Policía de Honduras dispara sus armas contra pobladores que defienden el derecho al agua

Por: Redacción CRITERIO

redaccion@criterio.hn

Tegucigalpa.-Elementos de la Policía Nacional de Honduras dispararon sus armas este lunes e hirieron a una mujer que protestaba junto a un grupo de pobladores, en rechazo a la construcción de un proyecto habitacional que afecta la zona núcleo del Parque Nacional La Tigra, de donde se suple de agua potable al menos el 20 por ciento de la población capitalina.

Policía de Honduras
Esta mujer muestra cómo una bala, supuestamente, disparada por la policía, le rozó uno de los brazos.

La salvaje represión, donde además la policía lanzó bombas lacrimógenas a discreción, se produjo en la comunidad de El Hatillo. Los actos violentos fueron captados por las cámaras de medios de comunicación que daban cobertura a la protesta y por cámaras de teléfonos móviles de los mismos manifestantes.

Los vídeos muestran cuando los uniformados desenfundan sus armas y disparan contra la multitud.

Al ser descubiertos, los agentes de la seguridad estatal, alegaron ante la prensa que los casquillos encontrados en el lugar no corresponden a sus armas de reglamento, aunque los vídeos muestran cuando uno de los agentes saca el arma y dispara.

El periodista del canal VTV, Johny Ariel Quito, denunció—mientras transmitía en vivo—que había sido amenazado a muerte por uno de los policías. Asimismo, que había sido intimidado por el grupo de uniformados, quienes lo asediaron para tomarle fotografías, pese a que él se identificó como miembro de la presa.

Quito anunció que acudirá a los organismos defensores de los derechos humanos y a las mismas autoridades de la policía. A estas últimas—dijo—pedirá el listado de los agentes asignados para disuadir la protesta, aunque adelantó que posiblemente le den una lista falsa.

“A mí no me da miedo, yo no le tengo miedo a nadie porque si yo soy periodista es para informar de lo que está aconteciendo en nuestro país, que está de pie y está de cabeza, totalmente de acuerdo. Honduras está cayendo poco a poco”, cerró diciendo el joven comunicador social, mientras despedía la transmisión.

Durante la represión resultó también afectada una periodista que cubría la protesta, al igual que niños, mujeres y personas de la tercera edad que se encontraban en la zona de conflicto.

Policía de Honduras
Esta masiva protesta se registró en la comunidad de El Chimbo, Santa Lucía.

Noticia Relacionada: En diversas tomas, pobladores protestan contra proyecto habitacional de La Tigra

Las protestas, que iniciaron a las 5: de la mañana de este lunes, se llevaron a cabo también en El Chimbo, Santa Lucía y en la aldea Río Abajo, sobre la carretera que conduce de Tegucigalpa al departamento de Olancho. En todos estos puntos se detuvo el tráfico vehicular por varias horas.

Se destruye La Tigra

El gigantesco proyecto de construcción de viviendas en la zona de amortiguamiento de la reserva de La Tigra, denominado, «Bosques de Santa María, en el que se involucran poderosos empresarios y políticos, destruiría al menos el 20 por ciento de la fuente de agua que suple a diario la población de la capital.

La incursión masiva de esta construcción en la zona de reserva de La Tigra, que sirve de fuente de suministro de agua, especialmente a los barrios y colonias situados en zonas altas y céntricas de Tegucigalpa, también afectará a población de los municipios de Valle de Ángeles, San Juan de Flores, Santa Lucia y varias aldeas del Municipio del Distrito Central.

El proyecto es impulsado, entre otras personas, por el presidente de la Cámara de Comercio e Industrias de Tegucigalpa (CCIT), Guy de Pierrefeu, del Grupo Inmobiliario Midence-Soto-Pierrefeu, con la participación de la constructora Santos y Compañía, propiedad de la familia del ex candidato presidencial Liberal y actual diputado, Elvin Ernesto Santos, denunció una coalición de pobladores y ambientalistas que se oponen a la obra.

La construcción, inició el descombramiento de la vegetación para la edificación de 1.886 residencias de lujo, 29 centros comerciales, un hotel de montaña, un club ecuestre y carreteras de penetración en una área de casi 500 hectáreas, de las que más de 100 son parte de la zona de amortiguamiento de La Tigra.

Policía de Honduras reprime violentamente a manifestantes que exigen la renuncia de Hernández

 

Policía de Honduras
La protesta de Tegucigalpa fue salvajemente reprimida pese a que la gente iba pacíficamente.

