Honduras: Muertes violentas de privados de libertad devela inseguridad estatal en centros penales

Por: Redacción CRITERIO.HN

redaccion@criterio.hn

Tegucigalpa. – La muerte violenta de dos privados de libertad en el centro penal de El Porvenir, Francisco Morazán, ha puesto al descubierto nuevamente la inoperancia del gobierno de Honduras en materia de seguridad y derechos humanos.

El hecho violento se ha registrado bajo la intervención militar y mientras los privados de libertad tienen prohibidas las visitas por las medidas de aislamiento impuestas para contener la pandemia de Covid-19, lo que desmitifica el argumento en cuanto a que las armas y las drogas son introducidas a los centros penales por los familiares de los privados, como lo aducen los funcionarios del Instituto Nacional Penitenciario (INP).

También lea: Organizaciones de DD.HH denuncian situación de riesgo de privados de libertad en Honduras

Eventos de indolencia oficial que reviven la memoria de la más reciente masacre del 22 de diciembre del año pasado, cuando al menos 18 privados de libertad perdieron la vida de manera violenta en la cárcel de El Porvenir, Francisco Morazán a 115 kilómetros de la capital. Dos días antes de este hecho, más de 20 privados de libertad perdieron la vida en un incidente similar en el centro Penal de Tela, Atlántida.

Los crímenes ocurrieron curiosamente cuatro y seis días antes, de que el Poder Ejecutivo declara estado de emergencia en el sistema penitenciario nacional mediante la aprobación del PCM-069-2019.

Este jueves en el centro penal de El Porvenir, Francisco Morazán, se reportó la muerte violenta de Jairo Anwar Orellana Recinos y Evin Donaldo Pérez Rodríguez y otro privado de libertad, cuya identidad no se estableció, fue gravemente herido. Según la institución penitenciaria las víctimas fueron atacadas por sus compañeros de celda.

Carlos Sierra, del Centro de Investigaciones y Promoción de los Derechos Humanos, (Ciprodeh), atribuyó el hecho a factores creados por las mismas autoridades y que inciden en la inseguridad en el sistema carcelario del país.

A juicio del defensor de los derechos humanos y experto en temas de seguridad, la violencia en los centros penitenciarios de Honduras se origina por la intervención del gobierno central, la falta de investigación de los directores y subdirectores del INP que han sido separados en el pasado y a la colusión de las autoridades con el crimen organizado.

Han pasado más de siete meses desde la prohibición de visitas de familiares de los privados de libertad a causa de la pandemia de Covid-19, por lo que “pierde sentido el acusar a los familiares de traer armas y drogas como lo desvirtúa las dos muertes y un herido reportados este viernes”, dijo Sierra.

Lo señalado por el experto en seguridad desvirtúa el discurso de las autoridades penitenciarias, quienes siempre que ocurre un incidente violento dentro de las cárceles atribuyen estos hechos a los familiares de los privados de libertad.

Las cárceles de Honduras se mantienen intervenidas por los militares pese a los reiterados llamados de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos y otras instancias internacionales de derechos humanos, que han instado al Estado de Honduras a desmilitarizar el sistema penitenciario como una medida para garantizar el respeto a los derechos humanos de los privados de libertad.

De igual manera, el Examen Periódico Universal, (EPU), ha brindado recomendaciones que el gobierno sigue sin acatar y han abierto diálogos para mejorar las condiciones de los privados de libertad que no son tomados en cuenta.

Ante esos organismos el Estado de Honduras “llega a mentir, no cumple esos compromisos y persiste la impunidad”, dice Carlos Sierra.

Al contrario, el resultado es que se promueven las “torturas en las cárceles por parte de quienes lo tienen intervenido, mientras siguen ocurriendo muertes de privados de libertad y algunas veces al propio estilo del sicariato pretendiendo callar voces o testigos que pueden ser piezas claves para desenmascarar a diferentes autores intelectuales de hechos que se dan en el país”, puntualizó el defensor de los derechos humanos.

