Policía de Honduras dispara sus armas contra pobladores que defienden el derecho al agua

Por: Redacción CRITERIO

redaccion@criterio.hn

Tegucigalpa.-Elementos de la Policía Nacional de Honduras dispararon sus armas este lunes e hirieron a una mujer que protestaba junto a un grupo de pobladores, en rechazo a la construcción de un proyecto habitacional que afecta la zona núcleo del Parque Nacional La Tigra, de donde se suple de agua potable al menos el 20 por ciento de la población capitalina.

Policía de Honduras
Esta mujer muestra cómo una bala, supuestamente, disparada por la policía, le rozó uno de los brazos.

La salvaje represión, donde además la policía lanzó bombas lacrimógenas a discreción, se produjo en la comunidad de El Hatillo. Los actos violentos fueron captados por las cámaras de medios de comunicación que daban cobertura a la protesta y por cámaras de teléfonos móviles de los mismos manifestantes.

Los vídeos muestran cuando los uniformados desenfundan sus armas y disparan contra la multitud.

Al ser descubiertos, los agentes de la seguridad estatal, alegaron ante la prensa que los casquillos encontrados en el lugar no corresponden a sus armas de reglamento, aunque los vídeos muestran cuando uno de los agentes saca el arma y dispara.

El periodista del canal VTV, Johny Ariel Quito, denunció—mientras transmitía en vivo—que había sido amenazado a muerte por uno de los policías. Asimismo, que había sido intimidado por el grupo de uniformados, quienes lo asediaron para tomarle fotografías, pese a que él se identificó como miembro de la presa.

Quito anunció que acudirá a los organismos defensores de los derechos humanos y a las mismas autoridades de la policía. A estas últimas—dijo—pedirá el listado de los agentes asignados para disuadir la protesta, aunque adelantó que posiblemente le den una lista falsa.

“A mí no me da miedo, yo no le tengo miedo a nadie porque si yo soy periodista es para informar de lo que está aconteciendo en nuestro país, que está de pie y está de cabeza, totalmente de acuerdo. Honduras está cayendo poco a poco”, cerró diciendo el joven comunicador social, mientras despedía la transmisión.

Durante la represión resultó también afectada una periodista que cubría la protesta, al igual que niños, mujeres y personas de la tercera edad que se encontraban en la zona de conflicto.

Policía de Honduras
Esta masiva protesta se registró en la comunidad de El Chimbo, Santa Lucía.

Noticia Relacionada: En diversas tomas, pobladores protestan contra proyecto habitacional de La Tigra

Las protestas, que iniciaron a las 5: de la mañana de este lunes, se llevaron a cabo también en El Chimbo, Santa Lucía y en la aldea Río Abajo, sobre la carretera que conduce de Tegucigalpa al departamento de Olancho. En todos estos puntos se detuvo el tráfico vehicular por varias horas.

Se destruye La Tigra

El gigantesco proyecto de construcción de viviendas en la zona de amortiguamiento de la reserva de La Tigra, denominado, «Bosques de Santa María, en el que se involucran poderosos empresarios y políticos, destruiría al menos el 20 por ciento de la fuente de agua que suple a diario la población de la capital.

La incursión masiva de esta construcción en la zona de reserva de La Tigra, que sirve de fuente de suministro de agua, especialmente a los barrios y colonias situados en zonas altas y céntricas de Tegucigalpa, también afectará a población de los municipios de Valle de Ángeles, San Juan de Flores, Santa Lucia y varias aldeas del Municipio del Distrito Central.

El proyecto es impulsado, entre otras personas, por el presidente de la Cámara de Comercio e Industrias de Tegucigalpa (CCIT), Guy de Pierrefeu, del Grupo Inmobiliario Midence-Soto-Pierrefeu, con la participación de la constructora Santos y Compañía, propiedad de la familia del ex candidato presidencial Liberal y actual diputado, Elvin Ernesto Santos, denunció una coalición de pobladores y ambientalistas que se oponen a la obra.

La construcción, inició el descombramiento de la vegetación para la edificación de 1.886 residencias de lujo, 29 centros comerciales, un hotel de montaña, un club ecuestre y carreteras de penetración en una área de casi 500 hectáreas, de las que más de 100 son parte de la zona de amortiguamiento de La Tigra.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.