Acuerdo entre banca y gobierno no favorece a Mipymes; cifras de inflación del BCH son irreales

Por: Redacción CRITERIO.HN

redaccion@criterio.hn

Tegucigalpa, Honduras.- Las críticas a desaciertos y omisiones de la política económica de la administración nacionalista  afloran antes que las negociaciones del salario mínimo inicien en próximos días e igual sucede en la reactivación de las micro, pequeñas y medianas empresas, (Mipyme), a través de recursos públicos por medio de la banca privada en el contexto de la pandemia de Covid-19.

Recién este lunes,  el titular del régimen, Juan Hernández Alvarado, firmó un acuerdo con la banca privada para el rescate de la micro, pequeña y mediana empresa afectada por las secuelas del paro económico derivado de la pandemia del patógeno viral

Hernández confirmó que el sector económico-social tendrá apoyo con el Plan de Financiamiento y Rescate Solidario, (FIRS), que la banca privada canalizará a las MiPymes por medio de líneas crediticias que les permitirán recuperar la actividad productiva.

El gobierno lo que hace es postergar por seis meses el pago de deudas ya que lo que las MiPymes necesitan son recursos frescos que ahí están, la cooperación externa ya los ha otorgado al país, opinó el economista Freddy Tejada.

“Lo que tiene que hacer el gobierno es tomar esos recursos y entregarlos directamente a las MiPymes para reactivar sus economías y no readecuar deudas, que seis meses después se convierten en deudas impagables”.

El paso de esos recursos por la banca “solo encarece el dinero y no ayuda a salir de sus deudas los que hoy tienen que ir a los bancos a conseguir dinero prestado para poder reabrir sus negocios”, concluyó Tejada.

Mientras, los dirigentes obreros Daniel Durón y José Luis Baquedano, de la Central General de Trabajadores, (CGT) y la Central de Trabajadores de Honduras, (CTH), respectivamente, rechazaron las estimaciones de inflación interanual del Banco Central de Honduras, (BCH), pues no incluyen el descomunal impacto en el costo de bienes y servicios durante la pandemia.

 Esperemos que el Banco Central de Honduras, (BCH), de las cifras de inflación, en las que ya trabajan el Consejo Hondureño de la Empresa Privada, (COHEP), manifestó Germán Pérez, miembro de la Asociación Nacional de Industriales, (ANDI), en San Pedro Sula.

“A veces las cifras no son como las dicen los medios de comunicación, hay que afinar números y una vez que se tenga información científica se puede dar la proyección de uno a dos años para el salario mínimo”, sostuvo.

Decir que en este momento hay una idea, no es cierto, porque todavía no se tiene porque no hay información oficial, concluyó Pérez.

La tasa de variación anual del Índice de Precios al Consumidor, (IPC) en Honduras en septiembre de 2020 ha sido del 3,4%, apenas dos décimas, superior a la del mes anterior. La variación mensual del IPC ha sido del 0,3%, de forma que la inflación acumulada en 2020 es del 2,4%.

Las actividades económicas más susceptibles son la subida del 4,1% en los precios de Transporte, hasta situar la tasa interanual en 5,1%, un significativo contrasta con el descenso de los precios de Alimentos y bebidas no alcohólicas del -1,5%, y una variación interanual del 4,6%, cifras que no corresponden a una mejora de la economía sino que a la baja capacidad que tienen los consumidores por el cierre de negocios y la pérdida de puestos de trabajo, indicó por su parte Ismael Moreno, del Foro Social de la Deuda Externa y Desarrollo de Honduras, (FOSDEH).

Por su parte, Daniel Durón sostuvo que las inflacionarias del BCH no reflejan la realidad, no son aceptables para los trabajadores y no deberían ser tomadas en cuenta en las negociaciones del salario mínimo.

“Yo me pondría en los zapatos de la señora que va a comprar a la pulpería y todos los días encuentra que algo sube de precio, y eso no lo refleja el Banco Central; creo que la negociación debe partir de otros parámetros más reales”, señaló el presidente de la CGT.

Baquedano, por su parte, acotó que una tasa inflacionaria interanual de 2.2 a la fecha registrado por el banco del Estado, “no toma en cuenta lo que ha pasado en estos siete meses de pandemia”.

Viendo las cosas, así como están, 15 mil lempiras mensuales debería ser el salario para una familia de cuatro personas en la que dos de ellas están trabajando, algo que sabemos no sucede hoy y eso agrava la crisis”, apuntó.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.