Expresidente de la CSJ y exmiembros del Consejo de la Judicatura son enviados a la cárcel

Por: Redacción CRITERIO

redaccion@criterio.hn 

Tegucigalpa – El expresidente de la Corte Suprema de Justicia, Jorge Rivera Avilés y los exmiembros del Consejo de la Judicatura fueron trasladados a las bartolina del primer batallón de infantería en la ciudad de Tegucigalpa

La Corte de Apelaciones en Materia de Corrupción declaró este miércoles “sin lugar” el recurso de reposición a favor del pleno del Consejo de la Judicatura para que éstos permanezcan en prisión mientras llega la audiencia preliminar.

Así lo confirmó vocera de los tribunales, Lucía Villar, quien señaló que con la decisión del juez se confirma el auto de formal procesamiento con prisión preventiva para los exconcejales Jorge Alberto Rivera Avilés, Teodoro Bonilla Euceda, Julio César Barahona Enríquez, José Francisco Quiroz Mejía, Liliam Emelina Sierra y Celino Arístides Aguilera.

A las 11:30 de la mañana fueron remitidos al primer batallón de infantería por su seguridad ya que en su papel de jueces y magistrados, enviaron a muchas personas a la cárcel

El viernes anterior, la Corte de Apelaciones en Materia de Corrupción revocó las medidas cautelares sustitutivas a prisión para los exmiembros del Consejo de la Judicatura y con ello ordenó la prisión preventiva.

Nota relacionada Corte de Apelaciones dictamina auto de prisión preventiva para miembros del Consejo de la Judicatura

Datos

El pleno del Consejo de la Judicatura es investigado por múltiples irregularidades como el despilfarro de fondos, especialmente en solicitud y asignación de viáticos.

La investigación se circunscribe al período comprendido entre el 1 de octubre de 2013 al 31 de diciembre de 2014. Los imputados son: el expresidente del Consejo de la Judicatura y extitular de la Corte Suprema de Justicia (CSJ), Jorge Rivera Avilés.

Delitos

A Rivera Avilés, se le supone responsable de 131 delitos de abuso de autoridad y 60 delitos de malversación de caudales públicos.

A Teodoro Bonilla, quien era el exvicepresidente del extinto Consejo de la Judicatura, es acusado por 88 delitos de malversación de caudales públicos y 14 delitos de abuso de autoridad, aunque guarda prisión guarda prisión por otro caso de tráfico de influencias en el escándalo conocido como “Shalom”.

A los exconcejales propietarios, Julio Barahona se le presume responsable de 67 delitos de malversación de caudales públicos. A su vez, a José Francisco Quiroz se le imputan 93 delitos de malversación de caudales públicos.

Mientras a los suplentes de la entidad, Liliam Maldonado se le considera responsable de 67 delitos de malversación de caudales públicos y a Celino Aguilera se le acusa de 78 delitos de malversación de caudales públicos y tres delitos de uso de documentos privados falsos.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.