Almagro solicita al gobierno de Honduras permiso para enviar delegado que constate violaciones de derechos humanos

Por: Redacción CRITERIO

redaccion@criterio.hn

Tegucigalpa.-El secretario general de la Organización de Estados Americanos (OEA), Luis Almagro, solicitó este martes al gobierno de Honduras que le permita enviar un delegado especial para conocer las denuncias de violaciones de derechos humanos en el marco de la crisis política post electoral.

“Ante denuncias recibidas sobre protestas y DDHH en #Honduras, Secretaría Gral. @OEA_oficial ha solicitado a Gobierno se permita enviar un delegado especial xa conocer situación”, escribió esta tarde Almagro en su cuenta de Twitter.

Para pedir el permiso, el alto funcionario del organismo continental envió una carta a la Misión Permanente de Honduras para establecer lo siguiente:

1.-Conocer la situación de las protestas y la respuesta que el Estado ha dado a las mismas.

2.-Facilitar al enviado información sobre la situación en la que hayan fallecido personas y acceso a entrevistarse con sus familiares.

3.- Facilitar la visita del enviado a los locales en que se encuentran personas detenidas a causa de las protestas en curso.

En caso de ser afirmativa la respuesta se pide designar por parte del Gobierno un contacto oficial y permanente con el enviado  por la Secretaria General de OEA a los efectos operativos.

Noticia Relacionada: Es urgente retomar la calma y tranquilidad en Honduras: Luis Almagro

Organismos defensores de derechos humanos han denunciado que a partir de las protestas derivadas de las elecciones del 26 de noviembre, en Honduras han muerto más de 30 personas a manos de las fuerzas de seguridad del Estado.

Un fraude, con permiso de la comunidad internacional

Jaime Flores

Por, Jaime A Flores.

El triunfo de la alianza opositora contra la dictadura no sólo es una derrota para el presidente más odiado, repudiado y corrupto que ha tenido Honduras en toda su historia, sino que para varios actores extraterritoriales como nacionales, por lo que sin ningún tipo de respeto a la voluntad y soberanía popular le permitirán revertir, a través del fraude, el resultado electoral.

Estos actores extraterritoriales son nada más y nada que la embajada americana, la Unión Europea, la cooperación internacional manejada por el perverso sistema financiero mundial y para una parte de la oligarquía, quienes con su poderío, imponen sus intereses geoestratégicos y económicos a la voluntad de un pueblo, envilecido por  el alcohol, las religiones y el futbol.

Y es que como decía Manuel José Arce, “hay que principiar desde el principio”. Este individuo, sediento de poder y sangre, se ha mantenido como gobernante de esta Hibueras por el apoyo directo y sin reservas de estos actores; quienes nos guste o no y como ha sido siempre, tienen el poder para nombrar el mayordomo del potrero.

De lo contrario, Honduras un país dependiente hasta del aire que respira, un gobernante no aguanta 72 horas sin combustible y muchos menos, sin el apoyo directo de los organismos internacionales de crédito. Sin embargo, todos han estado allí “echándole el hombro”.

Por lo tanto, si durante estos cuatro años le han “echando el hombro” ¿Por qué van a cambiar ahora? ¿Qué nos haría pensar que lo que ayer era bueno hoy es malo? No nos llamemos a engaños; el imperio, la Unión Europea y la Cooperación Internacional quieren a este títere de gobernante y lo quieren con los pantalones abajo, así conviene más a sus intereses geoestratégicos, financieros y comerciales.

Honduras nunca ha sido un país, sólo un territorio y ese territorio tiene importancia geo estratégica para el imperio. No por gusto tiene una base militar, de las más grandes y tecnológicamente mejor equipadas del mundo, no es para menos, su cercanía con el territorio venezolano esta a la vuelta de la esquina, anteriormente, Nicaragua y Cuba, sus enemigos a muerte. No por algo nos decían: USS-Honduras.

Similar papel juega la Unión Europea en este potrero. Los intereses son diferentes, pero por un remedo de democracia no van a poner en peligro sus relaciones armoniosas con el imperio y sus intereses comerciales en este potrero, principalmente a la industria extractivista y proyectos de mediana envergadura, como lo son de infraestructura y producción de energía.

Por estas y por otras razones, ni el imperio ni la Unión Europea pondrán a ladrar  Luis Almagro en contra del aprendiz de dictador. Lo que es un pecado mortal en Venezuela, es una virtud que hay defender a muerte en esta prostituida Honduras. Los sacrosantos intereses.

Las y los hondureños no le importamos a nadie, mejor si nos morimos ya sea por hambre o por enfermedades, entonces qué más da tener una marioneta en el poder, que sea garantía y letra de cambio para sus intereses comerciales y geoestratégicos en el potrero.

Nota relacionada Hondureños eligen presidente el domingo, y la oposición advierte de un riesgo de fraude

El fraude solo lo va a derrotar el pueblo hondureño, pero con acciones serias y cuasi insurreccionales. Al imperialismo norteamericano y a la cooperación internacional les conviene que siga juan orlando en el poder, decir lo contrario, es auto engañarnos.