Por: Redacción CRITERIO

redaccion@criterio.hn

Tegucigalpa.- Las fuerzas de seguridad del Estado de Honduras reprimen violentamente este viernes las manifestaciones masivas que se llevan a cabo a nivel nacional y que exigen la renuncia del jefe del régimen, Juan Hernández, por suponerlo responsable de actos de corrupción y de tener nexos con el narcotráfico.

Noticia Relacionada: Masivas protestas tienen temblando al régimen de Honduras

Honduras se enfrenta nuevamente a episodios violentos que se suscitan en las calles de las principales ciudades del país, donde se registran manifestaciones, barricadas y tomas de carreteras, las que están siendo reprimidas violentamente por policías y militares, que arrojan a discreción gases lacrimógenos e incluso en algunas zonas han disparado sus armas de reglamento.

La protesta convocada en Tegucigalpa fue disuelta por los policías, quienes pese a que la población se manifestaba de manera pacífica comenzaron a lanzar bombas lacrimógenas para impedirles el paso. Las protestas han continuado de manera dispersa en los barrios y colonias. Sin embargo, los uniformados han llegado hasta estos sectores donde siguen lanzando a discreción los gases lacrimógenos.

La irregular actuación de las fuerzas de seguridad del Estado fue denunciada por la Plataforma de Defensa de la Salud y la Educación ante el Comisionado Nacional de los Derechos Humanos (Conadeh).

“Queremos decir una vez más quien es el Comandante General de las Fuerzas Armadas y quien dicta las acciones se llama Juan Orlando Hernández, por lo tanto quien esta violentando los Derechos Humanos en este momento es justamente él”, dijo Suyapa Figueroa, presidenta del Colegio Médico de Honduras.

Las protestas iniciaron desde hace un mes por parte de médicos y docentes, que exigen la derogación de varios decretos ejecutivos y de la Ley Marco de Seguridad Social, porque atentan contra la salud y la educación pública.

La lucha magisterial y médica se ha transformado en un movimiento social colectivo que exige la salida del poder del gobernante, Juan Hernández, por suponerlo responsable de actos de corrupción y de tener nexos con el narcotráfico.

La indignación de los hondureños, que han salido masivamente a las calles en los 18 departamentos del país, se ha intensificado luego que varios medios internacionales informaran que la Agencia Anti Drogas de los Estados Unidos (DEA, por sus siglas en inglés) está investigando a Hernández y a sus cercanos colaboradores por tráfico de cocaína y lavado de activos a gran escala.

policía de Honduras
Los policías no permitieron que la gente avanzara. Al ver la masa comenzaron a lanzar las bombas lacrimógenas.

Lo que ocurre hoy…

En horas de la mañana se registró, producto de la represión policial, varias personas heridas y capturas de algunos manifestantes.

Violencia

En horas de la tarde se registró la quema parcial de la entrada  principal de la embajada de los Estados Unidos, ubicada en Avenida La Paz de Tegucigalpa, en un sospechoso incidente que no fue repelido por los guardias de seguridad privada y de elementos de la Policía Tigres que siempre custodian el lugar.

Policía de Honduras
Estas dos jóvenes responden a la represión policial, lanzando piedras.

Noticia Relacionada: Le meten fuego a embajada de EE.UU. en Tegucigalpa

También se reportan daños a negocios y algunos saqueos de tiendas en Tegucigalpa.

Las protestas se verifican en todo el país, siendo la zona norte uno de los principales epicentros. La ciudad de San Pedro Sula, localizada en aquel sector, luce semiparalizada, golpeando fuertemente la economía del país centroamericano donde el 67 por ciento de la población vive en condiciones de pobreza.

Diálogo

La noche del jueves, el gobernante pidió a los médicos y docentes que abandonen su lucha y acepten su promesa de diálogo.

Hernández ha prometido mediante un decreto ejecutivo que no privatizará la salud y la educación y que tampoco despedirá el personal de ambos gremios. Sin embargo, no acepta la derogación de los decretos y de la Ley Marco de Seguridad Social, que demandan los médicos y docentes.

Al parecer la represión continuará con mayor intensidad en las próximas horas, luego que la Policía Nacional, advirtiera esta tarde que procederá a capturar a las personas que provoquen disturbios callejeros.

Los hondureños, que se manifiestan en las calles, rechazan que la embajada de los Estados Unidos haya pedido la noche del jueves que los sectores en conflicto busquen el diálogo.

“Somos nosotros los hondureños quienes debemos resolver nuestros problemas”, dijo una docente que participaba en la mañana en la manifestación que inició en la colonia Kennedy de Tegucigalpa.

