Logo Cirterio.hn blanco

Advierten que violencia y crimen migrará por estado de excepción

Tegucigalpa.- Luego de la entrada en vigencia del PCM 29-2022 que decretó estado de excepción en 162 barrios y colonias en los municipios de Tegucigalpa, Comayagüela y San Pedro Sula, como una medida gubernamental para combatir la extorsión y delitos conexos, queda la interrogante sobre si esta no llevará simplemente a la migración de los actores involucrados a otras colonias y zonas del país.

Criterio.hn entrevistó al jefe de la carrera de sociología en la Universidad Nacional Autónoma de Honduras (UNAH), Blas Enrique Mejía, así como al experto en seguridad y defensor de derechos humanos, Carlos Sierra, para conocer sus perspectivas sobre el tema.

Ambos concuerdan en que solventar la problemática de la extorsión y la violencia en Honduras requiere de un enfoque integral, más de que de una política de mano dura, como lo es un estado de excepción, que además estigmatiza a las personas que viven en los barrios y colonias vulnerabilizados por la focalización de la violencia.

Noticia relacionada: Suspensión de garantías constitucionales afectará a los barrios más pobres

El sociólogo Blas Enrique Mejía, manifestó que “la extorsión ha llegado a límites increíbles”, pero que las estructuras que las operan están bien organizadas y no van a ser eliminadas de un día a otro, o con un estado de excepción en algunas colonias, porque se corre el riesgo de volver a lo mismo.

Mejía remarcó que la problemática no se solventa de esta forma, sino a través de planes integrales que involucren no solamente a la policía sino también a la población en general, en los que se incluyan programas especiales de reinserción, seguridad y seguridad social. De lo contrario, lo que ocurrirá será que estas personas migren a otras colonias mientras pasan los operativos, para después retornar, manifestó,

El experto en seguridad y defensor de derechos humanos, Carlos Sierra, expresó que al “haber una saturación policial y operaciones especiales en determinados territorios, la criminalidad tiende a movilizarse” a otros sectores.

Sierra sostuvo que cualquier estrategia que desarrolle la Secretaría de Seguridad y la Policía Nacional debe tomar en cuenta esta situación, por lo que la estrategia para solventar la problemática de la extorsión y delitos conexos deber ser más amplia que las acciones de un estado de excepción.

“Esperaríamos con lo mencionado por parte de la Secretaría de Seguridad y la policía, que esta estrategia sea más amplia que las propias acciones durante estos 30 días. De lo contrario, se estará trasladando el problema de ubicación y no solventando de manera integral”, dijo.

Elementos de la Policía Nacional de Honduras se preparan desde una plaza pública en Comayagüela para desplazarse a los barrios y colonias donde se ha impuesto el estado de excepción. (Foto: Criterio.hn-Horacio Lorca).

Conozca más: Estado de excepción, peligro latente para los DD HH en Honduras

¿CÓMO ENFRENTAR LA INSEGURIDAD CON UN ENFOQUE INTEGRAL?

Los entrevistados ya plantearon la necesidad de enfrentar la inseguridad y la extorsión desde un enfoque integral, pero ¿cómo visualizan enfrentar la problemática de violencia y extorsión desde esa perspectiva?

Carlos Sierra señaló que construir un enfoque integral de combate a la violencia implica que todos los involucrados en el tema de seguridad ciudadana y convivencia en el país construyan en conjunto políticas públicas y que estas se reproduzcan a nivel general en las instituciones como la policía, las alcaldías, el sistema de educación y el sistema de salud, entre otros. Agregó, que debe haber un ataque frontal hacia la criminalidad pero con un enfoque científico, especializado y profesional.

“No podemos declararle la guerra a un ente criminal que posiblemente nos supere en números, o que tenga mayor capacidad de juego que nuestras propias fuerzas de seguridad. Sino lo que ocurre es que los más afectados, las personas que viven en los barrios y colonias donde se encuentra estos criminales, serán los más afectados por temas de estigma, pero también por el fuego cruzado, por las capturas indebidas, por los falsos positivos”, dijo Sierra.

Lea también: ¿Era necesario decretar emergencia nacional ante la extorsión?

Un tercer punto, señalado por Sierra, es que el tema de seguridad debe verse desde una problemática estructural, es decir, que no se puede hablar de seguridad sin hablar de desigualdad y reducción de la pobreza, así como la violencia contra las mujeres, la niñez y poblaciones diversas.

El sociólogo Blas Enrique Mejía apuntó que se está ante estructuras bien montadas y organizadas, que se dejaron crecer y fueron instrumentalizadas por el Estado, por lo que desmontarlas y erradicarlas no será fácil.

“Lo otro es que estamos frente a una ola de criminalidad fuerte en los últimos días, en los últimos meses, pero también un Estado que se enfrenta a una crisis económica, que no puede actuar, que no puede moverse. ¿Por qué? Porque todo esto lo vinieron dejando muy bien amarrado, estructurado”, señaló Mejía.

  • Marcia Perdomo
    Amante de la historia y la lectura, en permanente búsqueda del ritmo en las narrativas. Soy una periodista incisiva, las contradicciones son una invitación a investigar y la normalidad está sobrevalorada. Me rehúso a sobrevivir dentro de los pensamientos erróneos de una sociedad asfixiante. Investigo y construyo reportajes sobre el modelo extractivista y su impacto en los derechos humanos de los pueblos ancestrales, grupos vulnerabilizados y sociedad en general. marciaperdomo@criterio.hn

comparte:

Más publicaciones