La batalla por la justicia

Diez Reyes y cinco dinastías, indispensables en la historiografía Coreana

Por: Rodolfo Pastor Fasquelle

1. Dangun Wanggeom, a veces dicen soloDangun. Nacido el día 3 del décimo mes lunar, del 2333 AC. Nieto del Señor Huannin, quien descendió del Cielo, deseoso de vivir entre ríos y montañas. Hijo del Regente del Cielo, Hwannon y de una Osa, a la cual previa súplica piadosa y superación de un reto (que no resistió la tigresa subsistir 20 días en una cueva comiendo solo artemisa y dientes de ajo) felizmente el Regente transformó en mujer -a la que llamó Ungnyeo- para engendrarlo. O sea; no cualquier fulano. Fundador según esto de Gojoseon, dinastía y estado originario y milenario, para cuya capital escogió a Asadal. Cuando no había más que caza, pesca y recolección; El civilizador enseñó a las tribus la agricultura y la medicina, el arte y la ley.

Aunque comprenderán, existe poca información histórica. No hay fecha de muerte. Solo listas de hasta 40 sucesores, que mal cubren 2000 años de vacío. Los historiadores dicen: no hay evidencia. Hasta que, en los Anales del Gran Historiador chino Shi Ji,[2] escritos hacia el 109 AC, y en la sección sobre los llamados Reinos Remotos, se registra que, hacia el 350 AC, la dinastía Yan China derrotó al Rey Ju de Gojoseon, con lo que produjo el surgimiento del reino de Buyeo, aliado chino al Norte, ¡dos milenios después! Shi Ji también asienta que, en el 108 en su tiempo, después de fiera resistencia, bajo el Rey Ugeo Gojoseon cayó ante a una invasión combinada de Yan y Han dirigida por el General Wei Qing de Han.[3] Aun así, Dangun es de inmensa significación para-Corea que, celebra su natalicio como día nacional, lo considera padre de todos los coreanos. La escuela enseña su historia y hay mil referencias a él en el folklore.

2. Dongmyeongseongwang o Jungmong o Jumong quien en el 37 AC ¿nació de un huevo –aun- y de la hija del Habeak Dios de los Ríos, la Princesa Yuwa la que, en circunstancia poco explicada copuló con Hae mosu (Príncipe celestial y dios del mar) y luego soñó un caballo divino como presagio de la grandeza de su hijo; pero tuvo que huir de su padre, iracundo por su embarazo. Una leyenda asegura que en el 57 AC Jungmong fundó Silla, acto que relatos más formales atribuyen a su contemporáneo el Rey Hyeokgeoseen; pero también se consigna que Jumong nació príncipe en Buyeo. Muy confuso lo que ocurría una generación luego de la caída de Gojoseon. Pero los relatos coinciden en que, ya de niño, era fabuloso arquero, Jumong y recibió de regalo un arco mágico de su Padrastro (también abueloGeumwa, de quien su madre se había convertido en concubina. Y como antes ella, el joven Junmon tuvo que huir de sus medio-hermanos quienes, por envidia, lo perseguían. Y peregrinó años junto, con sus seguidores (la Huida de los cinco hijos) hasta que, previo muchas aventuras pintorescas, se casó con la Princesa Seseono; y asentó sus reales y cabeza, estableciéndose en la Confederación Jaimboo, a sus 21 años con quienes fundó ¡en el 37 AC, mismo año en que nació! la Dinastía Goguryeo. La Estela de Guanggaeto, erigida medio milenio después, da fe de la fundación y los Samguk Sagi o Historia de los Tres Reinos de Kim Busik [4] y luego los Samguk Yusa, del sabio Monje Iryeon, datados en el s. XIII,[5] ¡1200 años después! También se asegura que Jumong murió (ora sí, a huevo) el 19 DC. ¿Acaso creó un estado primario, con las tribus federadas,Jumong? Igual es especulación. El hecho es que ¡dos dinastías lo reclamaron como fundador! ¡Se han escrito muchas obras literarias sobre él! ¡Y en su nombre se celebran grandes festivales populares!

