Nación.

Doce años de cárcel para expolicía que ayudó a organizar reunión entre Tony Hernández y Los Cachiros

Doce años de cárcel para expolicía

Compartir

Por: Redacción CRITERIO.HN

redaccion@criterio.hn

Juan Manuel Ávila Meza

Un exintegrante de la Policía Nacional de Honduras fue sentenciado este lunes a doce años de prisión y a a cuatro años de libertad supervisada por conspirar para importar cocaína a Estados Unidos.

“Juan Manuel Ávila Meza aprovechó su posición en la aplicación de la ley y como abogado para intentar elevarse por encima de la ley, beneficiándose de las actividades criminales reprensibles que ayudó a facilitar”, dijo la agente especial a cargo de la División de Operaciones Especiales de la DEA, Wendy C. Woolcock.

Ávila Meza, quien se declaró culpable de los cargos relacionados con narcotráfico, brindó información confidencial sobre las fuerzas del orden a los miembros de Los Cachiros, con quienes trabajó entre 2004 y 2014, para permitirles sus operaciones de tráfico.

Además, negoció reuniones con otros funcionarios corruptos para facilitar el lavado de dinero y el tráfico de cocaína, señaló la Fiscal de los Estados Unidos para el Distrito Sur de Nueva York Audrey Strauss.

En febrero de 2014, ayudó a organizar y participó en una reunión entre uno de los miembros de Los Cachiros y Antonio Hernández, hermano del gobernante Juan Hernández, cuya sentencia será conocida este martes.

Ese mismo año, en junio, se reunió con otros seis miembros de la Policía Nacional, Fabio Lobo Sosa, el ahora condenado hijo del expresidente Porfirio Lobo Sosa, y dos fuentes confidenciales de la DEA que supuestamente eran miembros de el Cartel de Sinaloa.

En ese encuentro, Ávila Meza dirigió una discusión sobre la mejor manera de  asegurar el paso seguro de un gran cargamento de cocaína con ayuda de la Policía Nacional.

“La sentencia de hoy reafirma que la corrupción en la aplicación de la ley nunca quedará sin control por parte de Estados Unidos. La Administración de Control de Drogas, junto con nuestros socios nacionales e internacionales, continuará trabajando incansablemente para llevar ante la justicia a todos aquellos que participan en el tráfico de drogas”, dijo también Woolcock.

Durante la audiencia de sentencia, el exoficial de 50 años de edad, quien lleva cinco años detenido, se mostró arrepentido por sus actos delictivos y pidió perdón por su mala conducta ante el tribunal.

«Yo me presenté a la DEA en Honduras. Asumo las consecuencia de mis actos”, dijo el exoficial que imploró a la jueza Lorna Schofield tomar en cuenta el hecho de que se entregó a la DEA.

«Vengo de una familia humilde y pobre. Ingresé a la Policía para servir y con grandes esfuerzos me hice abogado. Mi esposa es abogada. Me sentí coaccionado por las esferas más altas del gobierno hondureño», expresó.

También dijo que «la vida de mis familiares corre peligro” y que en Honduras “nadie sabe quién es quién. Los Cachiros hicieron temblar a varios políticos hondureños».

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

El comentario no puede estar vacío
Por favor rellene el usuario
Es necesario escribir un correo válido

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.