Testigo clave revela cómo se drenaron los fondos del INE para campaña de JOH

Por: Redacción CRITERIO

redaccion@criterio.hn

Tegucigalpa.-Las supuestas actuaciones fraudulentas cometidas por el director del Instituto Nacional de Estadísticas (INE) Ramón Arturo Espinoza Guzmán, están documentadas en el Ministerio Público (MP) tras la presentación de pruebas y testimonios de una testigo clave en este hecho delictivo que vincula a varios funcionarios del gobierno, incluyendo al propio presidente Juan Hernández.

La denuncia que narra la implicación de varios funcionarios en delitos de malversación de caudales públicos, tráfico de influencias, lavado de activos  y negociaciones incompatibles con el ejercicio de sus funciones, está en poder de CRITERIO, por lo que este medio de comunicación basado en un testimonio le cuenta cómo se armó la trama en el INE para financiar la campaña política del ahora presidente de Honduras.

Esta es la copia de recepción de la denuncia extendida por el Ministerio Público.
Esta es la copia de recepción de la denuncia extendida por el Ministerio Público.

Entre los implicados, la denunciante mencionó además del mandatario y del director del INE, a la ministra de Estrategia y Comunicaciones, Hilda Hernández; al director de COPECO y exsecretario de Desarrollo Social, Lisandro Rosales y al exdiputado nacionalista y exsecretario de Finanzas, Héctor “Tito” Guillén y a la fundación FUNDECIMA.

Asimismo al exfiscal general de la República, Luis Alberto Rubí y al parlamentario nacionalista, Oswaldo Ramos Soto, quien supuestamente sirvió de mediador ante Rubí para que el caso de corrupción no fuera investigado.

Información documentada en poder de varios medios de comunicación en agosto pasado, reveló que para la campaña de Hernández se drenaron del INE, al menos 11 millones de lempiras, mediante la creación de varias empresas de “maletín”. Sin embargo la cifra podría ser superior ya que solo en una empresa se manejó, sin ningún soporte de origen, 34 millones de lempiras.

Leer tambiénFondos del INE fueron desviados para campaña de JOH http://criterio.hn/?p=7957

La denuncia que apuntala cada una de las acciones fraudulentas fue interpuesta en la Fiscalía para la Transparencia y Combate a la Corrupción Pública  (FETCCOP) la tarde del  lunes 23 de noviembre, por Alejandra Lizzeth Mencía Lara, quien fungió como gerente de la empresa Centro de Estudios y Prospectiva Socio Económica (CEPS), a cuyas cuentas bancarias ingresaron 34 millones de lempiras, de los cuales, la mayoría no tienen un origen determinado y fueron manejados discrecionalmente en su totalidad por el señor Espinoza Guzmán. Los fondos están contemplados en una auditoría practicada hasta el 27 de agosto de 2012.

Además de la empresa antes señalada, la denunciante acusa a Espinoza Guzmán de crear otras más con el propósito de drenar fondos del erario público, entre las que se cita a: 1) Promotora de Autogestión y Transferencias de Tecnologías Apropiadas (PAUTTA), cuyo gerente es Reiniery Girón; 2) Portadas, que está a nombre de la señora Mayra Porras (ex esposa de Espinoza Guzmán); 3) Ideas y Desarrollos de la cual se desconoce su representante; 4) Asociación para el Avance de la Ciencia, la Tecnología y la Innovación (AACTI) cuyo gerente es la señora Pamela Rodríguez.

Mencía  Lara, dice mediante su testimonio que teme por su vida y la de su familia, ya que desde hace varios meses está siendo víctima de persecución a través de vehículos sin placas que la siguen por donde se moviliza. En virtud del acosó reveló que ha cambiado de domicilio, porque hasta el propio director del INE, en una acción intimidatoria, le ha dicho que corre peligro.

La denunciante ofreció ante la Fiscalía “proporcionar más información para el proceso investigativo” y solicitó se acepte su disposición de colaborar en todo lo que esté a su alcance y conocimiento que el investigador considere indispensable “para desentrañar los hechos que ahora pongo en conocimiento”, dice el escrito presentado.

La denunciante, peticionó además que se le brinde protección para garantizar el derecho a la seguridad integral, a la vida personal y la de su familia, derechos que señaló se encuentran en grave riesgo debido a las acciones que está emprendiendo.

Espinoza Guzmán fungió como ministro asesor de la Presidencia de la República y como director del INE en el periodo presidencial 2010-2014, durante el mandato de Porfirio Lobo Sosa y actualmente sigue fungiendo como director de esa institución.