La docente acusó al gobierno estadounidense de haber impuesto en el poder a Juan Hernández en contra de la voluntad popular de los hondureños.

Policía de Honduras
Un elemento de la Policía Nacional le apunta con su arma de reglamento a un niño en Choluteca, zona sur de Honduras.

Policía de Honduras no explica por qué andaba acompañada de paramilitares 

Por: Redacción CRITERIO

redaccion@criterio.hn

Tegucigalpa.-La Policía Nacional emitió un comunicado esta tarde mediante el cual se desmarca de cualquier acusación o vínculos con los hombres que dispararon hoy contra una multitud de manifestantes en el centro de la capital hondureña.

El vídeo divulgado en redes sociales y algunos medios de comunicación, muestra cuando un hombre de camisa manga larga, a rayas, extiende una pistola y dispara contra la multitud. Las imágenes, retratan además a otro hombre con una camisa ajustada al cuerpo y con un suéter colocado en la cintura, con una pistola en la mano.

Pese a las evidencias, la policía tampoco explica por qué los hombres civiles dispararon y por qué no fueron desarmados y arrestados por sus elementos.

Tampoco expone por qué se dio ese acompañamiento evidente y que ha quedado plasmado en los vídeos.

Contrario a dar un argumento convincente, la institución afirma que «individuos armados atacaron a los funcionarios policiales»  y que un equipo de expertos de inteligencia  e investigación criminal analizan las imágenes para determinar la identidad de los responsables.

Noticia Relacionada: Nadie exige explicación sobre civiles que dispararon contra manifestantes

El hecho se produjo la mañana de este lunes en el centro histórico de Tegucigalpa, durante una protesta en la que docentes, médicos, personal de salud, estudiantes universitarios y de educación media y población en general, protestaba  por la recién aprobación la Ley de Reestructuración y Fortalecimiento del Sistema de Salud y Educación.

 

Policía de Honduras hiere de muerte a joven que protestaba

Por: Redacción CRITERIO

redaccion@criterio.hn 

Tegucigalpa.- En una manifestación pacífica que los pobladores de la ciudad de Choluteca, al sur de Honduras, realizan todos los viernes y sábados, el régimen ordenó suspender el fluido eléctrico para reprimir a los manifestantes y en esta represión policial resultó herido de bala el joven Wilfredo de Jesús Moncada de 17 años de edad.

Moncada resultó con un balazo en la cabeza que,  de acuerdo a versiones de los manifestantes quien le habría disparado fue un policía motorizado de los que reprimían la manifestación.

El joven fue ingresado en el Hospital del Sur, pero debido a la gravedad de la herida, se recomendó que fuese trasladado a la ciudad de Tegucigalpa.

Nota relacionada Choluteca un volcán en insurrección

El traslado se hizo en una ambulancia del hospital pese a que en un principio se había informado que se había hecho en un vehiculo particular.

Alrededor de las 8 de la noche se informó que  la altura de la comunidad de Pavana el joven había  fallecido, por lo que se habrían regresado hacia la ciudad de Choluteca con el cuerpo del malogrado joven.

Una vez que los pobladores, amigos y familiares de Wilfredo de Jesús Moncada, supieron que este supuestamente este había fallecido, se enardecieron y se dirigieron a las instalaciones del hospital con la finalidad de prenderle fuego en señal de protesta por no atender debidamente al muchacho.

Últimas informaciones señalan que el joven Moncada llegó con vida al Hospital Escuela Universitario de la ciudad de Tegucigalpa e inmediatamente fue ingresado a quirófano para tratar de salvarle la vida y se dice que cayó en coma.

La periodista y defensora de derechos humanos Melissa Hernandez Quintana relató que un grupo de defensores de derechos humanos trataron de detener a los pobladores, pero fue imposible y estos le prendieron fuego al área de pediatría, farmacia y la zona de emergencia.

Inmediatamente  la policía continúo con la represión hacia los manifestantes por toda la ciudad ya que se han desplazado por varios medios de comunicación lanzandoles piedras y tratando de meterles fuego en señal de protesta porque son medios afines al régimen de Juan Hernández. 

La situación en la ciudad de Choluteca es bastante tensa dijo Melissa Hernandez y no se sabe lo que puede pasar en el transcurso de la noche porque la población sigue manifestándose y la policía continúa con su cacería aprovechando que no hay energía eléctrica en la ciudad. 

