El “diputado más votado de Choluteca”, su violencia y misoginia que lo dejó en ridículo

Compartir

Por: Asael Barahona

Portada: Guillermo Burgos

Edición de video: Henry Alvarado

Tegucigalpa. –El diputado del oficialista Partido Libertad y Refundación (Libre), Mauricio Rivera, afirmó que “por ser el diputado más votado” del departamento de Choluteca tenía la potestad de nombrar en puestos públicos a partidarios que lo apoyaron en su ascenso político y emprendió   una campaña intimidatoria y despótica contra directores de entes públicos que se negaron a cumplir sus demandas.

El pasado miércoles 4 de mayo, un grupo de activistas del Partido Libertad y Refundación (Libre), encabezados por Rivera, participaron en una violenta protesta frente a la sede de la dirección nacional del programa presidencial Ciudad Mujer, en la capital de la república, exigiendo a la titular de ese ente, Tatiana Lara, que nombrara a Ondina Marcela Mendoza como coordinadora del programa en Choluteca.

La Frase: “Les advierto a todos los ministros, al diputado Luis Ortega y Geovanny Martínez que a Mauricio Rivera se le respeta porque soy el diputado más votado de Choluteca… Solamente en las calles nos escuchan, así nos han enseñado, así nos instruyeron y vamos a defender todos los puestos por el trabajo…”, Mauricio Rivera.

La Declaratoria Oficial de los resultados electorales a nivel de diputados, tras las votaciones generales que organizó el Consejo Nacional Electoral (CNE), ratifican a Rivera como el diputado más votado por Choluteca, pero con una actitud prepotente, dictatorial y con rasgos misóginos, el congresista encabezó las protestas frente a la entrada principal de la oficina gubernamental, lanzado piedras que causaron daños a las instalaciones y agresiones verbales contra Lara.

Mediante un comunicado, Ciudad Mujer detalló que Mendoza, a quien Rivera quería imponer en el cargo, no reúne los requisitos que exige el puesto al tiempo que mostró un chat de WhatsApp en el que se evidenció amenazas del diputado contra Lara.

“Usted no entiende que es mi derecho como primer diputado y además que ya tiene consenso de los tres diputados. ¿Usted se cree dueña de la institución? No colme mi paciencia licenciada Tatiana, que usted está ahí puesta de dedo, más yo estoy puesto por más de 57,000 votos del pueblo. Espero me resuelva esta semana ese nombramiento o tendré que tomar acciones en defensa de nuestro derecho”, escribió Rivera en un chat con Lara.

Ninguna ley en Honduras establece que un congresista tiene la autoridad para nombrar a sus allegados en cargos públicos, mucho menos otorga injerencias en decisiones de un poder del Estado sobre otro y Rivera es parte del Legislativo y el nombramiento que exige es del Ejecutivo, por lo que su pretensión y exigencia es un claro ejemplo de nepotismo y tráfico de influencias.

“El diputado Rivera me ha venido presionando y quiere utilizar sus influencias para obligarme a nombrar a una persona en el centro Ciudad Mujer en Choluteca, esta persona no reúne los requisitos que el manual operativo y los diferentes protocolos exigen en este puesto. Ante mi negativa de nombrar a esta persona y no aceptar estas imposiciones, me amenazó. Algo que yo jamás esperé, llegó con actos vandálicos frente a una institución del Estado”, declaró Lara.

También lea: Presupuesto 2022, pasó de “falso” y “corrupto” a un mismo patrón

Mediante Decreto Ejecutivo 031-2016 se creó el Programa Ciudad Mujer, adscrito a la Secretaría de Desarrollo Social con la finalidad de mejorar las condiciones de vida de las mujeres brindando atención en diversos temas como violencia contra la mujer, prevención contra la violencia, asistencia, entre otros.

En el artículo cinco establece que como requisito para fungir como director o directora deberá contar con un título académico universitario preferentemente en temas sociales, no obstante, Mendoza no cuenta con nivel superior y se graduó de secundaria como perito mercantil y contadora pública.

Las acciones arbitrarias, abusivas y misóginas del congresista continuaron a tal grado de solicitar la intervención por parte del cuñado de la presidenta de Honduras, Xiomara Castro, Carlos Zelaya, actual secretario de la Junta Directiva del Congreso Nacional, quien, de acuerdo a un mensaje compartido en redes sociales por Rivera, recibirá sus propuestas para los cargos que pretende imponer en Choluteca y que “serán revisados” por Castro.

Para el joven analista Rafael Jerez, la exigencia de un diputado por nombramientos de empleos públicos refleja el clientelismo político que mantiene socavado a la nación en problemas estructurales que no dejan avanzar en un Estado democratizado.

“Ningún diputado tiene derecho de exigir nombramientos, más que participar en los que se hacen en el pleno del Congreso Nacional. El clientelismo político es parte del porqué no se ha democratizado el Estado. Si no cambiamos eso, no esperemos cambios estructurales”, cuestionó.

¡NO ES LA PRIMERA VEZ!