A continuación el testimonio de la denunciante:

En su narrativa de hechos, Alejandra Lizzeth Mencía Lara, expuso que conocía a Ramón Arturo Espinoza Guzmán desde 1998, cuando  era estudiante universitaria y que  lo consideraba un amigo incondicional, por haber compartido varios proyectos de carácter laboral y personal, durante varios años.

En 2010 el señor Espinoza Guzmán me contactó para hacerme una oferta de trabajo de la cual al principio fui escéptica. Yo necesitaba tener estabilidad laboral y el señor Espinoza Guzmán insistió para que lo representara en una empresa que él pensaba constituir para realizar consultorías y encuestas.

Me explicó que su nombre no podía figurar en la empresa porque era funcionario público, director del INE. Finalmente, accedí al favor solicitado por Espinoza Guzmán por ser una persona de mi entera confianza y porque jamás imaginé que él fuera capaz de realizar actos reñidos con la ley y menos utilizarme para esos propósitos”, continúa la denunciante.

Fue así, dice Mencía Lara que el funcionario procedió a hacer todos los preparativos para que el 4 de febrero de 2010, mediante instrumento público número catorce (14), otorgado por el notario Luis Alfredo Galeano Ordoñez, se constituyera la sociedad mercantil “Centro de Estudios y Prospectiva Socio Económica (CEPS), sociedad de responsabilidad limitada de capital variable” o CEPS S. de R.L. de C.V. en la cual figuraban como socios el señor Marco Antonio Valladares Godoy y Alejandra Lizzeth Mencía Lara, asignándome el rol de administradora de la sociedad.

La sociedad fue inscrita en el registro mercantil de Francisco Morazán con el número de matrícula 2514388 y bajo el número 5602 del libro de comerciantes sociales  y fue inscrita, de igual forma, en el registro de la Cámara de Comercio e Industrias de Tegucigalpa bajo el número de asiento 15143, folio 7825, del tomo 19, del libro de sociedades.

Como parte del favor solicitado por Espinoza Guzmán, también me pidió que abriera una cuenta en Bac-Honduras a favor de la empresa, para lo cual me facilitó el dinero del fondo inicial y procedí a aperturar dicha cuenta. Como no era mi empresa hasta ahí llegó mi participación en la misma, de la cual en ningún momento tuve el ánimo ni actué como dueña ya que tenía pleno conocimiento que la misma era del señor Espinoza Guzmán.

A finales de 2010, Espinoza guzmán se comunicó nuevamente conmigo y manifestó que ya empezaba a tener contratos con su empresa CEPS y que iba a necesitar que le ayudará firmando un convenio con COPECO, cuyo ministro era en ese entonces el señor Lisandro Rosales.

El contrato se firmó el 04 de octubre de 2010. De la misma manera, me solicitó que le firmará cheques en blanco para no estar molestándome. Para el desarrollo de tales acciones él me pedía que nos encontráramos en algún lugar de la ciudad o mandaba a su motorista para que a través de él se los enviara.

El manejo del toquen de la cuenta de banco, la clave de acceso electrónica y la chequera eran de manejo exclusivo del señor Ramón Arturo Espinoza Guzmán, yo tenía claro que no era mi empresa, por lo tanto, nunca me preocupé por pedir cuentas. Tampoco recibí salario u otro tipo de compensación por lo que hice.

CONTRATOS

Por otra parte, declaró que Espinoza Guzmán en una ocasión le preguntó si podía ayudarle con la elaboración de un manual de procesos del INE “como disponía de tiempo acepté, fue así que obtuve mi primer contrato con el INE  por un monto de treinta mil lempiras (lps.30, 000.00)”.

A inicios de 2011, Espinoza Guzmán volvió a comunicarse conmigo. En esta ocasión, me propuso que trabajara en un proyecto del gobierno de reconciliación del presidente Porfirio Lobo Sosa, en torno al desarrollo de los diálogos sectoriales, en el cual, también trabajaría un consultor del PNUD, Hugo Fernández Feingold, con el cual me entrevisté. Una semana después de la entrevista, Espinoza Guzmán me llamó y me dijo que me contratarían para un proyecto que se llamaba “sala de situación”. En dicho empleo yo no tenía contrato y Espinoza Guzmán me manifestó que esos eran detalles que en el gobierno eran normales, que me pagaría mi salario a partir de CEPS y que cuando salieran los pagos en el gobierno retornaría el dinero a CEPS, depositándolo en la cuenta de la empresa.