3. Kim Su-ro. Junto a Jungmong hay que contar, de Goguryeo, al Rey Guanggaeto, el Grande, el decimonovenode su línea, primero en nuestra lista que fue ¡alas! hijo de mortales. Nació en el 374 de nuestra era, hijo del rey Gogugyang I y de la Reina Soji, quien se dice que lo educó. De este rey se cuenta además que, a los 17 años ascendió al trono, que su padre había manejado con prudencia para restaurar fuerzas, luego de una humillante derrota a manos de Baekje y muerte de su abuelo en batalla.  Guanggaeto ascendió al trono, se declaró seongool, divino señor,[6] consiguió alianza de Gaya del 391 a 413 DC. Marchó a la guerra y expandió la hegemonía de Goguryeo, sometiendo a Silla y a Baekje; y unificó un vasto imperio que abarcaba más allá de la Península Coreana, territorios que luego fueron de China, Rusia y Mongolia. Así, se convirtió, brevemente, de nuevo en una gran potencia del Asia Oriental, como fuera –por cuentas– dos siglos atrás.  Hay historiadores muy escépticos. Pero la nota de Wikipedia reza que, a su muerte a los 39 años de edad en 413, Guanggaeto dominaba el territorio entre el río Amur y el río Han, dos tercios y de la Corea moderna, Manchuria, parte de la actual provincia rusa de Primorie y de Mongolia Interior, además del oriente de Mongolia Exterior. La Estela de Guanggaeto erguida en el 414 DC, un año después de su muerte, en Jian, Provincia de Jilin, China (donde había establecido Gungnae, segunda capital de Goguryeo hasta el 426, y donde también resta el túmulo de su tumba) narra con una inscripción en jeroglíficos chinos clásicos su gesta, conquistas y logros diplomáticos de este, el Gran Ensanchador, orgulloso descendiente de Jumong que aún cabalga ahí una leona de piedra, ¡a horcajadas entre la leyenda y la historia![7]

4. La Reina Songdeok nació en el 603 y se disputa si la mayor de tres hermanas, hijas del Rey Jimpyeeong y de la Reina Maya; convenció a su padre de heredarle el trono de Silla, ya que no había varón heredero. Y desde sus 29 años, gobernó del 632 al 647, primero como Regente de quien pudiera ser un hijo (porque estuvo tres veces casada, sin procrear), luego como vigesimoctavo gobernante. Hubo otras menos reputadas.Se asegura que ella fue la primera reina de Corea, la segunda en Asia del Este, y se le atribuye una gestión antes que todo preocupada por mejorar la condición del común de sus súbditos, especialmente los más débiles: viudas, huérfanos, ancianos e incapacitados. Asimismo, se le atribuye un renacimiento de las artes, las letras, la ciencia. En el  Samguk sagi  (500 años después de su muerte) se describe a Songdeok como generosa, benevolente, sabia y astuta o sagaz, y según La leyenda de Jigwi, también era muy bella. Construyó importantes obras públicas a un costo elevado para su tesoro, una especial gran pagoda y Chomseogdae, famoso observatorio astrológico. Asimismo, Los Anales cuentan que, a lo largo de su reinado, tuvo que lidiar con rebeliones palaciegas, incluso de sus favoritos, y  agresiones fronterizas de los reinos vecinos de Baekje y Goguryeo, y que no podía convencer al Emperador Li Shimin, Taizon de Tang en China para que la ayudara, porque el descreía de su competencia, por ser mujer…hasta que se asustó Tang por la fuerza que mostraron sus enemigos. Desde los albores del milenio, con los Tres Reinos, la producción de hierro y la metalurgia se convierten en sectores estratégicos de la economía, la industria y la política de los estados guerreros de la Península. Uno de esos reinos podía armar un ejército de 50 mil hombres con hierro. Y eso tenía que preocupar a todos sus vecinos, incluida China. Baekje era muy rica ya, poderosa, un peligro y un tesoro codiciable cuando la reina murió.