Policía de Honduras se ensaña contra pobladores de barrios pobres de Choluteca

Capturan a opositor al régimen y allanan casas, pero no encuentran ninguna evidencia

 

Por: Redacción CRITERIO

redaccion@criterio.hn

Tegucigalpa.-Un hombre miembro del movimiento social “Bastión del Sur”, fue capturado en la ciudad de Choluteca, mientras las casas de otros de sus compañeros de lucha social fueron allanadas por las fuerzas de seguridad del Estado de Honduras.

Tres barrios de los sectores más excluidos de la sureña ciudad de Choluteca fueron invadidos esta mañana por las fuerzas de seguridad del Estado, que llagaron cargados con armas y pasamontañas a las viviendas de opositores que coordinan las manifestaciones de protesta contra el régimen de Juan Hernández, acusándolos de los delitos de venta y distribución de drogas y portación y almacenamiento ilegal de armas, tipo pistola y armas de fabricación cacera (chimbas).

Los allanamiento se efectuaron en los barrios San Pedro Sur, Suyapa y Santa Lucía, en casas de los dirigentes del movimiento social “Bastión del Sur”, por parte de policías militares y de las unidades Tigres, Cobras y elementos de la Fuerza Nacional Antiextorsión (FNA) y de la Dirección de Inteligencia Policial (Dipol) en busca de droga y armas, de acuerdo a las órdenes de allanamiento, mostradas al ser el registro de morada.

El despliegue de las fuerzas de seguridad tuvo la connotación de un fuerte operativo montado para cazar a los más peligrosos criminales. Sin embargo, solo se produjo la captura de Elvis Izaguirre, por tener en su vivienda varios fuegos pirotécnicos, que se venden legalmente en los comercios de la zona sur y un tubo de metal, que sirve de base y soporte para lanzar la pólvora.

Los policías alegaron que el tubo de metal sirve para la fabricación de armas caceras o chimbas, por lo que la detención fue argumentada en el delito de posesión de armas de fabricación cacera (chimbas).

La pólvora que tenía Izaguirre en su vivienda, es utilizada durante las manifestaciones de protestas que se efectúan los miércoles y sábados, durante las protestas en la ciudad de Choluteca.

Policía de Honduras
La policía presentó este tubo de metal como evidencia  de delito en contra de Elvis Izaquirre, quien se encarga de lanzar los petardos durante las protestas y coloca este instrumento como base y soporte para tal fin.

En tanto en la casa de Aleyda Huete, en el barrio San Pedro Sur, donde hay una pequeña pulpería (pequeño negocio) tampoco se encontró evidencia alguna, más que unos frascos de licor que ella alegó los compró para consumo de su familia y amigos y que le sobraron de los festejos de Navidad.

policía de Honduras
Esta imagen ha provocado el repudio en las redes sociales.

“Aquí revisaron todo y no encontraron nada, me dejaron las camas y los colchones desbaratados”, dijo Aleyda a CRITERIO, al tiempo que repudió que las escenas de violencia e intimidación se produjeran en presencia de su pequeño nieto.

Aleyda se encarga de hacer las transmisiones en vivo por las redes sociales del movimiento social “Bastión del Sur”, todos los miércoles y sábados, cuando se realizan las protestas.

La mujer consideró que la acusación en su contra y el allanamiento en su casa, no es más que una acción de intimidación y persecución política por parte del gobierno, por participar activamente en las actividades de protesta.

Otra vivienda allanada, y que no se encontró nada, fue la de Manuel López, encargado de manejar el camión que carga el sonido (alto parlante) que se utiliza durante las manifestaciones. Por pertenecer al movimiento social fue despedido de la empresa ferretera donde laboraba. Esta empresa fue saqueada en el marco de las protestas y a López se le vinculó con dicho acto, sin que hasta el momento se hayan presentado pruebas en su contra, de hecho los pobladores alegan que el saqueo fue perpetrado por el mismo gobierno para vincular a la oposición.

El abogado Eli Portillo de la Red de Abogados Defensores de Derechos Humanos de Choluteca, denunció que en un fiscal del Ministerio Público le impidió su ingreso durante la presentación de Elvis Izaguirre, violentado así el derecho a la defensa.

El fiscal de manera arrogante nos dijo que tenía una maestría en derechos humanos y que no conocía de la existencia de nuestra organización, comentó Portillo, quien después de varios alegatos, sustentados en la ley de defensores de derechos humanos, logró ingresas a la Unidad Departamental de Prevención (UDEP) donde se detuvo a Elvis Izaguirre.

Las acciones contra las personas acusadas este viernes y los allanamientos practicados en sus viviendas, han dejado en evidencia un ataque dirigido hacia los opositores al régimen de Juan Hernández.