Transcurrió así 2011 y parte de 2012, yo era la responsable del equipo y además del apoyo directo a don Hugo Fernández Feingold, a quien le colaboraba con los informes que presentaba al INE y al Congreso Nacional, ya que era asesor en varios temas e instituciones, incluida la campaña electoral de Juan Orlando Hernández.

Durante este tiempo Espinoza Guzmán seguía mandando la chequera de CEPS con sus motoristas y yo firmaba los cheques en blanco, sin preguntar siempre, porque mantenía la confianza en el amigo que consideraba incapaz de quebrantar la ley, máxime con su condición de alto funcionario de gobierno. Asimismo, firmé un segundo convenio con COPECO, solo le preguntaba a Espinoza Guzmán quién hacía esos estudios a lo que él respondía “que tenía un montón de gente trabajando en eso y que no me preocupara por esos detalles”.

PROBLEMAS

En agosto de 2012 empezaron los problemas. Espinoza Guzmán me llamó a su oficina donde también se encontraba el abogado Luis Alfredo Galeano Ordoñez. En esa reunión se me indicó que había un problema. Espinoza Guzmán me informó que yo había firmado un cheque por 1.5 millones de lempiras a favor de FUNDECIMA. Yo pedí explicaciones sobre eso a lo cual Espinoza Guzmán me ignoró y dirigiéndose a Galeano Ordóñez preguntó “si lo podían involucrar en eso” y Galeano Ordóñez respondió que no “porque Alejandra era la que había firmado”.

Espinoza Guzmán le dijo a Galeano Ordóñez “ya hablé con el delfín (Juan Orlando Hernández) de este tema, dijo que mandaría a Oswaldo Ramos Soto a mediar con el fiscal general,  Luis Alberto Rubí, para que no siguieran revisando el caso, porque a Rubí no le convenía que le sacaran algunas cosas a los parientes”.

Después se dirigió hacia mí y me dijo que no me preocupara, que estaban investigando esa fundación por el problema de Héctor Guillén (ex ministro de Finanzas), pero que ese problema se iba a solventar. Pregunté por qué se le había dado esa cantidad de dinero a esa fundación a lo cual Espinoza Guzmán respondió que “había sido un préstamo, que Juan Orlando Hernández le había pedido el favor que le diera ese dinero a esa fundación pero que después le retornaría el dinero.”

RESPUESTAS

La respuesta de Espinoza Guzmán a las repetidas solicitudes de información que le planteé, fue que dejara todo lo que estaba haciendo en la “sala de situación” y que buscará un abogado, un contador y un local para CEPS. Para tal fin me extendió un cheque por quinientos mil lempiras (lps. 500,000.00) los cuales, para justificarlos, salieron bajo el concepto de salarios dejados de percibir y prestaciones laborales por haberme desempeñado como supuesta gerente general de dicha sociedad.

Procedí a buscar un abogado, después de mucho buscar, encontré uno que me recomendó que bloqueara la cuenta de CEPS y que averiguara la forma de conseguir toda la documentación de soporte. Así lo hice, procedí a bloquear el toquen y la clave de Espinoza Guzmán, me dieron una nueva clave desde la cual ingresé para ver los estados de cuenta y confirmé que se hacían movimientos diarios, depósitos, retiros, extensiones de cheques, todo esto por altas sumas de dinero.

Esa misma noche tuve acceso a la oficina de Espinoza Guzmán en la que se encontraban parte de los contratos que había firmado la empresa CEPS, incluso un contrato firmado por la señora Hilda Hernández que en ese entonces era la titular de la secretaría de estado en el despacho de Desarrollo Social y la Promotora de Autogestión y Transferencias de Tecnologías Apropiadas (PAUTTA).

Para librarme de responsabilidad por las acciones ilícitas que Espinoza Guzmán había ejercido en CEPS usando mí nombre, contraté a un abogado para que negociara la firma de un documento en el que Espinoza Guzmán firmara como responsable de la empresa en la que había usado mi nombre y firma para mover dinero de los cuales yo desconocía su procedencia y destino, ese documento nunca se firmó.

PERSECUCIÓN

Mientras procuraba entender y desentrañar la magnitud de las acciones desarrolladas por el señor Espinoza Guzmán, yo era objeto de seguimiento por parte de vehículos que no portaban placas. Además, recibía llamadas del señor Espinoza Guzmán, quien me manifestaba que me cuidara, insistiendo en una actitud que me hacía sentir en situación de riesgo para mí y mi familia.