5. Nacido Kim Chun chu en 603, (se alega oscuramente que también, hijo del Rey Jimpyeeong y de la Reina Maya de Silla -lo que, de ser cierto, lo convertiría en ¿hermano de padre y madre nacido el mismo año de la Reina Songdeok, pero postergado, o un impostor), el Rey Taejon fue coronado, con nombre real de Muyeol en el 647, luego del deceso de la reina, en medio de complejas conspiraciones y maniobras cortesanas, y fungió hasta 661 como seongool. Existen inscripciones y monumentos contemporáneos que lo registran como patrono del budismo. Por ejemplo, el «Monumento de Seokguram» famoso santuario budista menciona la piedad patrocinadora de la Reina y de Muyeol, igual que el «Monumento de Dabotap» y el templo de Bulguksa, obra maestra de su género. Está consignado que –antes- fue fiel a la Reina, aunque también que sufrió exilio; y es llamado, por tradición el unificador de Silla ya que casi prevalece en guerra un año después, como aliado de la dinastía Tang, contra Baekje y Goguryeo. Aunque quizá esa alianza unificadora la había gestado ya la Reina, sin duda fue Muyeol (que gozaba de una amistad de juventud con el Emperador Taizong) quien consiguió el apoyo logístico y de tropas que, combinadas con las suyas alcanzaron la victoria, y consiguió el retiro posterior de las armas de Tang, desde Corea que -sino- hubiera quedado ocupada. Después de ese triunfo, Silla envió embajada con agradecimientos a la Corte Tang. Aunque aún se trataba de un triunfo a medias y quizá a Tang tampoco convenía la unidad total de la península. En el 668, su sucesor de MuyeolMunmu hizo un nuevo intento de consolidar la unión y Silla Unificada prevalecerá por unos dos siglos y medio hasta circa 890, aunque frágil, inestable y volátil. 

6. Nacido en el 877, hijo de Wan Yung -más tarde se dice que de la Casa de Silla– y de la Señora Myeoghwa, consta que, en una rica familia de comerciantes, Wang Geon también Won Kon se inició como ministro de un pequeño reinoLater Gorguyeo, que intentaba consolidar un monje aristocrático Gung Ye de Taebong, en el ambiente enrarecido de los Tres Reinos Tardíos, a fines del siglo IX. Recurriendo a campañas militares exitosas, pero valiéndose igual de la política y la diplomacia, para liberarse del vasallaje de Liao (enseñoreadoen el Norte de China), Wang unificó los restos de Silla y Later Baekje que tendían a desprenderse, y a varios señores feudales. Y en el 918, a los 41 años, le dio un golpe a Gun Ye, y fundó la dinastía de Goryeo 918-943. Gobernó personalmente 25 años más. Intentó cohesionar su control, privilegiando a los súbditos con mérito fundacional (a saber, que le habían apoyado) y ayuntándose con mujeres principales de los territorios agregados, de modo que tomó 6 esposas como reinas y 23 concubinas, de quienes hubo 26 hijos, sin advertir que estos se convertirían en procreadores de una casa real multitudinaria y díscola. A la vez fue el primer unificador que enseñó el sistema confuciano de exámenes para escoger a los mejores funcionarios, y un código legal. Estableció, desde su primera capital Songak (hoy Kaesong) relaciones diplomáticas con China, Liao y Japón. Con lo cual consiguió un decidido respeto externo.  Recibió entonces el título de Taejo, Fundador o Gran Procreador. Y gobernaron después de él, tres hijos en sucesión, y el tercero Gwangjongprofundizó las reformas y sentó las bases para casi 4 siglos de hegemonía dinástica. Aunque con altibajos, por las intrigas palaciegas y presiones externas, en especial las guerras incontenibles de los mongoles, que agobiaban a Goryeo a mediados del s. XIII, esa dinastía gobernó hasta el 1392, y dio su nombre de pila al estado nacional moderno. Y bajo su protección alcanzaron su perfección muchas de las artes clásicas, como la cerámica celedón y la música clásica.