El departamento de Choluteca y en especial la ciudad del mismo nombre, se ha convertido en el bastión de la protesta social, que tomó auge después de las elecciones del 26 de noviembre de 2017, cuando en todos los departamentos de Honduras se realizaron protestas en contra del fraude electoral y la violación a la Constitución de la República, por la reelección de Juan Hernández.

Desde aquel entonces y hasta la fecha, en Choluteca se han realizado 119 protestas, organizadas los miércoles y sábados por el movimiento social “Bastión del Sur”, liderado por hombres y mujeres de los barrios más pobres de esta ciudad del sur de Honduras, popularmente conocidos como los “barrios bravos”.

Policía de Honduras
Los pobladores de los «barrios bravos» reaccionaron atónitos ante el fuerte despliegue policial.

Sobre el tema, el expresidente de Honduras y coordinador del opositor Partido Libertad y Refundación (Libre), Manuel Zelaya Rosales, denunció que las Fuerzas Armadas y la Policía Militar, siguen protegiendo a los poderosos y atacando a los pobres en su derecho a la protesta.

“Hoy la ATIC atacando a los barrios pobres de Choluteca. Si no rectifican la gente va a pedir su disolución”, escribió el exmandatario en su cuenta de Twitter.

Policía de Honduras pide al Ministerio Público investigue a periodistas de AP para luego querellarlos

Por: Redacción CRITERIO

redacción@criterio.hn

Tegucigalpa.-La Policía Nacional de Honduras solicitó en las últimas horas al Ministerio Público (MP) proceda a investigar a los periodistas de The Associated Press (AP) Christopher Sherman, Martha Mendoza y Garance Burke, contra quienes posteriormente se estaría interponiendo una querella por difamación.

Noticia Relacionada: Jefe de la policía de Honduras ayudó a un capo a entregar 780 kilos de cocaína

El representante legal de la Policía Nacional, José Rómulo Mejía Pineda, pidió ayer a la Fiscalía de Delitos Comunes hacer una investigación preparatoria para posteriormente presentar la querella.

Los periodistas publicaron recientemente una  investigación que refiere que el nuevo director de la Policía Nacional de Honduras, comisionado José David Aguilar Morán, facilitó en el 2013, junto a otros oficiales de la policía, el traslado de 780 kilos de cocaína al narcotraficante Wilter Blanco, quien guarda prisión en los Estados Unidos.

El reportaje, que fue replicado por medios influyentes del mundo, como The New York Times, El Nuevo Herald, The Washington Post, El País de España y Daily Mail, entre otros, involucra además al comisionado y sudirector de la Policía ,Orbin Alexis Galo Maldonado, y al inspector general, comisionado Orlin Javier Cerrato Cruz.

De acuerdo a las declaraciones del abogado de la policía, la publicación de los periodistas es constitutiva de difamación en perjuicio de sus representados a quienes—dijo—se les ha dañado su imagen, patrimonio moral y la imagen de la institución policial, “al imputárseles falsamente delitos de acción penal pública mediante la utilización de medios de difusión masiva”.

Mejía Pineda argumentó en su solicitud al MP que, previo a la publicación del reportaje, se les explicó a los periodistas que el Oficio SEDS-IG-No. 079-2014 que tenían en su poder era “falso”.

A efecto de desconocer el domicilio de los comunicadores y para efectos de presentar la querella,  el abogado pidió al Ministerio Público proceda a se investigue a los periodistas, alegando su solicitud en el artículo 407 del Código Procesal Penal.

Mediante el documento presentado por su defensa los policías, que ahora se consideran ofendidos, solicitan el nombramiento de un perito para que analice el teléfono del vocero policial, subcomisionado José Jair Meza Barahona, con el fin de obtener información sobre las llamadas que durante el mes de enero sostuvo con el periodista Christopher Sherman.

También piden el nombramiento de peritos informáticos a fin de realizar las pericias necesarias para obtener las URL de las páginas web en las cuales se publicó los reportajes en los cuales, supuestamente se difama  a los uniformados.

Demandan además al Ministerio Público para que solicite a los tribunales de justicia, que requieran a las operadores de telefonía celular Tigo, Claro y Hondutel, a fin de que proporcionen información de los números SIM que recibieron o realizaron llamadas al número de teléfono 52 1 55 54024593, durante octubre, noviembre y diciembre de 2017; y enero de 2018.

