Tras reunión con alcalde capitalino, policía reprime con bala y bombas lacrimógenas a defensores de La Tigra

Por: Redacción CRITERIO

redaccion@criterio.hn

Tegucigalpa. –Tras una reunión de cabildo abierto con el alcalde del Distrito Central, Nasry Asfura, la Policía Nacional hirió de bala a un hombre y reprimió a un grupo de pobladores que exigía la cancelación de un millonario proyecto habitacional que se construye en la zona de amortiguamiento del Parque Nacional La Tigra.

La periodista ambientalista Dolores Valenzuela, luego de la reunión con el alcalde capitalino Nasry Asfura manifestó no sentirse satisfecha y a la vez confundida por el plazo entre 15 días y 2 meses que se dio al edil para celebrar un cabildo abierto con los pobladores de la zona de La Tigra.

Señaló estar inconforme porque darle alas al gobierno es darle chance para que ejecuten las acciones que quieren hacer y que desde el Congreso Nacional comiencen a agregarle delitos al nuevo Código Penal para frenar a la gente que protesta en contra del proyecto habitacional.

La represión se produjo en horas del mediodía en la comunidad de El Hatillo, en el Distrito Central, a pocos metros donde esta mañana se realizó una reunión de cabildo abierto con el alcalde capitalino para exigirle el cierre definitivo del proyecto, que podría dejar sin agua a miles de familias que se abastecen de la cuenca que proviene del Parque Nacional, ubicado en la parte nororiental Tegucigalpa.

Durante la reunión de este martes los representantes de los pobladores acordaron dar un lapso de espera al alcalde de entre 15 días y dos meses, para que se proceda a realizar reuniones de cabildo abierto con las comunidades para llegar a un acuerdo final sobre el controvertido proyecto inmobiliario.

Los pobladores, en su mayoría, no aceptaron el compás de espera que se le brindó a la alcaldía municipal, pues argumentan que no hay nada que negociar y que la única salida que existe es la cancelación definitiva del proyecto.

La Tigra
La represión contra lo pobladores que defienden el Parque Nacional La Tigra, se sigue registrando pese a que las autoridades municipales se han comprometido a escuchar los planteamientos. Hasta el momento la alcaldía ha ordenado suspender temporalmente el proyecto inmobiliario que ha generado el conflicto. (Foto: Vía Campesina).

Represión

Al ver que los pobladores se resistían a abandonar una toma en una vía pública de El Hatillo, los policías sacaron sus armas y dispararon, hiriendo en el hombro derecho a uno de los manifestantes, que de inmediato fue trasladado a un centro asistencial.

Los uniformados lanzaron a discreción gases lacrimógenos contra los manifestantes, que aseguraron que pese a la represión seguirán protestando hasta lograr la cancelación definitiva del proyecto. La represión policial se registró además en la carretera que de Tegucigalpa conduce al departamento de Olancho, a la altura del kilómetro 13 donde tres jóvenes fueron brutalmente golpeados por los agentes de seguridad del Estado.

La represión contra los defensores de La Tigra se viene registrando desde hace dos semanas en diferentes puntos del municipio del Distrito Central.

Lea además: Policía de Honduras dispara sus armas contra pobladores que defienden el derecho al agua

Poderío económico

 El controversial proyecto inmobiliario es propiedad del Grupo Midence Soto Pierrefeu (Grupo MSP) y Condado Santa María, cuyo principal accionista es el presidente de la Cámara de Comercio e Industrias de Tegucigalpa (CCIT), Guy de Pierrefeu. En el grupo desarrollador figura además el empresario de la construcción y actual diputado por el Partido Liberal, Elvin Ernesto Santos.

El gigantesco proyecto, denominado “Condado Santa María”, se construye en un área de 499.72 hectáreas de las cuales, 96.21 están ubicadas en la zona de amortiguamiento del Parque Nacional La Tigra, área protegida, según decreto legislativo No 976-80. La construcción consta de 2.500 casas entre construcciones modestas para clase media y de lujo para clase media-alta y 29 centros comerciales (áreas de recreación, hotel, escuela y club ecuestre) cuyo valor es de mil millones 321 mil 370 lempiras, estimada a concluir en unos 20 años en tres etapas. La primera, bautizada como Portal Los Tarragones y Jilgueros ya comenzó con apertura de carretera en la zona El Chimbo, a unos cuatro kilómetros al oriente de la capital hondureña. Para esta fase se comenzó a descombrar la zona.

Hasta el momento el alcalde del Distrito Central, Nasry Asfura, ha mantenido una actitud de defensa hacia proyecto y argumenta que solo extendió un permiso para la remoción de tierra. Asfura, que es cuestionado por descombrar la vegetación de la capital, ha asegurado que el proyecto representa un eje de desarrollo para la ciudad de Tegucigalpa.

Pese a que el proyecto se ubica en la zona de amortiguamiento del Parque Nacional La Tigra, la Secretaría de Energía, Recursos Naturales, Ambiente y Minas (MiAmbiente) entregó en el año 2016 la licencia ambiental. El documento fue firmado por el entonces titular de dicha cartera ministerial, Luis Galdames, quien la semana pasada fue destituido públicamente del cargo por el jefe de gobierno, Juan Hernández, luego que el funcionario anunciara la cancelación del proyecto. La destitución de Galdames ha sido interpretada por muchos sectores como un castigo por oponerse a una obra impulsada por un sector económicamente poderoso.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.