7. Reinó de 1351 a 1374, Gongmin. Según cuentas, vigésimo quinto de Goryeo, hijo del Rey Chungsuk y la Reina Gongye, de quienes heredó un estado vasallo de la Dinastía Yuan, un siglo después de que Corea fuera avasallada por los mongoles y quien, como príncipe, tuvo que residir cual  rehén en el corte mongola desde que cumplió diez años 1341 hasta que se casó, al ascender al trono en 1351. Por la vía de tomarla en serio, convirtió a su consorte -impuesta por el mongol, la Princesa Noguk (m. 1365)- en firme aliada para rescatar a su país. Lanzó una reforma al Estado, y a la justicia, revirtiendo la corrupción, impulsando la igualdad, removiendo del poder a aristócratas y militares pro-Yuan, especialmente después que intentaron un golpe. Fortificó fronteras y ciudades, revolucionó las defensas, organizó la lucha contra los piratas Wako y contra los Jurchen (bárbaros) y recuperó las posiciones perdidas a las armas mongolas. Luego que la dinastía mongola Yuan en crisis se debilitó, Gongmin liberó a Goryeo de su tutela y vasallaje, y desplegó una diplomacia que concitó respeto más allá de sus fronteras, mientras que las armas también le sirvieron contra los turbantes rojos y otros. Reformó la propiedad de las tierras concentradas en manos muertas de los nobles y conventos. Valiéndose de la imprenta mejorada, reprodujo ampliamente los cinco clásicos y los Mil Libros, necesarios en la reforma de la Universidad, que transformó en Academia Confuciana, en la que restauró los estudios generales (versus los técnicos), para arraigar un sistema de pensamiento holista, concentrado en la investigación filosófica y de la naturaleza. E instituyó un riguroso sistema de exámenes, y una genuina meritocracia. Con una corte de sabios, patrocinó las artes, entre ellas una escritura clara y precisa -sin el ornato antes preferido- y la pintura de la que fue destacado practicante. Ni la alianza con Ming que sirvió para rechazar a los mongoles, la caligrafía reformada y el arte le ayudaron a prevenir las violentas revueltas palaciegas, exacerbadas por sus reformas radicales y a los 44 años, a fines de 1374, fue asesinado en un motín liderado por su tío, el General Choe.

8. Se trata de una historia casi oculta, por escandalosa, censurada pero crucial. Más allá de toda disputa, YiSeon-gye, antes Yi In min nacido en 1335 AC, hijo de Yi Ja-Chun y la Señora Sonfue un guerrero de casta aristocrática, quien, de joven, se había comprometido por completo con las reformas de Gongmin y con su recuperación de la unidad y dignidad nacional, y luchó fielmente contra el vasallaje al decadente Yuan. Por la razón que fuera, según fuente fidedigna Yi, sin embargo, participó en el motín que condujo al asesinato de Gongmin, a cuya muerte sobrevino un periodo convulso por las intrigas palaciegas anárquicas. Subió al trono el Rey U, vigésimo sexto de la línea Goryeo, que también fue golpeado en 1388, y enviado al exilio en una isla, sucediendo el Rey Chang, que solo gobernó un año y luego el Rey Gongyang, quien logró sostenerse tres años hasta 1392 cuando, de nueva cuenta, Yi Seon-gye a los 57 años condujo la rebelión que lo derrocó. Es decir, se trata de un revolucionario, y un usurpador sin duda. Pero ¡el fundador Taejo de la dinastía Joseon! La más longeva de las dinastías históricas y emblemáticas de la nación, fundador de su capital en Seúl y de la unidad duradera de la península. Murió en 1408 pero juntamente con sus dos hijos, JeongjongTaejon, su nieto Sejong y bisnieto gobernaron más de sesenta años. De modo que lograron consolidar una forma más ordenada de gobierno, nueva ley (código) e implementar reformas administrativas profundas, que centralizaban al estado contra las tendencias anarquizantes de los feudatarios, instituyó una división territorial  en 8 provincias divididas en condados, que acercaban el estado al nivel local, estableció un registro civil de castas con claros derechos y deberes y, para balancearlo, un sistema confuciano como ideología oficial, de exámenes que abrían espacio a la movilidad y daban oportunidades a muchos, y eficiencia al estado. Finalmente, Yi fomentó la innovación en materia de armas y riego para la agricultura. Aunque no había nacido sagrado señor, el segundo Taejo se afanó por alcanzar la legitimidad ritual, y coronó póstumamente a sus ancestros en el nuevo Santuario de la dinastía, en donde también ¡le reservó un sitio al fantasma de Gongmin!   