RESPONSABILIDAD SOCIAL

Tutelar la vida y la seguridad en las cárceles es responsabilidad única y exclusiva del gobierno y del Estado de Honduras, que se hace cargo de la vida de todo privado de libertad que debe gozar de programas de rehabilitación, desintoxicación y resocialización para reincorporarse a la sociedad, sin embargo, esas condiciones no son garantizadas por el Estado de Honduras, por lo que la violencia siegue siendo una constante en las cárceles.

Honduras: Paraíso de Femicidios

Por: Glenn Flores

El pasado domingo se conmemoró  el día de la no violencia contra las mujeres.  Hubo manifestaciones en lo largo y ancho del país por las mujeres organizadas. ¿Pero por qué se conmemora ese día? Debido a que en  República Dominicana se registró el asesinato de las tres hermanas Mirabal, hecho que tuvo lugar el 25 de noviembre de 1960, por órdenes del dictador dominicano Rafael Leónidas Trujillo. El 17 de diciembre de 1999, la Asamblea General de las Naciones Unidas designó el 25 de noviembre como el Día Internacional de la Eliminación de la Violencia Contra la Mujer.

Las Naciones Unidas  define la violencia contra la mujer como: “Todo acto de violencia basado en el género que tiene como resultado posible o real un daño físico, sexual o psicológico, incluidas las amenazas, la coerción o la prohibición arbitraria de la libertad, ya sea que ocurra en la vida pública o en la vida privada.”

La escalada de los femicidios en nuestro país tiene que parar. Hay bastantes denuncias sobre el tema, pero no basta eso, hay que dar propuestas y soluciones ante este flagelo. El Centro  de Estudios para La Democracia CESPAD en su sitio web sugiere seis  acciones a tomar para  reducir esta epidemia de salud y seguridad a corto y mediano plazo. Pensamos que este aporte es un excelente comienzo. Compartimos estas sugerencias con nuestro análisis y conclusión de cada una de ellas.

  • Reforzamiento de la investigación en casos de femicidios, con aumento de presupuesto, y personal técnico.

Al reforzar la investigación sobre esta epidemia se resolverían más casos de mujeres afectadas así se solucionaría la mayoría de estos crímenes ya que hoy en día la mayoría permanecen en la oscuridad. Toda investigación con lleva a que sea apoyada de personal técnico y así maximizar los resultados, para realizar lo anterior es necesario aumentar el presupuesto de investigación criminal,  y con estos recursos capacitar de manera científica al personal encargado y así sabrán los que cometen estos actos que más  temprano que tarde le estarán rindiendo cuentas a la sociedad.

  • Fortalecimiento de la capacidad investigativa y de formulación de los requerimientos fiscales del Ministerio Publico.

Esta sugerencia se refiere a que la fiscalía lleve bien fundamentada sus demandas basadas en derecho para poder argumentar sus posiciones y que estas no sean desechadas de los juzgados o que esta fiscalía pierda sus casos en los juicios por falta de evidencio o prueba. Claro, para tener  evidencias sólidas que respalden a la fiscalía es imperativo tener una excelente capacidad investigativa.

  • Establecimiento de un nuevo tipo de juzgados, especializados en administrar justicia en casos de muertes de mujeres de manera violenta.

En el país  operan sólo tres juzgados (Tegucigalpa, San Pedro Sula y La Ceiba) especializados contra la violencia.  Hay una enorme necesidad de abrir más juzgados especializados en el tema de la mujer en otras zonas de Honduras, especialmente en donde se reconoce una alta tasa de ataques, injusticias y parricidios contra las mujeres.

Un juzgado Unificado que sólo se dedique a la mujer ayudaría a combatir la impunidad reduciendo la mora judicial. Este juzgado trataría los delitos de estupro, violación sexual, femicidio y todos los delitos que tienen que ver con la violencia de género.

