”, expresó mientras era ovacionado por la multitud que lo esperaba en las afueras de los tribunales.

Recordó que son ocho años y cuatro meses de prisión a los que lo han  condenado y que tampoco tiene derecho a la conmuta, por lo que advirtió que ahora viene la censura y la auto censura. “Hoy de nuevo les digo, a Renato, a  Raúl Valladares, al Chino Cochino (Rodrigo Wong Arévalo), que con nuestra persecución van contra toda la prensa, si es cobarde se van a callar, si son audaces los van a condenar”, descifró.

El comunicador consideró que con su condena, el gobierno ha logrado el objetivo que quería, “silenciarnos, callarnos, doblarnos, pero hay algo que vale la pena (recordar), el presidente Zelaya nos decía que cuando uno se mete a reivindicador hay que ponerse la sotana como se debe y nosotros la tenemos bien puesta”.

Romero Ellner insistió que el presidente Hernández está logrando su objetivo, porque quiere eliminar a toda voz disidente que pueda haber en Honduras, “la disidencia le estorba, le molesta, es un obstáculo a su proyecto reeleccionista para cuatro años más”.

“Ellos creen que enviándome a la cárcel van a callar a Radio Globo y a Globo TV o a la libertad de prensa, pero no nos van a callar compañeros, vamos a seguir. Tengo una esposa valiente, la periodista Lidieth Díaz Valladares, que si a mí me quitan la antorcha de la libertad, ella la va a coger junto con ustedes, junto con un equipo de Radio Globo, Globo TV y los medios de comunicación libres, la prensa libre de este país que todavía quiere ejercer el derecho a informar libremente, sin que le compren su consciencia y sin que la estén chantajeando”.

El veterano periodista pidió a la prensa independiente de Honduras a  no “tenerle miedo al dictador”, porque “al dictador hay que enfrentarlo”.

Romero Ellner consideró que lo más importante de su vida, se originó este día  cuando tomó la decisión de declararse un perseguido político de este régimen, “pero también hoy voy a enarbolar más alta la bandera de la lucha contra la corrupción, de la denuncia permanente y estos meses que me quedan de libertad los voy a utilizar para fortalecer la bandera de la lucha contra la corrupción, es mi compromiso con ustedes”.

Por otra parte consideró que la decisión de los tribunales, lejos de amedrentarlo lo  llena de indignación, “porque este es un juicio político que no tiene nada que ver con un juicio legal”.

COMUNIDAD INTERNACIONAL

Lamentó que se haya dejado en facultad de la próxima Corte, todos los recursos que su defensa pueda  interponer, aunque consideró que todavía las autoridades del Poder Judicial tienen la oportunidad de ratificar y cambiar el rumbo de la historia y mandar un mensaje distinto a la comunidad internacional.

En ese orden de ideas, consideró que “por estas acciones” Honduras
está fuera de la comunidad internacional, “el mundo está viendo que militarizaron la Corte Suprema de Justicia por un juicio privado, el mundo está viendo que están condenando, por primera vez en la historia a un periodista por denunciar la corrupción”.

El comunicador pidió a sus compañeros y compañeras, a asumir su liderazgo en sus comunidades para fortalecer la lucha popular y  lograr la victoria e invitó a los presentes a seguir empuñando las antorchas todos los viernes y si es posible todos los días para “enseñarle al dictador que no está solo en su proyecto político”.

“Hay que redoblar esfuerzos, no permitamos que nos humillen y traten como vagos, somos personas con derechos que los vamos a defender en la calle, en la lucha y con la vida si es preciso, concluyó Romero Ellner, mientras al fondos se escuchaba a la muchedumbre que gritaba:“!Fuera JOH, fuera JOH; no tenemos miedo, no tenemos miedo; y David, amigo, el pueblo está contigo, David, amigo, el pueblo está contigo…»!

La audiencia para dictar la sentencia contra el comunicador se desarrolló mientras los tribunales eran custodiados por un amplio cordón policial y militar, como nunca antes visto en Honduras ni cuándo se ha enjuiciado a los más peligrosos capos de la droga.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.