9. Gobernó (luego de su padre, Taejon) entre el 1418 1450, el nieto de Taejo IISejong el Grande, cuarto de Joseon, uno de los más destacados y querido de los reyes antiguos, recordado en particular como el que escucha, que encarnó otra vez el arquetipo del rey sabio y humanista, mitificado, pero rigurosamente histórico. Suspendió la persecución del budismo. patrocinó a los sabios, estableciendo con ellos, El Salón de los Notables para promover la ciencia y la tecnología, las letras y las artes. (Durante su reinado, se llevaron a cabo varios proyectos enciclopédicos para recopilar saberes, y de investigación para generar conocimientos sobre una amplia gama de temas, desde la medicina hasta la astronomía.) Notoriamente, apoyó inventos de amplia utilidad práctica para la medición del tiempo, la agrimensura y la cartografía. Sejeong se preocupó asimismo por la suerte de la gente común, incluso con un claro afán de impulsar la igualdad. Y por importantes reformas para mejorar en general el urbanismo, la tecnología agrícola, y la educación. No está claro que todas las innovaciones y reformas fueran eficaces o tuvieran el impacto que se les atribuye. La contribución indubitable de Sejeong fue su promulgación oficial del sistema de escritura propio, el Hangul, que conlleva una reforma de la lengua. Pese a la resistencia de los eruditos, que pretendían conservar su privilegio excluyente, obligó a La Academia aceptar el nuevo alfabeto, infinitamente más sencillo con el fin de popularizar la lectura y difundir conocimientos, valiéndose también del mejoramiento de la imprenta, que progresaba desde el s. XIII, con lo que optimiza los resultados del sistema educativo. Con el Hanbok, el vestido aun distintivo, la perfección del arte, la cultura culinaria propia el Hansik, el Hangul cataliza una identidad diferenciada. Su hijo, educado primero por los Notables y luego en el Sungkyunkwan gobernó como regente los últimos años de su vida y con sus sucesores, hasta tiempo de Jinji, casi a fines del s. XVI, su cultura floreció [8] y Corea gozó estabilidad, crecimiento, paz, prosperidad, lo cual lastimosamente exacerbó la envidia y codicia. 

10. Corea se recuperó, aunque lentamente, luego de la gran destrucción económica y las trágicas pérdidas de población y capital social, que significaron las guerras Imjin de 1593 a 1598Jeongjo El Grande ascendió al trono de Josseon a los 25 años, en 1776 vigésimo segundo de su dinastía, nieto del anterior monarca, quien había hecho ejecutar cruelmente a su hijo, el Príncipe Sado, afligido por su incapacidad. Jeongjo se afanó por restaurar la honra de su padre a quien amó entrañablemente, sin agraviar la del abuelo, que le había entregado el trono contra sus adversarios en la corte. (Dio a Sado un título póstumo, de rey; consagró a su memoria la fortaleza que construyó en Suwon.) Y gobernó largos 26 años, que tocaba a ambos. Comprometido con el desarrollo de la educación y la cultura: Jeongjo estableció La Biblioteca Real, más academias confucianas, y patrocinó las artes. Abrió el servicio público a castas antes excluidas. Quiso enfrentar el desafío de los conflictos derivados del desarrollo, metódicamente, con una política orientada a mejorar la administración pública, la justicia y la economía. Emprendió para fortalecer el sistema fiscal, una reforma agraria que beneficiaba a los cultivadores comunes.  Intentó luchar contra la corrupción que se había apoderado nuevamente de la corte y la burocracia. En esa lucha enfrentó las atrincheradas resistencias de los poderes establecidos. Gobernó hasta su muerte prematura en 1800, pero no pudo terminar de limpiar el sistema de privilegios, ni de repartir parte de la carga fiscal a la aristocracia y disminuir las tensiones sociales que provocaba la injusticia, como pronto quedaría claro en el Incidente Hong Gyeongnae, 1811.  Tampoco pudo Jeongjo resolver las disputas entre facciones de la Corte, que se disputaban las reglas de sucesión. Pero aun así en la historiografía, se consolidó su imagen de rey ilustrado, progresista y reformista, que personifica un Renacimiento, consciente de que la crisis exigía cambios, y es recordado como un rey modernizador visionario también ampliamente en la cultura popular y los medios de comunicación avocados a la historia.