No es la primera vez que Rivera realiza acciones de intimidación y manipulación para lograr que sus afines accedan a puestos públicos, el equipo de Criterio.hn evidenció que el congresista realizó entrega de donativos de equipos de bioseguridad al Hospital General del Sur que le fue otorgado por el Instituto Hondureño de Ciencia, Tecnología e Innovación (IHCIETI), como una medida clientelar.

También lea: Clientelismo político comienza a notarse en acciones del nuevo gobierno de Honduras

Rivera logró que se nombrara a Dany Araujo como director del centro asistencial, mientras las bases protestaron en varias ocasiones por estar en contra, arguyendo que no pertenece a las filas del Partido Libre.

Para calmar las confrontaciones entre los denominados “colectivos”, Rivera entregó la donación que tuvo que ser realizada por la institución del Poder Ejecutivo y no por un diputado.

Estas prácticas de intrusión por parte de diputados del Partido Libre en temas que conciernen al Ejecutivo genera cuestionamientos al gobierno de Xiomara Castro, incluso su esposo, Manuel Zelaya Rosales, expresidente de Honduras (2006-2009), coordinador del Partido Libre y asesor privado de la Presidencia, ha utilizado la sede del Poder Ejecutivo para resolver problemas meramente internos del partido oficialista, cuando existe su propia sede.

ORGANIZACIONES DE MUJERES CONDENAN VIOLENCIA DE RIVERA

Diversas organizaciones defensoras de los derechos de la mujer condenaron las acciones de Rivera y exigieron sanciones que dejen un precedente para evitar fomentar más violencias contra mujeres que logran puestos dentro del gobierno.

El Centro de Estudios de la Mujer en Honduras (CDM), a través de una denuncia pública, responsabilizó al diputado por cometer actos vandálicos y de violencia política y condenó su discurso contra la mujer.

“Condenamos profundamente el discurso de odio, violento, discriminativo y misógino, promovido por este diputado contra Tatiana Lara. Repudiamos que el señor Rivera se valga de su estatus como diputado y de su condición de periodista para intimidar, hostigar, amenazar y pretender imponer su voluntad y caprichos”, detalla el documento.

De igual manera, el Foro de Mujeres de Partidos Políticos de Honduras (FMPH), pidió a las autoridades correspondientes sancionar y poner un alto a la violencia política contra la mujer, denunciando la agresión del congresista, al tiempo que se solidarizaron con la directora de Ciudad Mujer.

También, la organización Ecuménicas por el Derecho a Decidir se pronunció sobre el tema al igual que el Movimiento de Mujeres por la Paz, Visitación Padilla, quienes condenaron la violencia y los ataques que sufrió Lara y exigieron al Partido Libre iniciar investigaciones contra Rivera.

“Demandamos al Partido Libre una investigación de lo ocurrido y la aplicación de sus estatutos en torno al bochornoso comportamiento de este miembro de sus filas. Les recordamos que ser representante del Estado, conlleva la responsabilidad y el compromiso inquebrantable de cumplir con las leyes que establece la Constitución a favor de fortalecer la democracia del país y no solo la valoración de la cantidad de votos obtenidos en las urnas electorales. Trascendamos a un modo de ejercer la política desde la ética, la transparencia y tolerancia cero de la violencia contra la mujer”, exponen.

La titular de la Secretaría de Derechos Humanos, Natalie Roque; la ministra de Cultura, Anarella Vélez; la asesora legal de la Secretaría de Desarrollo (SEDESOL), Naama Avila, junto a funcionarias de diversas instituciones del Poder Ejecutivo se unieron en respaldo a Lara y exigieron un alto a la violencia contra las mujeres desde las propias autoridades de gobierno.

DENUNCIA ANTE EL MINISTERIO PÚBLICO

La titular de Ciudad Mujer presentó una denuncia formal ante el Ministerio Público contra el diputado a quien acusó por la comisión de cuatro delitos por los hechos vandálicos, de intimidación y de violencia contra las mujeres, además de poner en riesgo la vida de al menos 40 empleados.

“Esperamos que el Ministerio Público actúe con prontitud, investigando y declarando la responsabilidad penal del denunciado… no vamos a permitir ningún tipo de violencia en contra de las mujeres hondureñas”, expresó Lara.

Por el delito de tratos crueles, inhumanos y degradantes atribuidos a un funcionario público, contemplado en el artículo 217 del Código Penal, Rivera podría enfrentar una condena de tres a seis años de prisión más inhabilitación por diez a 15 años; por usurpación, uno a cuatro años de prisión; por daños, seis meses a dos años de cárcel más multa de 180 a 720 días de multa (una equivalencia en promedio de 10 lempiras diarios) y por tráfico de influencias cometidas por un funcionario público de dos a cinco a años de prisión más multa de 100 a 300 días más inhabilitación absoluta por el doble de tiempo que dure la condena.