El informe que brinden las compañías operadoras de teléfono celular deberá proporcionar datos generales de los propietarios de la SIM, el sitio donde compraron las tarjetas, las coordenadas desde donde se hicieron o recibieron las llamadas, la duración de la llamada y la banda de cobertura (2g, 3g o 4g) y una vez obtenida esa información, se pide nombrar un perito para realizar un vaciado telefónico.

Según el abogado de la policía, los periodistas violentaron el artículo 160 del Código Penal, que contempla el delito de difamación.

Los periodistas que estarían siendo querellados tienen una reconocida trayectoria, un alto nivel de profesionalismo, con experiencia en periodismo de datos y de investigación. Martha Mendoza, es ganadora del Premio Pulitzer en la categoría “Servicio Público”, por una investigación sobre la esclavitud de trabajadores de la industria pesquera en Asia, trabajo a profundidad que permitió que liberaran a unos 2000 trabajadores.

Policía de Honduras se rebela porque no quiere asesinar a su pueblo

Esto no es un paro, esto es un llamado a todos los compañeros de la policía para que no se maten con el pueblo dijeron los miembros del cuerpo armado

Por: Redacción CRITERIO

redaccion@criterio.hn

Tegucigalpa.- Los miembros de la escala básica de la Policía Nacional y los agentes de la Policía Tigres y del escuadrón Cobras entraron este lunes a una huelga de brazos caídos argumentando que no quieren asesinar al pueblo porque ellos vienen de él.

Los políticos son quienes provocan estos problemas y entonces son ellos quienes deben resolver sus problemas de manera política, dijo uno de los agentes cobras en paro.

Otro miembro dijo que no es que están desobedeciendo sino que aclaran que no están dispuestos a seguirse enfrentando con el pueblo en las calles, sabiendo que es una cosa justa lo que ellos andan reclamando.

Un comisionado de apellido Amaya,  ordenó que les aplicaran gases lacrimógenos a los policías que se sublevaron y que no están dispuestos a acatar órdenes ilegales para atacar al pueblo.

El comandante de los Cobras en la ciudad de San Pedro Sula se negó a acatar órdenes que van en contra del pueblo. El subcomisionado Concepción Guerrero  manifestó que no va a ordenar a ningún subalterno que vaya a agredir un pueblo que sabe perfectamente que está luchando por sus derechos.

Guerrero ha sido relevado por el alto mando policial por no acatar las órdenes de agredir al pueblo en el marco del toque de queda.

La policía Metropolitana también se ha sumado al paro de los policías Cobras para no seguir agrediendo y asesinado al pueblo.

Las postas de Chamelecón, San Pedro Sula y se han sumado a esta huelga de brazos caídos y a no seguir atacando al pueblo por el hecho de salir a las calles a pedir por sus derechos.

Otro miembro manifestó que esta huelga también es por aumento de salario ya que los altos oficiales se recetaron un fuerte aumento y los clases y soldados que tienen 15 días de servicio consecutivo sin descanso.

Al cierre de esta nota se conoció un mensaje enviado por un alto oficial de las Fuerzas Armadas que hizo llegar al canal de televisión UneTV donde manifestó que ellos no están de acuerdo en estar reprimiendo al pueblo, “pido que por favor cuando se refieran a las Fuerzas Armadas digan los nombres del comandante en jefe, el nombre del comandante del ejército, del comandante de la Fuerza Naval”.

“Yo entré a las Fuerzas Armadas para servir a mi pueblo,  pero no para reprimir al pueblo y ya no queremos seguir recibiendo y acatando ordenes que sean para actuar en contra de los ciudadanos”.

También se conoció que los policías de la posta de la colonia Kennedy también acataron el llamdo de sus compañeros Cobras y ante esta situación se estaría enviando a los miembros de la Policía Militar para reprimirlos.

Esta acción desesperada del presidente de la República y los altos mandos militares podría terminar en un enfrentamiento entre ambos cuerpos armados lo que podría terminar en una masacre entre soldados hondureños.

Policía hondureña la peor de Latinoamérica, según encuestas de percepción

InSight Crime hace un análisis sobre cómo los latinoamericanos ven la integridad de la policía

Tegucigalpa.-Un artículo publicado ayer miércoles por el sitio especializado en crimen organizado, InSight Crime, establece que de acuerdo a encuestas de percepción, la policía hondureña es considerada como la peor de la región latinoamericana por estar corroída con la delincuencia.

