Compartir

 

Por: Víctor Meza

No son pocos los compatriotas que se preguntan cuáles fueron las razones íntimas del ex presidente Juan Orlando Hernández, hoy convertido en prisionero célebre, para mantenerse impasible y aparentemente seguro de sí mismo y tranquilo, a la espera del desarrollo de los acontecimientos posteriores a su salida de Casa Presidencial. No se produjo la anunciada huida fuera del territorio nacional ni se conoce esfuerzo alguno por mantenerse oculto y en refugio seguro. Se mantuvo confiado, como a la espera de su inevitable destino.

La única razón válida e inmediata que se me ocurre para encontrar una explicación lógica – si es que la hay – a la conducta del ex presidente, es un cierto sentido de impunidad, interiorizado en su mente y en su vida cotidiana a lo largo de los más de doce años en que disfrutó de un poder casi absoluto sobre la vida y haciendas de sus gobernados. Fue víctima de una especie de  “síndrome del intocable”, una curiosa percepción de que nada le afectaría ni habría justicia alguna que le alcanzara. Su poder era de tal dimensión y amplitud que lo convertía en un hombre intocable.

 El mencionado síndrome, hijo putativo del “pensamiento ilusorio”, que convierte en realidad ficticia los deseos y sueños de quien lo padece, obnubila al más poderoso y lo adormece en una especie de ilusión permanente. El “hombre”, como le llaman (¿o llamaban?) concibe la realidad a partir de sus sueños y confunde, sin darse cuenta, la vida verdadera con la fantasía que habita en su mente. Llega un momento en que ya no distingue la sinuosa frontera entre los hechos reales y los deseos imperiales. Para colmo de males, siempre le rodea un círculo de colaboradores áulicos, oportunistas y serviles, que le alimentan las ilusiones y le hacen creer que sus sueños y fantasías forman parte del contexto real que les rodea. La vida en el palacio sustituye, a los ojos del “hombre”, el mundo verdadero que tercamente les envuelve y atrapa.

Todo indica que el otrora gobernante, víctima involuntaria del “síndrome del intocable”, estaba convencido de la impenetrabilidad de la corteza de impunidad que le rodeaba, con jueces obsecuentes y solícitos, fiscales indiferentes y silenciosos, junto a policías y militares que obedecían sus órdenes (vale decir deseos) con sumisa obediencia y servilismo extremo. Nada ni nadie podría tocarlo y hacerle daño.

Convencido de la inaplicabilidad de la inofensiva justicia local, la tendencia dominante apuntaba a olvidar la efectividad de la justicia externa. De esta manera, el “pensamiento ilusorio” hacía su trabajo subterráneo y alimentaba la falsa idea del carácter intocable del mandatario. Juan Orlando debió haber sufrido un fuerte choque mental al comprobar la presencia de decenas de policías que rodeaban su casa, justo en el día dedicado al amor y a la amistad.

Encerrado en su celda, seguramente podrá dedicar parte de su tiempo muerto a la reflexión íntima y al redescubrimiento de la realidad que en verdad le circunda. Todos los presos, lo sé por experiencia propia, sueñan con la libertad y la posibilidad de salir de la cárcel, ya sea por la vía de una fuga bien planeada o por los conductos legales de una excelente defensa jurídica, sin olvidarse de las fórmulas discretas de un arreglo político.  Pero para un prisionero al que le espera una condena tan drástica como el encierro perpetuo, es decir cárcel de por vida, la ilusión de la libertad se evapora y esfuma como una voluta más del deteriorado y ya en crisis pensamiento ilusorio.

No hay futuro posible ni hay impunidad que le proteja y defienda. El mundo se le viene encima, los serviles de antaño se alejan discretamente o huyen abiertamente hacia el exterior, mientras su universo familiar se desmorona y luce cada vez más distante, menos ilusorio y – ahora sí – cada vez más inasible y real. El antiguo “hombre fuerte” se va convirtiendo poco a poco en el “hombrecito” que describe Wilhelm Reich.

 

5 comentarios en “El síndrome del intocable

  1. Este es resumen pormenorizado es de la caída de un emperador intocable, conocido común mente como JOH, por desgracia de Honduras que marchaba con total ritmo de la corrupción e impunidad

    1. Una explicacion breve…primero. JOH nunca se imagino que mano de la justicia le tocaria su puerta con la velocidad de el sonido. Segundo. JOH penso que Chinchia le acusaria de 32 cargos el dia siguiente (y asi parar la extradicion) – y que sus jueces lo dejarian defenderse en libertad en menos de 24 horas…y luego le darian 32 cartas de libertad…una cada primavera. Cuando esto se esfuno…tercero. JOH todavia tenia un rey de corazon…la poblacion se manifestaria a su favor y lo salvaria de su miseria por ser tan «bueno». y al mismo tiempo el siguiria manupulando a dos esclavos con sus mensajes. Cuarto…JOH tenia un ACE…sus jueces supremos lo salvarian y desnegarian la extradicion (siempre con la esperanza de salir bien librado). JOH segado de poder seguira hasta el dia de su sepulcro…viviendo de la ilusion.

    1. Parece ser la narración de un pequeño fragmento de película psicológica…
      Se me asemeja a la caída de un imperio de poder absoluto…

      Al fin pude descifrar como posiblemente es o fue el perfil de JOH.

      ESTA PERFECTO Y BIEN DESCRITO…

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

El comentario no puede estar vacío
Por favor rellene el usuario
Es necesario escribir un correo válido

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.