¡Salud pueblo hondureño, la dictadura neofascista se consolida! Usted y yo lo permitimos.

Sin el permiso del Águila Imperial, no hay reelección presidencial

 Jaime FloresPor: Jaime Flores

Las ambiciones reeleccionistas de los presidentes han existido siempre. La mayoría han manifestado su deseo de perpetuarse en el poder, ya sea por mesianismo o para aumentar su fortuna personal a través del Estado. No obstante, sus aspiraciones se truncaron por decisión imperial, pero ahora en un contexto  diferente,  le dan vía libre a Juan  Hernández, sin importar que para ello tenga que recurrir al fraude electoral.

Con el inicio del remedo de democracia en el país y dejadas “atrás” las dictaduras militares, el folclórico y entreguista de Roberto Suazo Córdova quería emular a Tiburcio Carías. Tenía a un grupo de serviles para que le ensalzaran sus virtudes personales y logros de su administración a manera de justificación para continuar en el poder.

En el momento del brujo de La Paz, el contexto nacional e internacional no le era favorable, ya que el imperio quería enviar señales que la “democracia”, como sistema, funcionaba y que era una alternativa a los conflictos armados que desangraban a naciones vecinas y en donde una triunfante revolución se hizo con el poder.

El resto de presidentes democráticos, a excepción de uno o máximo dos, no han deseado, o por lo menos fueron cautelosos en manifestar sus ambiciones releccionistas; aunque uno de ellos sí fue respetuoso del Estado de Derecho; sabía que una reelección era similar a un golpe de Estado.

Ninguno de los presidentes se atrevió a presentar modificaciones a la Constitución de la República, a pesar de sus ambiciones reeleccionistas. El que tuvo la “osadía” de plantearlo fue, José Manuel Zelaya Rosales, presentando su iniciativa ciudadana denominada “la cuarta urna”, que no era más que una consulta al soberano, en busca de reformar de los artículos pétreos que impiden quedarse en la silla presidencial, aunque sólo fuera por cuatro años más.

El expresidente pagó caro por no dar marcha atrás a su propuesta; la oligarquía con su ejército mercenario, las fuerzas armadas, lo defenestraron por medio de un golpe militar, que arrasó con la institucionalidad que se venía consolidando desde los años 80. Las élites no se pusieron de acuerdo.

No hay ninguna duda que “la cuarta urna” hubiese contribuido a oxigenar el sistema democrático a nivel de la representación política, y hubiese sido una salida para el abordaje de un tema tan espinoso como es la relección presidencial, ya sea alterna o continua, que en otros países ha dado resultados positivos para la gestión gubernamental.

Hay que ser honestos, la oligarquía y sus perros de garra, el ejército, no derrocaron a Zelaya Rosales solo por la cuarta urna, ésta solo fue un pretexto. Estaba incómoda por las reformas que se pretendía hacer al sistema económico, que tal cual, sólo privilegia a los más ricos del país, en otras palabras, a una oligarquía de origen y sentimientos extranjeros.

Después del golpe de Estado y al carecerse de institucionalidad sólida y fuerte, fue muy fácil para Juan Hernández como diputado presidente del Congreso Nacional copar la mayoría de instituciones electorales y judiciales y de esa manera conseguir el “permiso” para su relección presidencial, no sin antes ser elegido fraudulentamente como presidente.

Pero no es que Hernández sea el gran estratega como lo quiere vender el Partido Nacional y que por mérito propio, hizo en corto tiempo lo que los demás no pudieron, es que hay un nuevo ingrediente que le facilita y es el contexto internacional favorable. No nos llamemos a engaños, el imperio necesita de presidentes débiles, corruptos y pusilánimes.

El imperio se ha empeñado en hacer guerras, ya sea por la vía diplomática o por la vía armada,  a aquellos países que enarbolan las banderas de la dignidad y la soberanía, en este caso Venezuela,  y que mejor que tener esbirros en foros como la Organización de Estados Americanos (OEA) en  donde quedó la flamante embajadora hondureña como cucaracha fumigada.

Otra de las razones fundamentales es que los grandes monopolios internacionales necesitan de los recursos naturales de estos países, principalmente la industria extractivista y que mejor que tener gobiernos apátridas, vendidos y entreguistas como el de Juan Hernández, que está vendiendo al país en pedazos y dentro de poco sus nacionales serán inquilinos.

Nota relacionada Mensaje de la conferencia episcopal es diplomático, pero es antireeleccionista: Edmundo Orellana

Si el imperio no quisiera, Hernández  no se estuviera religiendo, al contrario, estaría a la espera de su extradición como le sucede en estos momentos a Porfirio Lobo Sosa. Los norteamericanos son amigos de coyuntura y de circunstancias y cuando estas cambien, su celda en New York está reservada, Manuel Antonio Noriega y Rafael Leonardo Callejas son ejemplos.