Cabe indicar que Rivera tiene una demanda ante los juzgados de familia en Choluteca por reconocimiento forzoso de paternidad interpuesto por la ciudadana Nancy Saray Guevara Márquez, por lo cual se ordenó una prueba de ADN con la finalidad de determinar si es el padre biológico de un menor de edad.

En tanto, el canal UNETV donde laboraba como periodista lo despidió luego de arremeter también contra su compañero y exdiputado Rony Martínez, quien se solidarizó con Lara.

UN DISCURSO AUTORITARIO

Pese los cuestionamientos en su contra, el diputado continuó su discurso y postura que, por ser congresista y dirigente del Partido Libre tiene la potestad de nombrar a afines en cargos públicos, advirtiendo que emprendería más acciones.

“Atentos al llamado. Las bases de Libre, sin exclusión, deben ser tomadas en cuenta para ocupar un puesto en las instituciones. Aquí está su diputado dispuesto a pelear por sus derechos ganados en las calles”, señaló.

Posteriormente, Rivera arremetió a través de medios de comunicación contra Lara al acusarla de nepotismo por tener supuestamente a sus hijos, yerno y otros familiares como empleados en otras instituciones del Estado. Por su parte, Lara salió al paso y aseguró que el único que trabaja en una dependencia estatal es su hijo, quien logró el cargo “por sus capacidades”.

Mario Orlando Suazo Lara, fue precandidato a diputado por el Partido Libre en las elecciones internas, pero no logró ser electo para las generales. Con la llegada de Xiomara Castro al poder asumió como subdirector del Instituto Nacional de Jubilaciones y Pensiones de los Empleados y Funcionarios del Poder Ejecutivo (Injupemp).   

UN SIMULADO REMORDIMIENTO

Siguiendo con un guion que pasó lo absurdo, el diputado se refugió en un discurso religioso para defender sus violentas acciones y arguyó que las piedras fueron la herramienta para “ser escuchados”.

“Cuando Moisés fue ante el faraón iba con la fuerza respaldada de Dios y usó una vara como herramienta para liberar a un pueblo, yo utilicé las piedras, como las usamos contra Juan Orlando Hernández, para obtener la libertad y ser escuchados”, expresó.

Dos días después, a través de un comunicado, Rivera admitió que sus acciones fueron incorrectas, sin embargo, en ningún momento pidió perdón o disculpas contra Lara o las personas a quienes puso en riesgo.

“Luego de haber meditado en mi actitud, he llegado a la conclusión que, aunque tenga un fuerte compromiso con las bases del partido, su lucha y sufrimiento en las calles, reconozco que rectificar es de sabios, que mi reacción ante el enojo que sufrí no tiene ninguna justificación. Admito que mi reacción estuvo mal y he aprendido mucho de este mal momento”, expone el documento.

Para Yamileth Gonzales, integrante de la organización Mujeres Socialistas de Honduras, las acciones de Rivera “son caprichos” y debe entender que no todos los afiliados al Partido Libre podrán ser parte del gobierno y más cuando no reúnen los requisitos en los cargos o puestos públicos.

“Los diputados están para aprobar leyes no para andar intimidando a nuestras compañeras en las instituciones del Estado para querer meter a sus activistas, eso no puede ser porque seguimos con las mismas prácticas del Partido Nacional de querer meter a gente que no cumple con los requisitos en los cargos”, añadió.

La defensora de derechos humanos, Reina Rivera, calificó el hecho como “una situación grave que un diputado ataque los bienes públicos y ponga en riesgo las personas para una lógica que es totalmente ilegal”, en virtud de que no es función de los diputados nombrar ni solicitar empleos dentro del Poder Ejecutivo, aunque resaltó que “es una práctica que se practica en todos los gobiernos”.

En conclusión, las declaraciones del diputado de Libre, Mauricio Rivera, transitaron de lo absurdo a lo ridículo y sus acciones se convirtieron en arbitrarias e ilegales, ya que ni la ley ni lo decente otorga la potestad o “el derecho” a un diputado de nombrar o exigir que se coloque en puestos públicos a sus activistas.

Corrupción Honduras

Por lo anterior expuesto, el discurso de Rivera es considerado ridículo al creer que, “por ser el diputado más votado”, ganó privilegios o prerrogativas que trascienden las injerencias de una autoridad sobre otra o mediante el chantaje y las amenazas imponer a un afín que no reúne los requisitos que el cargo requiere.

Un comentario en “El “diputado más votado de Choluteca”, su violencia y misoginia que lo dejó en ridículo

  1. Esta es una práctica prendida en los movimientos estudiantiles luego en los movimientos que emprendiera libre así que de alguna manera qué culpa puede tener este diputado Rivera claro por sí mismo es culpable Pero quién lo mueve son las costumbres de un partido y de toda una vida los movimientos estudiantiles así crecieron acidez se desarrollaron y así dieron de fallecer sus propósitos cuando sus grandes líderes crecen en lo profesional en lo político y en la gubernamentalidad

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

El comentario no puede estar vacío
Por favor rellene el usuario
Es necesario escribir un correo válido

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.