Actualidad|Política y Democracia

En solitario, representante del Partido Nacional asume presidencia del CNE

Compartir

Tegucigalpa.-Sin la presencia de las consejeras opositoras Ana Paola Hall y Rixi Moncada, el representante del Partido Nacional, Kelvin Aguirre, asumió la presidencia del Consejo Nacional Electoral (CNE) de cara a las elecciones generales de noviembre.

También lea: Ana Paola Hall entrega presidencia del CNE y advierte no aceptará injerencias del Ejecutivo

En un corto mensaje, acompañado de unos pocos empleados del ente electoral y afines a organismos internacionales, Aguirre prometió, el sábado al asumir el cargo, que garantizará la realización de las votaciones.

“Queremos garantizar unas elecciones transparentes, inclusivas, ese es nuestro firme compromiso y también vamos a trabajar en equipo, actuando con humildad de la mano de Dios”, arguyó.

Según el consejero nacionalista, lo importante a menos de 75 días para los comicios será trabajar en equipo y generar certidumbre desde el organismo electoral para evitar una crisis política.

Aguirre declaró que su prioridad será definir el Censo Nacional Electoral y finalizar la entrega del Documento Nacional de Identificación (DNI) y aseguró que la postura por mayoría en el CNE es ir a elecciones con una sola identidad.

El proyecto Identifícate, que logró enrolar a través del Registro Nacional Electoral (RNE)  a  5, 347,906 hondureños , costó 73 millones de dólares,  el equivalente a 1,174 millones de lempiras.

Lea más: Consejeras del CNE reiteran el riesgo que elecciones sean controladas por el Ejecutivo

Además, Aguirre indicó que se han adquirido mil generadores de energía eléctrica para garantizar el 100 % de la trasmisión de resultados en centros de votación que no cuentan con las condiciones de conectividad de un total de 5,718 centros habilitados para el día de las elecciones.

Con la intención de evitar las acciones del extinto Tribunal Supremo Electoral (TSE), prometió que, tres horas después de cerradas las urnas, dará el primer reporte preliminar de los resultados a nivel presidencial.

Concluyó su mensaje dejando claro que el CNE no responderá a intenciones de ninguna institución político en particular, por el contrario, dijo que “es de la ciudadanía y lo importante es garantizarle a los hondureños elecciones justas y democráticas”.

Aguirre asume el reto de evitar convertirse en el nuevo David Matamoros Batson señalado por los fraudes electorales en los procesos de 2013 y 2017 que benefició al gobernante Juan Orlando Hernández y le permitió concretar la reelección ilegal.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

El comentario no puede estar vacío
Por favor rellene el usuario
Es necesario escribir un correo válido

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.