  • Establecimiento de efectivas medidas para controlar la portación y el uso de armas de fuego en Honduras.

Es preciso un desarme en nuestro país, no puede ser posible que en Honduras, no existan regulaciones para portar armas y las pocas que existen son violadas. En la actualidad nuestra nación  sobresale como el único estado en Centro América donde cada ciudadano tiene el derecho a portar hasta cinco armas de fuego. Esto quiere decir que una pareja en un hogar puede tener 10 armas. Dudo que  tal derecho nos haya hecho una sociedad más segura.

  • Reforzamiento de las penas de cárcel contra personas que cometan femicidios.

Sería interesante saber si aumentando las penas se logra disuadir este crimen. En Honduras se le aumentado las penas al narcotráfico, y a varios delitos y no se a efectuado una disminución de los mismos. Hay una creencia popularizada donde se  dice que una pena dura tiene un efecto disuasivo, pero la realidad nos aleja de este criterio.

  • Implementación de campañas nacionales de prevención de la violencia contra las mujeres y niñas.

De todas las medidas que sugiere la CESPAD esta es la más eficaz, pero debido a que vivimos en una sociedad  de corto alcance y de pensamiento limitado aquí es donde menos recursos y esfuerzos se invierten.  Aquí añado que no sólo es necesario que se orienten las campañas hacia la mujer y las niñas sino que también a los niños y hombres ya que son estos los que cometen los crímenes. Sería oportuno observar campañas contra el machismo enfocadas en cada etapa del desarrollo de un varón.

Nota relacionada 90% de impunidad en femicidios, facilita la violencia y discriminación de género en Honduras: CIDH

Conclusión

El estado de violencia terrible hacia la mujer en el que se encuentra el país es la derivación de muchos factores entre ellos: la sociedad patriarcal que nos a llevado a una cultura machista, la explosión demográfica, la facilidad con la que circulan las armas en Honduras, el culto hacia los valores narcos, y el consumismo que nos lleva a la epidemia del dinero fácil. Todos estos temas los abordaré en futuras columnas.  Estas observaciones de la CESPAD son, como dije al principio de este trabajo, un excelente aporte  y un gran paso para poner sobre el relieve lo que sufren nuestras mujeres.

*Columnista libre

El país que registra 50 muertes violentas al día

redaccion@criterio.hn

En Sudáfrica, durante el último año se han registrado más de 50 asesinatos al día, según un informe de la Policía sudafricana presentado esta semana ante el Parlamento de ese país, en el que se denuncia que entre abril del 2015 y marzo de este año se han contabilizado un total de 18.673 homicidios, un 4,9% más que en el periodo anterior.

Mientras que los delitos sexuales durante ese lapso han disminuido en un 3,2% en comparación con el período 2014/15, alcanzando la lamentable cifra de 51.895 abusos, lo que significa un promedio de 142,2 crímenes sexuales al día. Sin embargo, esta disminución no es un signo positivo sino al contrario: es «preocupante», advierten las autoridades sudafricanas, debido a que «menos personas están reportando los delitos sexuales».

«La prevalencia de la violencia doméstica junto con la alta tasa de homicidios, convierten a Sudáfrica en un lugar especialmente peligroso para las mujeres», señala el diario ‘The Independent‘. Anteriormente la Interpol catalogó a ese país como la «capital mundial de las violaciones», donde uno de cada cuatro hombres admitió haber violado a alguien.

La tasa de homicidios en Sudáfrica ha aumentado en casi un 20% en cuatro años, aunque las autoridades locales aseguran que los números son todavía bajos comparados con los que se registraban antes del fin del apartheid en 1994. Precisamente, la alta tasa de criminalidad es vista como el obstáculo para la cohesión social del país, el crecimiento económico y la reputación internacional como destino turístico, critica el diario británico.

(Tomado de RT)