migrantes Honduras

“Deportaciones exprés en cadena”: la nueva crisis migratoria que se registra cada madrugada en la frontera de Corinto

Compartir

Texto: Asael Barahona

Fotos: Fernando Destephen

Enviados especiales

Corinto, Omoa, Cortés. –Un equipo de Criterio.hn se desplazó hasta la frontera de Corinto, en el departamento de Cortés fronterizo con Guatemala, donde constató que miles de migrantes hondureños están siendo abandonados, en horas de la madrugada, dejándolos vulnerables y en condiciones degradantes.

Esta nueva crisis migratoria humanitaria surgió a mediados de septiembre con las “deportaciones exprés en cadena” siendo alrededor de 250 a 450 migrantes hondureños deportados al día, en horas de la madrugada, desde Estados Unidos bajo el Título 42, ley de salud pública estadounidense que prohíbe el ingreso de personas sin documentación migratoria adecuada.

migración Honduras
Los migrantes llegan en autobuses en horas de la madrugada a la frontera de Corinto, en la zona norte de Honduras y no están siendo recibidos por el gobierno hondureño. Al parecer la política de protección al migrante es una farsa.

También lea: Denuncian violaciones a personas solicitantes de asilo y migrantes desde EE. UU y México hacia Guatemala

Un promedio diario de cuatro a nueve buses repletos de migrantes, conformados en su mayoría por núcleos familiares con menores de edad, son trasladados vía aérea desde Estados Unidos a México.

Posteriormente, son transportados hacia Guatemala en buses y finalmente llegan a la frontera de Corinto. Todos los trayectos con el denominador común que es en horas nocturnas y sin que los migrantes hayan sido informados de su situación migratoria: abandonados a su suerte.

Esto agrava la condición de los migrantes debido que son trasladados bajo engaños de un falso asilo político y transgrede acuerdos bilaterales entre países que se han comprometido con la atención integral y de seguridad de los migrantes.

“Es una nueva crisis porque están llegando a la frontera en buses procedentes desde México en horas de la noche. Hombres y mujeres, niños y niñas que vienen haciendo tránsito de casi dos días y aquí en la frontera no está el Estado, hay una respuesta mínima de organizaciones de derechos humanos, pero la crisis es cada noche”, detalló Karla Rivas, de la Red Jesuita del Migrante.

Las deportaciones exprés se reportan entre las doce de la noche y las cuatro de la madrugada cuando la aduana Corinto se mantiene cerrada, no se realiza un registro de los retornados por parte de autoridades migratorias y esto oculta la verdadera crisis; además, no hay acceso a condiciones sanitarias adecuadas y mucho menos un traslado hasta sus hogares.

“Literalmente están siendo botados a su suerte porque se los quita Estados Unidos mandándolos a México, se los quita México mandándolos a Guatemala y Guatemala se los quita de encima tirándolos en la frontera”, agregó Rivas.

Los hondureños llegan a la frontera, sin que su ingreso sea registrado por empleados de migración y entran sin ninguna medida de bioseguridad.

BAJO ENGAÑOS Y MALTRATADOS

Criterio.hn entrevistó a migrantes hondureños que revelaron que son engañados en la frontera de Estados Unidos por agentes de la guardia migratoria quienes—dicen—les aseguran que deben tramitar asilo siendo trasladados a lugares de detención para luego ser deportados sin conocimiento alguno desde México hasta Honduras.

César Evelio Santos, originario de Olancho, emprendió la ruta migratoria con su hijo menor de seis años, pagando más de 175,000 lempiras (unos 8,000 dólares) y quien, dijo, siguió el engaño de las autoridades migratorias estadounidenses que le habrían prometido que lo dejarían entrar de manera legal si decidía entregase.

“Nos sacaron como perros, no nos dan ni cobija, nos dan un pedazo de aluminio y nos sacaron tipo cuatro de la mañana. Me la pintaron que entregándonos a migración entraríamos a Estados Unidos y nos sacaron en horas de la madrugada”, testificó.

Santos detalló que volverá a intentar llegar a Estados Unidos, sin embargo, la próxima ocasión no arriesgará a su vástago debido a los tratos crueles a los que son sometidos los migrantes.

Pese a que desde el 2014 el gobierno hondureño instauró la Fuerza de Tarea de Atención al Migrante, los migrantes han sido abandonados, a su llegada no hay ninguna institución del Estado que los reciba en la frontera para trasladarlos a sus puntos de origen, son ellos que de manera individual buscan cómo llegar a su procedencia.

Según la información proporcionada por la Red Jesuita del Migrante, las autoridades migratorias de Estados Unidos están renuentes a recibir a migrantes que solicitan asilo por diversas causas y son deportados vía aérea a México.

En teoría, los migrantes deben realizar el trámite de asilo en México, sin embargo, son subidos en buses para deportarlos a Guatemala donde también deberían atender la solicitud del derecho a migrar.

Mientras en cada país se violenta el derecho a migrar, continúa el ignorado trayecto de retorno de los hondureños migrantes, quienes están siendo abandonados en la frontera de Corinto sin haber logrado tan siquiera iniciar los trámites y, en otros casos, aquellos que sí lograron ingresar una solicitud de asilo se ven obligados a retornar debido que no cuentan con atención ni recursos para subsistir.

Migrantes Honduras
Esta pareja de jóvenes, que está a la espera de un bebé, llegó la madrugada de este jueves. Evadieron hablar con Criterio como la mayoría de los migrantes que no quieren contar sus historias ante la  tristeza y frustración que los invade.

Alejandro Mayorkas, secretario del Departamento de Seguridad Nacional (DHS por sus siglas en inglés), reveló que solo en julio de 2021 se detuvieron 212,672 migrantes en la frontera sur, de estos, 95,788 fueron expulsadas bajo el Título 42.

El equipo de Reflexión, Investigación y Comunicación (ERIC), la Pastoral de Movilidad Humana y la organización Cristosal instan al Estado de Honduras “asumir su rol de garante de los derechos humanos y trato digno de las personas migrantes retornadas, por lo que es fundamental la activación de un sistema de protección estatal que brinde atención integral a esta población”.

Las deportaciones exprés se están registrando en horas nocturnas de lunes a domingo y son pocas las organizaciones que llegan a la frontera a ofrecer atención especializada a los migrantes.

Producto de la violencia, crimen organizado, falta de empleo y pobreza, generada por la corrupción estructural, se estima que en Honduras a diario migran entre 350 y 370 personas. Y según cifras del gobierno en lo que va del 2021 más de 41,000 hondureños han sido retornados.

 

De cuatro a nueve buses llegan a diario entre las doce de la noche y cuatro de la madrugada con 250 y hasta 450 hondureños deportados

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

El comentario no puede estar vacío
Por favor rellene el usuario
Es necesario escribir un correo válido

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.