Jeongjo, fue el último rey que la tradición consideró grande. Bajo tremenda presión externa y lastrada por su tradicionalismo, Corea se rezagó posteriormente a mediados del s. XIX cuando parecía incapaz de defenderse y la monarquía reaccionaba perezosamente a injerencias externas. 


[1] Los coreanos aman su historia, no conozco otro pueblo igual. Y tienen todas las escuelas profesionales de historia analítica, económica, social, pero conservan su sentido de la historiografía tradicional, que alude a alrededor de 200 monarcas, sin otros muchos míticos, y a 10 dinastías. Como se ve, escojo; de los primeros 2 reyes en mi lista y de sus dinastías no hay documento original contemporáneo, pero son inevitables; de los siguiente 3 caben muchas dudas, pero parece verosímil su existencia histórica. Todas las fichas son tabletas de sus espíritus en vez de biografías al estilo occidental, aunque enriquecidas con alguna investigación. En los casos históricos, cada una de esas fichas resume -casi groseramente- una inmensa riqueza del detalle conocido.

[2] Ese es considerado universalmente el primer libro de historia chino, un trabajo monumental -ya imbuido del pensamiento ético racional de Confucio- que le tomó a su autor -genial- casi 20 años de su vida entre el 108 y el 91 AC y marcó la forma de escribir la historia aquí, por dos milenios, equivalente a un Tucídides en la tradición occidental. 

[3] El mismo Shi Ji lo asegura casi como noticia Lo mismo asegura el Libro de Han, historia de esa dinastía

[4] Unos 500 años después de los hechos. Este es el primer libro clásico coreano, escrito por orden del Rey Imjeon (de la dinastía Joseon) a Kim Bu Sik, historiador quien -se explica- dirigía un equipo, y rematado con muchos volúmenes hacia el 1145, 

[5] Esos dos libros están íntimamente conectados entre sí. Igual el fundador de la Dinastía Silla, Park Hyeokgeose también nació de un huevo, producto de sueños ominosos sobre su grandeza y Onjo el fundador de Baekje era hijo de Habaek, diosa del agua y de los ríos. Es decir, todos los fundadores de los tres Reinos fueron todos procreados milagrosamente y todos a principios de nuestra era sin registro histórico contemporáneos hasta trece siglos después.

[6] Rey nacido sagrado…par de todos los que gobernaban en Corea y en China con igual derecho

[7] La leona guarda la tumba, uso la figura La estela de Guanggaeto es uno de los documentos fundadores de la historiografía coreana.  Hay que decir que por ese entonces derrotada la dinastía Jin, lo que hoy es China se había dividido en lo que se ha llamado el Periodo de los 16 reinos 304 370. Es lógico que, en ese contexto de fragmentación, un poderoso reino coreano unificado y protegido por su geografía hubiese avanzado, y eso lógicamente constituye una hazaña de la que se ufana su historia, para el caso también antes el Rey de Baekje había establecido cabezas de playa en China y controló Liaos y Shandong. Guanggaeto sometió a Baekje convirtiéndolo en estado vasallo. Pero hay que tomar nota de que la inscripción de la estela está escrita en Chino clásico, y que no hay una diferenciación prístina y pudo concebirse ese como uno más de los 16 reinos.  Unos dos siglos después la dinastía Tang se alió con Silla neutralizó a Gorguyeo y estableció una relación de vasallaje continuado a su favor. Nada de lo cual resuelve el problema de que en unos textos Jungmong también fue el fundador de Silla.

[8] En efecto, florecieron en su tiempo y en el siglo posterior las figuras emblemáticas de las artes, la pintura clásica y la literatura, Yi San wa, Shim Saimdang, Hwang Jin-i, en la música, Shin ik hee, Choe Yeongeung, crecieron la economía y la población. 

Compartir 👍

Podría interesarte

Periodismo en tus manos

Contenido de calidad en tus manos

Suscríbete y se parte de nuestro newsletter