Cómo los latinoamericanos ven la integridad de la policía:

Fuente: http://UNDP-LAPOP (chart 1), LAPOP (chart 2) Get the data Created with Datawrapper

El artículo periodístico se titula: “De Chile a México: lo mejor y lo peor de la policía en Latinoamérica” y fue escrito por Mimi Yagoub. Aquí el vinculo de la nota: http://es.insightcrime.org/analisis/chile-mexico-mejor-y-peor-policia-latinoamerica?platform=hootsuite

A continuación su contenido:

Una red de malversación descubierta dentro de la elogiada policía de Chile demuestra que la corrupción puede corroer incluso los organismos de seguridad que más confianza generan en Latinoamérica. InSight Crime reúne una selección de los mejores —y los peores— cuerpos de policía de la región

Como los latinoamericanos ven la integridad de la policía

Los Carabineros de Chile —la fuerza policial que posiblemente goza de la más alta calificación de confianza en la región— han empañado su reputación en un sorprendente caso de fraude de alto vuelo. Para el 10 de marzo, por lo menos 10 agentes habían salido de la fuerza, incluyendo a un general y a un capitán, luego de revelaciones de que una red corrupta había desviado cerca de US$12 millones del organismo entre 2010 y 2015. Las investigaciones revelan que este grupo transfirió dineros de una cuenta bancaria institucional a sus cuentas particulares. Se espera la expulsión de más agentes con el avance de las investigaciones internas y judiciales.

Este escándalo no es el único que golpea las instituciones de mayor confianza en Chile en los últimos meses, y algunos observadores creen que no serán los últimos. El ejército —considerado menos corrupto que la policía, según una encuesta pública— se vio sacudido el año pasado por otro caso de fraude interno apodado el «Milicogate», en el que los oficiales presuntamente malversaron más de US$8 millones en fondos de la institución.

Nicaragua

Los nicaragüenses tienen un alto grado de confianza en su cuerpo de policía. Pero eso no significa necesariamente que el público crea que los agentes no participen en actividades deli

ctivas. Más de la mitad de la población cree que los intereses criminales han corrompido un cuerpo de policía que pese a eso sigue considerándose digno de confianza. De hecho, la policía nicaragüense es conocida por colaborar con narcotraficantes y grupos de robo de estupefacientes.

Una reforma policial en 2014, dirigida por el presidente Daniel Ortega, su «comandante supremo», ha desatado temores de que esta aparente politización pueda debilitar la integridad de la fuerza.

Pero los elevados niveles de confianza del público en la policía nicaragüense son quizás más sorprendentes si se considera el gran número de denuncias por abusos contra los derechos humanos que recibe este organismo en comparación con otros organismos del estado.

Ecuador

Aunque no goza de tanta estima como la policía de Chile o Nicaragua, la confianza en los agentes de policía de Ecuador se sitúa casi en el doble del promedio regional, y se ha descrito a la fuerza como un «modelo para la región» que deben seguir los líderes latinoamericanos. La tasa de homicidios de Ecuador, que se sitúa entre las más bajas de la región, ha sido considerada un indicador de la eficiencia policial.

Una reforma policial a gran escala en años recientes ha mejorado el entrenamiento y los salarios de la policía y, lo que puede ser más importante, ha afianzado las relaciones entre la policía y la comunidad. Sin embargo, no es claro exactamente cuánto de las tácticas policiales ha contribuido a reducir los crímenes violentos en el país.

Aun así sigue habiendo problemas serios dentro de la institución; entre 2013 y 2016 se expulsó a 866 agentes de policía, según un reciente informe del Departamento de Estado de Estados Unidos sobre las prácticas de derechos humanos para 2016. En el pasado, agentes de policía activos y en retiro han resultado detenidos o sentenciados por esquemas de corrupción y crimen organizado.

Costa Rica

Costa Rica tiene uno de los cuerpos de policía que más confianza generan en Latinoamérica. Y en comparación con otros países centroamericanos, muchos costarricenses no sienten que su policía esté implicada en actividades criminales. Sin embargo, esto puede cambiar con el mayor control que alcanzan los grupos locales y la adopción del modus operandi de capos más poderosos, mientras que el volumen de estupefacientes que afluye al país parece ir en aumento. Una indicación de los nexos criminales de la policía local se reveló a finales de 2016, cuando por lo menos diez agentes de policía ticos fueron detenidos en una operación contra una red transnacional de drogas.

Más aún, las fuerzas de seguridad de Costa Rica se han visto en jaque por la abrupta escalada de la violencia relacionada con las drogas, que ha originado cambios en las pandillas autóctonas, y ha respondido con medidas que pueden ser alarmantes. Hacia finales de 2017, el gobierno espera reforzar las filas de la policía recortando el tiempo de entrenamiento, una medida que corre el riesgo de debilitar la eficiencia y la integridad de la fuerza.

