Tecnosfera

5 cosas sobre la intensa carrera de velocidad de las súper computadoras

Compartir

Por: Redacción CRITERIO

redaccion@criterio.hn

 Ordenadores

¿Sabes lo que es un exaflop? Nosotros no lo sabíamos, al menos hasta hace algunas horas. Habrá que acostumbrarse a la palabra, porque será la medida de la velocidad de los ordenadores en el futuro no muy lejano. Ya los flops lo son, pero en unas magnitudes mucho más pequeñas. Un exaflop es un trillón de cálculos por segundo, todavía en teoría porque nada ha podido andar tan rápido. Un trillón es un número tan largo que es un 1 seguido de 18 ceros, algo tan grande que se escapa a la comprensión humana. Poniéndolo en una perspectiva manejable, un milenio, es decir, mil años, tiene 31 536 millones de segundos (favor no poner pegas porque no estamos considerando años bisiestos) y no dejamos salir nuestra mente de los comprensibles «millones». Imagina si tienes que ascender, no ya a los billones, sino a los trillones.

  1. Corriendo a exaflops por orden presidencial

A los presidentes estadounidenses no les gusta quedarse cortos cuando plantean un desafío de altísima tecnología. A principios de los años 1960, Kennedy ordenó llegar a la luna antes del fin de esa década y el reto se cumplió. A comienzos de la década de 1980, Reagan decretó la Iniciativa de Defensa Estratégica (la «Guerra de las Galaxias»), proyecto que no se concretó, pero cuyo solo anuncio sirvió para desmoralizar y eventualmente desmoronar a la URSS. Ahora es Obama quien lanza el reto de construir un superordenador tan poderoso que correrá en exaflops, dejando a los mejores aparatos de la actualidad como objetos arqueológicos.

  1. La bofetada china

Los chinos propinaron una bofetada al rostro tecnológico estadounidense, cuando en 2013 pulsaron el botón de arranque del Tianghe-2, una super computadora que corre en los todavía encopetados teraflops (un 1 más 12 ceros) y que actualmente duplica en velocidad al gringo más veloz, el Titán. Nos sorprende que estas cosas más bien tengan límites. Resulta que la miniaturización parece que la tiene y cada vez es más difícil hacer procesadores más pequeños. Por eso, las súper computadoras llevan millones de procesadores, cuando para un ordenador común basta con uno. El gigante chino tiene 6 millones de procesadores y el estadounidense por concebir tendrá 100 millones.

  1. El proyecto que renovará los chips cerebrales de los científicos participantes

CHIPS

El proyecto estadounidense es tan ambicioso que han sido convocados los tres sectores que se consideran indispensables para el éxito: el gobierno, las universidades y las empresas de alta tecnología. Para empezar, los chicos y chicas, que hoy piensan en teraflops, tendrán que aprender a hacerlo en exaflops, para que puedan construir el superequipo y desarrollar sus complejas ecuaciones y programas. Si se tratara de un idioma clásico, tendrían que aprender a hablarlo un millón de veces más rápido. ¿Y en qué se utilizará algo tan potente? Consideremos dos cosas que nos tocan muy de cerca: la medicina y el clima.

  1. La medicina todavía es rudimentaria por la falta de buenos ordenadores

medicina3

Estamos en un punto en el que la lentitud de las computadoras está limitando el crecimiento de la medicina. Los investigadores médicos del año 2050 se asombrarán de que sus colegas de 2015 utilizaran ratones y otros animales de laboratorio en sus estudios. Lo que sucede es que aún no existe un ordenador que pueda simular el comportamiento de una molécula y sus casi infinitas vinculaciones con otras. Por eso, los animalitos son la única solución, pero hay que ir uno por uno y caso por caso.

Hay fármacos muy buenos para el tratamiento de enfermedades, que no reciben la autorización de venta porque afectan, sin saberse por qué, a una fracción de la población. La generación de nuevos superordenadores permitiría potenciar la investigación médica y enlazarla con la genética individual. En algún momento, cuando vayas a la farmacia, pondrás tu huella dactilar, se descargará tu certificado de identidad genético y un ordenador te dirá lo que necesitas; luego un dispensador te dará la dosis a la medida, como la prefieras, en una tenue inyección, en aerosol, solución o pastillas. Eso suponiendo que tu departamento no sea de última generación y tengas que ir a la farmacia por no poder recibir la dosis en casa.

  1. El pronóstico de terremotos se demorará un poco

Terremotos

La idea con el clima es algo más ambiciosa; predecir fenómenos, como tsunamis y terremotos, con meses de antelación. Quizá ocurra cuando recién estés celebrando los 15 años de tu primera nieta.

El único que estará preocupado con el nuevo superordenador será el responsable de la factura eléctrica. Si la informática verde (procesamiento de datos con menos consumo de energía) no viene en su auxilio, tendrá que pagar 68 millones de dólares por mes a la empresa de electricidad.

¿Conocías esta apasionante prueba de velocidad con las súper computadoras? ¿Qué te parece?

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

El comentario no puede estar vacío
Por favor rellene el usuario
Es necesario escribir un correo válido

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.