Equipo de mala calidad y paredes oxidadas forman parte de nuevos hospitales móviles: CNA

Por: Redacción CRITERIO.HN

redaccion@criterio.hn 

Tegucigalpa, Honduras.- En las últimas horas el Consejo Nacional Anticorrupción (CNA), denunció  mediante un comunicado que de acuerdo a la inspección que han realizado en los nuevos hospitales móviles que serán instalados en Choluteca y Copán, encontraron una serie de irregularidades.

Entre los hallazgos es que se identificó filtraciones (goteras), que cayeron sobre equipo técnico fundamental para la atención  de pacientes con COVID-19. “Con preocupación se pudo observar deficiencia en equipo mobiliario, se identificó que los hospitales presentan filtración de agua, provocando que se mojaran algunas computadoras que ya no podrán ser funcionales para la atención de pacientes”, cita el informe.

Otro de los puntos en los que recalcó el CNA es que al igual que los centros de atención móviles de Cortés y Tegucigalpa, se comprobó que hay partes oxidadas y estructuras debilitadas, por lo que aseguraron que lo que Honduras está recibiendo del proveedor Axel López son amasijos de hierro que deben ser reparados en el país para luego simular que son hospitales de primera calidad.

Luego de hacer la inspección, esta entidad de sociedad civil denunció también que hay varios módulos heterogéneos y asimétricos, es decir que poseen defectos de fabricación a tal grado que hay daños que generan un nuevo costo a las finanzas del Estado.

Según el CNA por la compra de los siete hospitales Honduras hizo dos desembolsos uno por 63 millones 540 mil 443 lempiras con 22 centavos y 56 millones 207 mil 800 lempiras con 22 centavos respectivamente.

“El CNA en su responsabilidad por mantener debidamente informada a la población, también pudo confirmar que los supuestos hospitales vienen con llavines y cerraduras de mala calidad, paneles y llaves torcidas, así como la fabricación de los mismos a partir de los materiales más básicos del mercado”, expresó el CNA en su denuncia. .

Desde la perspectiva del defensor de derechos humanos Carlos Leiva, este tema solo deja dolores de cabeza para el país y demuestra que la institucionalidad no es funcional pues los responsables de generar esta situación siguen libres y sin un proceso penal en su contra.

Leiva lamentó que a pesar de las evidencias presentadas por diversas organizaciones, entre ellas el CNA, la justicia diga que hay que esperar que vengan todos los hospitales para abrir procesos judiciales.

En tal sentido, dejó claro que la compra y los hallazgos de desperfectos solo evidencian que la compra no fue oportuna y que se convierte en un insulto para la población que sufre la crisis sanitaria por COVID-19 que actualmente vive el país.

En ese sentido el CNA culminó su informe: “como instancia de sociedad civil mantendremos el dedo sobre el renglón, por lo que en fechas futuras estaremos informando a la ciudadanía sobre más actos de corrupción y sus responsabilidades. De tal manera, hacemos un enérgico llamado para que los operadores de justicia ejerzan acciones en contra del proveedor, quien fue un cooperador estratégico y necesario para consumar la monumental estafa en tiempos de COVID-19”.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.