Los peores

Honduras

Es posible que Honduras tenga el cuerpo de policía más corroído por la delincuencia y el que menos confianza genera en la región, según las encuestas de percepción del público. En 2016, sin embargo, el país tomó algunas medidas para poner su casa en orden.

El país implementó una reforma policial amplia luego de acusaciones de que altos oficiales habían tramado el asesinato del zar de la droga del país siguiendo órdenes de narcotraficantes. La comisión de reforma hizo grandes avances, y para comienzos de 2017 se decía que había obligado a más de 2.500 agentes a dejar sus cargos, casi el 20 por ciento de la institución.

Sin embargo, este proceso de investigación ya ha encontrado resistencia, pues casi de  inmediato la comisión de reforma comenzó a recibir amenazas de muerte.

Similar a lo sucedido en Costa Rica, sin embargo, la comisión de reforma en Honduras busca aumentar los números de la policía y para 2022 haber duplicado el pie de fuerza actual, lo cual puede ser contraproducente, si se bajan los estándares.

Hay mucho en juego en esta reforma para generar cambios a largo plazo. En el pasado, fallidas purgas han dado paso a la creación de nuevas fuerzas élite, como la Policía Militar (PMOP), que despierta más confianza entre los hondureños que cualquier otra fuerza de seguridad. Pero esta militarización de la seguridad pública ha motivado abusos fatales y casos de impunidad evidente, según un Informe de Derechos Humanos de Estados Unidos.

México

En México, el crimen organizado ha permeado profundamente las instituciones de policía. Las fuerzas municipales son probablemente las más carcomidas, y en el pasado han actuado como escuadrones de la muerte particulares para alcaldes con nexos con drogas. Este fue presuntamente el caso en la tan recordada desaparición de 43 estudiantes en el estado de Guerrero.

El Informe de Derechos Humanos de Estados Unidos afirma que la policía estatal y local «estuvo implicada en secuestro, extorsión y en la protección del crimen organizado y narcotraficantes, actuando directamente o en su nombre».

Más aún, se dejó en el servicio a agentes de policía que no pasaron los procedimientos de control, añade el informe.

Esta corrosión ha tenido repercusiones en la guerra que libra México contra las drogas, cada vez más militarizada. Pese a ser responsables de un sinfín de abusos contra los derechos humanos, el ejército sigue siendo la institución que mayor confianza inspira en la lucha contra el crimen organizado, y es probable que esto siga siendo así, mientras la policía no sea una fuera más confiable y eficiente.

República Dominicana

Una de las fuerzas más notoriamente corruptas de Latinoamérica, a la policía dominicana se la ha acusado de todo, desde corrupción menor hasta el manejo de redes de narcotráfico propias.

El Departamento de Estado de Estados Unidos también señala que en 2016 «agentes de policía se pusieron como objetivo particular los inmigrantes indocumentados de ascendencia haitiana para extorsionarlos amenazándolos con deportarlos». Según el informe, sin embargo, los esfuerzos judiciales se ven entorpecidos por la tolerancia extendida hacia la «corrupción menor».

El informe también establece que la policía de República Dominicana —al igual que en muchos otros países— trabaja en un «entorno peligroso», donde hay muchos civiles en posesión de armas y son frecuentes los homicidios urbanos. Esta realidad puede empujar a los agentes a adoptar exceso de fuerza en ocasiones sobre delincuentes y civiles indiscriminadamente.

El Salvador y Brasil

En El Salvador son rutinarias las acusaciones de infiltración de pandillas en la policía, ejecuciones extrajudiciales y conformación de escuadrones de la muerte.

Brasil también tiene un gran problema con el uso excesivo de la violencia por las tácticas de mano dura de su policía militar. Pero muchos de esos casos se llevan en tribunales especiales de la policía militar, lo que ha dado pie al vencimiento de términos de un gran número de casos en el marco del estatuto de limitaciones, indicó el informe del Departamento de Estado estadounidense.

Sin embargo, la confianza del público en la policía brasileña y salvadoreña es relativamente alta en comparación con el resto de la región. Esto puede deberse en parte a las grandes amenazas de seguridad pública que enfrenta la población general, lo que los lleva a depender más de las instituciones del estado. Los peligros de una fuerza policial debilitada tuvieron su ilustración recién el pasado febrero, cuando una huelga policial en el estado brasileño de Espirito Santo vio multiplicarse por seis las tasas de homicidio, con más de 130 homicidios en una semana.