También con el propósito de establecer la dimensión financiera de las acciones desarrolladas por el señor Espinoza Guzmán desde CEPS, contraté a un contador para que realizara una auditoría contable completa de los activos y pasivos del CEPS. Para tales fines solicité a Bac, el 27 de agosto de 2012, que me proporcionara los estados de cuenta desde que se aperturó la cuenta hasta ese momento, los cheques extendidos y los movimientos a la cuenta en total  se contabilizó un monto que supera los treinta y cuatro millones de lempiras (l. 34, 000,000.00) que ingresaron a la cuenta, de los cuales, la mayoría, no tienen un origen determinado y fueron manejados discrecionalmente en su totalidad por el señor Espinoza Guzmán.

INFORMACIÓN Y AMENAZAS

Se ha manejado en varios medios de comunicación nacional la existencia de un cheque con el n°175 extendido a favor de amigos JOHA, el 15 de marzo de 2012, en el que consta mi firma. Primero figuró en el programa del 20 de mayo de 2015 de Frente a Frente con Renato Álvarez, en el cual Salvador Nasrrala lo mostró ante las cámaras manifestando que solo era una parte de un expediente que implicaba al Partido Nacional en actos de corrupción, el mismo cheque fue presentado el 23 de julio de 2015 en el programa de noticias matutinas del periodista David Romero Ellner. Desde esa fecha han llamado a mí teléfono y al de mi esposo amenazándonos para que callemos.

El nivel de riesgo que las amenazas generan, ha impuesto un cambio drástico en mi vida personal y familiar, incluyendo el abandono de mi domicilio y mi proyecto de vida en los términos que lo había concebido a partir de mi experiencia integral; ya sea en lo personal, familiar, laboral, comunitario, profesional y social.  

CREACIÓN DE VARIAS EMPRESAS

Aparentemente, el señor Ramón Arturo Espinoza Guzmán no solo se ha valido del Centro de Estudios y Prospectiva Socio Económica sociedad de responsabilidad limitada de capital variable, sino que, como una práctica institucionalizada, ha creado varias empresas que formalmente se encuentran a nombre de otras personas, pero que materialmente él dispone de ellas con la finalidad de hacer contrataciones con el estado hondureño, en aparente legalidad.

Entre estas empresas se encuentran: 1) la Promotora de Autogestión y Transferencias de Tecnologías Apropiadas (PAUTTA), cuyo gerente es Reiniery Girón; 2) portadas, que está a nombre de la señora Mayra Porras (ex esposa de Espinoza Guzmán); 3) Ideas y Desarrollos de la cual se desconoce su representante; 4) Asociación para el Avance de la Ciencia, la Tecnología y la Innovación (AACTI) cuyo gerente se entiende es la señora Pamela Rodríguez.

Una investigación honesta y eficiente sobre este aspecto, para la que ofrezco mi contribución como ciudadana, seguramente desentrañará por completo el comportamiento del señor Espinoza Guzmán y las personas que, con conocimiento y voluntad, le acompañan en estas acciones.

DESLEALTAD

Desde diciembre de 2012, luego de sentirme profundamente afectada por los comportamientos desleales y aparentemente contrarios a la ley desarrollado por el señor Espinoza Guzmán, además por haberle confrontado y por sentirme amenazada por sus reacciones directas y a través de terceras personas, devolví o entregué todos los asuntos relacionados al CEPS y la gerencia de la empresa la asumió un señor de nombre Enrique Chávez, supuestamente amigo o persona de confianza del señor Espinoza Guzmán. Sobre este extremo, es de enorme preocupación el hecho que el CEPS sigue operando y, al menos en la Dirección Ejecutiva de Ingresos (DEI), siguen utilizando mi nombre como gerenta o administradora de dicha sociedad.

2 comentarios en “Testigo clave revela cómo se drenaron los fondos del INE para campaña de JOH

  • el febrero 7, 2017 a las 9:27 pm
    Permalink

    Ay gente que habla solo por hablar realmente si eso fue desde el 2011 huvieran mas testigos del caso esto que dice esta señora no tiene congruencia. Ademas quien va a firmar cheques en blanco si ella dice que es profecional tuvo que haber sabido que esos cheques firmados en blanco la iban a perjudicar. Solo son bla, bla y nada que demuestran

    Respuesta
  • el noviembre 8, 2016 a las 11:45 am
    Permalink

    PORQUE LA FISCALIA DEL CRIMEN ORGANIZADO NO DICE PIO….A QUIEN PROTEGEN….QUIEN ES EL TORO QUE ESTA ATRAS DE TODO…???

    Respuesta

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.