Desbordados los albergues en La Mosquitia hondureña; urgen de agua, comida, abrigo y techo

Por: Redacción CRITERIO.HN

redaccion@criterio.hn

Foto: archivo de ETA

Tegucigalpa, Honduras. Los efectos del huracán Iota que alcanzó la categoría 5, con vientos sostenidos de 260 km/h alcanzando la máxima categoría en la escala Saffir-Simpson, comenzaron a sentirse en el departamento de Gracias a Dios, al este de Honduras y fronterizo con Nicaragua.

Los habitantes de varias comunidades de Gracias a Dios intentan salvaguardarse de las lluvias, inundaciones y fuertes rafagas de viento en escuelas, centros de salud y espacios religiosos; sin embargo, muchos de ellos ya se encuentran llenos.

En Brus Laguna, una voluntaria identificada como Sobeyda, informó a una radio capitalina que los albergues de la zona se encontraban desbordados y que incluso en uno de ellos el techo estaba en mal estado, por lo que los refugiados (niños, adultos y adultos mayores) estaban empapados y no tenían otro lugar para trasladarlos porque el resto de los albergues estaban llenos. También aclaró que algunas zonas de las comunidades aledañas permanecen inundadas desde el paso del huracán Eta por la zona.

Asimismo, contó que la alimentación en los albergues era limitada debido a que en su mayoría era donada por otros ciudadanos de la zona; sin embargo, la misma está agotándose pues no hay bodegas dónde comprar o abastecerse de comida y el barco que lleva la provisión desde La Ceiba no arribó producto del mal tiempo.

Desde La Ceiba, otra lideresa originaria de Puerto Lempira contó que en esa municipalidad de Gracias a Dios, los voluntarios y ciudadanía local realizaron una colecta para poder llevar comida a los damnificados; sin embargo, temen que para mañana la situación meteorológica no permita el desplazamiento de los voluntarios.

Por otra parte, narró que muchas comunidades aledañas a Puerto Lempira no pudieron ser evacuadas en lancha debido a que el combustible se terminó y cuando finalmente lograron abastecerse, ya no se podía salir producto de las fuertes ráfagas de viento y las embravecidas olas.

Ambas lideresas, expresaron la urgencia de aprovisionar los refugios con comida, agua, pañales, medicamentos, sábanas, colchonetas y sillas de ruedas a los diferentes albergues, una vez que las circunstancias meteorológicas lo permitan.

Tras el paso de Eta, las Naciones Unidas a través del tercer informe “HONDURAS: Tormenta Tropical ETA” estimó que unas 103 mil personas se encontraban incomunicadas en unas 69 comunidades a nivel nacional. Mientras que unas 45 mil personas fueron albergadas en 431 refugios, concentrándose principalmente en San Pedro Sula el 60 por ciento, seguido

del municipio de Yoro con un 20 por ciento.

De acuerdo con información del Centro Nacional de Huracanes (NHC por sus siglas en inglés), Iota provocará un estimado de 400 mm en precipitaciones en Honduras; siendo el segundo huracán en menos de dos semanas en entrar a territorio hondureño. Unas tres millones de personas fueron afectadas por el paso de Eta por Honduras, según recoge la Oficina para la Coordinación de Asuntos Humanitarios (OCHA) de las Naciones Unidas en su reporte semanal sobre Latinoamérica y el Caribe.

2 comentarios en “Desbordados los albergues en La Mosquitia hondureña; urgen de agua, comida, abrigo y techo

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.