Falta de pruebas ocasiona desconocimiento del coronavirus en Honduras, asegura científico  

Es una tragedia nacional que los hospitales móviles no hayan funcionado en el momento más álgido de la pandemia, porque son recursos importantes para el manejo de pacientes con Covid-19: Marco Tulio Medina

Por: Redacción CRITERIO.HN

redacion@criterio.hn 

Tegucigalpa, Honduras.- La limitación en el número de pruebas que la Secretaría de Salud realiza diariamente y la poca disponibilidad de máquinas necesarias para el procesamiento de las muestras en el Laboratorio Nacional de Virología, provoca un desconocimiento viral en torno al coronavirus en el país, informó el científico hondureño, Marco Tulio Medina.

En el país solo existen dos laboratorios de virología instalados en las dos principales ciudades, Tegucigalpa y San Pedo Sula, que no han sido capaces de alcanzar un procesamiento de 2000 pruebas PCR diariamente, una situación que para el doctor Medina es un problema crónico del diagnóstico viral que impide hacer un análisis apropiado de la pandemia.

En una entrevista, para el programa Hoy Mismo, Medina dijo que la Organización Panamericana de la Salud (OPS) plantea el uso de las pruebas de antígeno que son más fáciles de realizar y más baratas. Sostuvo que este tipo de reactivos solo cuestan 5 dólares y que en 15 o 30 minutos deriva los resultados. “Y no en una semana o 10 días como ha ocurrido con las pruebas PCR”, indicó.

A renglón seguido, exclamó, “si no damos ese paso en torno a la pandemia es como que estuviéramos en un bosque o en la oscuridad total”.  Por tal razón, sostiene que es crucial aumentar el número de pruebas mediante ese sistema, que no solo sirve para el diagnóstico viral, sino para el seguimiento de los pacientes y una estricta vigilancia epidemiológica.

Medina reiteró, que el problema con las pruebas de PCR ha sido la poca disponibilidad de las máquinas y de los reactivos. El galeno lamentó que 250 mil se dañado.  

En abril pasado, 250 mil pruebas PCR que el gobierno le compró a la empresa coreana Bioneer Coporation por 46.7 millones de lempiras se vencieron por falta de una temperatura adecuada de almacenamiento. Y pese a que el Ministerio Público mantiene una investigación del caso, hasta ahora nada asegura que el pueblo pueda recuperar ese dinero mal gastado por los funcionarios de INVEST-H.

El doctor Medina, también se refirió a la vacuna de prevención del coronavirus e informó, que nueve vacunas están en la fase tres y que un grupo de salud integrado por técnicos de la Universidad Nacional Autónoma de Honduras y de la Secretaría de Salud Pública, que han venido trabajando con la Organización Mundial de la Salud (OMS), evaluando los medicamentos, ha propuesto evaluarse en una investigación con voluntarios hondureños, si una de estas vacunas es efectiva y segura. Para él, “si todo sale bien esa vacuna podrá estar lista en los primeros meses del próximo año”. 

Tragedia nacional

Para el doctor Medina, es una tragedia nacional que los hospitales móviles no hayan funcionado en el momento más álgido de la pandemia, porque son recursos importantes para el manejo de pacientes con Covid-19.  Señaló, que los trabajadores de la salud han sufrido de una manera bastante triste y “no digamos los pacientes, en la cual pudimos ver personas tendidas en carpas y en lugares que no eran apropiados para el control de esa enfermedad”, expresó.  

Aparte, dijo que los hondureños exigen la apertura rápida y eficiente de los hospitales, pero todavía hay que evaluar si son apropiados para ubicar a los pacientes con Covid-19. El galeno asegura que en los espacios cerrados son un riesgo para el personal de la salud que esté allí trabajando. Aseguro, que esa observación no se hizo antes, porque la compra se le asignó a una unidad que no solicitó apoyo técnico, y que además hicieron la negociación de un día para otro sin los análisis necesarios y sin las garantías para que vinieran pronto.

A su juicio, para hacer la compra de los hospitales, era necesaria la participación de personal de la ingeniería biomédica, médicos y académicos. “Varios de nosotros tuvimos conocimiento de la adquisición y realmente ha habido un problema muy grave que tendrá que ser analizado por las instancias legales”, indicó Medina.  

A mediados de marzo pasado INVEST-H compró siete hospitales móviles por 47.5 millones de lempiras, de los cuales solo dos han llegado a Honduras, uno ha sido instalado en Tegucigalpa y el otro en San Pedro Sula, ninguno de los dos está funcionando. Diversas organizaciones de la sociedad civil han informado que en la adquisición de esos equipos hubo corrupción en la sobrevaloración de precios.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.