Nación.|Noticias Destacadas

El 2021 será un año difícil para sector agroalimentario, advierte dirigencia campesina

El 2021 será un año difícil

Compartir

Por: Redacción CRITERIO.HN

redaccion@criterio.hn 

Tegucigalpa.- El sector campesino tiene pocas esperanzas en que el 2021 sea mejor al 2020 en materia agroalimentaria, factores como los daños producidos por las tormentas Eta e Iota y el abandono estatal hace que las proyecciones de este rubro no sean prometedoras.

De acuerdo al informe realizado por la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (CEPAL) de las Naciones Unidas, los huracanes Eta e Iota ocasionaron un impacto económico de más de 45 mil millones de lempiras.

Entre los rubros más afectados se encuentra el área de industria y comercio con un daño de 20 mil millones y el sector agropecuario con siete mil millones en pérdidas, lo que convierte a este sector productivo en el segundo más afectado por los fenómenos naturales del 2020.

Según Rafael Alegría, dirigente campesino y directivo de la Vía Campesina, el 2021 será un año difícil tanto para el pequeño y mediano productor como para los consumidores.

“Nos espera un año difícil no solo para el pequeño productor y campesino que ya ha estado abandonado, esto tendrá un impacto negativo en sus ingresos, la pobreza aumentará y será el doble que el 2020”, comentó Alegría.

Para el dirigente campesino antes de los huracanes el campo estaba abandonado por las políticas estatales y con los ciclones la situación empeoró, produciendo incertidumbre de cara a los próximos meses.

“Hemos venido acumulando no de un año, sino de 25 la destrucción de la economía campesina, la producción agrícola y el déficit es enorme, hay un abandono total que genera pobreza extrema y migración”, valoró el dirigente.

Rafael Alegría siguió argumentando: “el campo está quedando abandonado y empobrecido y los gobiernos no se ocupan de eso, dan prioridades a otras cosas, no les importa garantizar la soberanía alimentaria de la población, solo se ocupan de estimular la maquila, la caña de azúcar y la palma africana”.

El daño a los campesinos se verá reflejado en dos enfoques: el del pequeño y mediano productor y el del consumidor final: “el consumidor en las ciudades no tendrá acceso a maíz, frijoles y otros granos, por lo que creemos que esto afectará en dos vías al productor y al consumidor comprando otros productos a precios altos ante la falta de cosecha, por lo tanto se acelerará la importación de granos, muy probablemente serán transgénicos,  por eso advertimos que este escenario puede ser gravísimo sino se hace algo desde el Estado”, interpretó Alegría.

El dirigente de Vía Campesina dejó claro que,  la única salida para minimizar el impacto de la crisis es apostar por apoyar al pequeño y mediano productor hondureño y no favorecer solo a las grandes industrias.

“Hay que cambiar todo lo que no ha servido para nada, el dinero que hay que no es poco se lo han dado a Invest-H, a los militares o a la banca privada para que haga negocio, entonces creemos que hay que trabajar directamente con los pequeños productores, campesinos y sectores afectados, hay que entregar asistencia técnica, en semillas, en créditos, es decir, todo el acompañamiento y apoyo del Estado, de lo contrario la situación en el agro será deprimente”, finalizó.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

El comentario no puede estar vacío
Por favor rellene el usuario
Es necesario escribir un correo válido

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.