Entre la cuarentena para el control social y el descontento popular

Por: Jaime Flores

A pesar del miedo, la incertidumbre y las incomodidades que suelen provocar las crisis, no hay que olvidar   lo positivo y hasta lo esperanzador que siempre traen consigo, aunque durante su desarrollo se maximice su impacto y asuste pensar que el callejón no tiene salida o que el precio a pagar será en demasía.

La pandemia mundial nos tiene con miedo, con desconcierto y hasta con desasosiego, pero a pesar de lo temprano de la misma se visualizan por lo menos dos aspectos positivos; aunque a ningún hondureño le gusta pasar por un presente, que cuando se despierta la distopía se hizo realidad.

Uno, de los dos, aspectos positivos del virus es que logró en menos de un mes, lo que no pudo la oposición política, ni el movimiento social en diez años; convocar a un gran paro nacional para derrocar a la narcodictadura y por ende debilitar y arrebatarle el poder que ostenta hoy por hoy la oligarquía y su brazo armado.

Pero como por arte de magia y de la nada aparece el COVID-19 y no le queda más remedio a la narcodictadura que hacerse el harakiri y a través de la fuerza impone el “paro nacional”,  supuestamente para frenar la pandemia, aunque sabemos que las intenciones son otras; el control de la población.

Aunque los objetivos del paro que exigía la ciudadanía difieren del impuesto por la narcodictadura tienen al menos dos coincidencias; golpean fuertemente al sistema económico y por ende debilita a la oligarquía, rapaz, canibalesca, incompetente y mediocre y de paso al régimen narcodictatorial.

Y además de golpear al sistema económico genera malestar y descontento en las mayorías empobrecidas, eso es más que evidente; si antes comían dos tiempos hoy con suerte comerán uno y de eso hacen responsable a la narcodictadura y al narcodictador.

Otro aspecto positivo que nos deja el COVID-19, que, aunque se sabía, desenmascara como nunca y con claridad meridiana la corrupción de la narcodictadura, quien ha hecho de la pandemia un pretexto más para seguir saqueando los recursos del Estado.

Durante estos casi dos meses ¿Para dónde se han ido los recursos del Estado? No aparecen en mascarillas, en ventiladores, en medicinas. Por arte de magia se han esfumado.

La corrupción en salud es más que evidente, en este momento los hospitales carecen de todo, los médicos carecen de todo, las enfermeras igual. Que no nos extrañe empezar a ver cadáveres en sus alrededores o ser uno mismo el cadáver. “No preguntes por quién doblan las campanas, pueden doblar por ti”. EH.

La respuesta social era que se le iba a dotar a los más pobres de lo mínimo para su subsistencia durante la cuarentena, pero esta no aparece por ningún lado, lo que iba a ser un saco solidario, ahora es una bolsa lastimera. ¿Qué se han hecho esos recursos?

Ante la indefensión que se encuentra la población, entra el pánico y la desesperación. Además, el hambre y el encierro hacen crecer el descontento de las masas, de los desposeídos. Ojalá este pueblo se dirija a quien se las debe, no a quién se las paga.

Desgraciadamente no hay oposición política ni un movimiento social fuerte para su conducción del descontento social venidero y como dijo el filósofo “no se puede dejar la revolución en manos de un virus”.

La dictadura se hirió de muerte, la puñalada se la dio el coronavirus y el pueblo le dará la estocada final, no creo que todo sea distopía, aunque no sé si tendremos la respuesta adecuada, porque es peligroso que nos pase lo gatopardeano:  “que todo cambie, para que todo siga igual”.

Un comentario en “Entre la cuarentena para el control social y el descontento popular

  • el abril 6, 2020 a las 3:11 am
    Permalink

    Felicitaciones por Entre la cuarentena para el control social y el descontento popular » Criterio.hn artículo, es muy bueno.

    Este sitio me ayudó a ganar dinero en casa, idealmente en la pandemia
    actual, puede ayudar a alguien: https://bit.ly/3aQNBHW

    Respuesta

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.